Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

El ADN ayuda a clasificar las mariposas para comprender la diversidad ante una extinción sin precedentes

Ha llegado la hora de poner nombre a millones de insectos no identificados y en peligro de desaparecer del planeta. Un investigador peruano utilizó análisis de ADN en el proyecto MARIPOSAS con el objetivo de clasificar a las mariposas de los trópicos del continente americano y conocer cómo han evolucionado a lo largo de millones de años.

Investigación fundamental

Muchas de las mariposas del planeta no están correctamente denominadas o clasificadas, a pesar del minucioso trabajo de generaciones de coleccionistas y científicos. Un equipo multidisciplinario de la Universidad de Gotemburgo de Suecia ha utilizado análisis de ADN de última generación para clasificar las especies de dos familias de mariposas en tiempo récord. Durante el proyecto MARIPOSAS, los investigadores, con el apoyo del programa Marie Curie, identificaron dos especies nuevas de mariposas, que como resultado recibirán un nombre, y demostraron que otras subespecies en realidad eran especies por derecho propio. «Obtuvimos 40 gigabytes de información de ADN de 150 mariposas en un único experimento de laboratorio», declaró el doctor Pável Matos, el científico peruano que dirigió el proyecto. Su equipo de ocho personas utilizó la secuenciación de próxima generación, secuenciación de alto rendimiento, una técnica de análisis de ADN que comenzó a usarse a mediados de la década del 2000 y mediante la que se obtienen datos del genoma completo de decenas de individuos en un único experimento. La tecnología anterior de ADN consumía mucho tiempo y era mucho más costosa. Los métodos que utilizaron para el análisis de las familias de mariposas «Hesperiidae» y «Nymphalidae» pronto podrían usarse para denominar y describir millones de otros insectos sin identificar. Hasta ahora, están registradas en torno a un millón de especies de insectos, pero los entomólogos creen que esta cifra es solo una parte de todos los que vagan por la tierra. Según el doctor Matos: «Lo más probable es que hayamos descrito y puesto nombre formalmente solo al 20 % de los insectos del planeta. Si estas cifras son correctas, descubrir la extensión de la diversidad de insectos será un trabajo titánico». ¿Qué nos dice un nombre? El equipo del doctor Matos dio un paso importante hacia ese descubrimiento, al aunar especialización en taxonomía de mariposas, ecología, sistemática, biogeografía y biología molecular para abordar el gran desafío de la biología: cómo diferenciar entre una especie y una subpoblación. Una de las definiciones clásicas de «especie» es que las especies diferentes no se cruzan. Sin embargo, los análisis de ADN sugieren que el criterio por sí solo puede no definir a las especies, ya que hay pruebas de casos en los que especies diferentes se cruzan. Los investigadores analizaron los datos mediante el modelo coalescente multiespecie (MSC, por sus siglas en inglés), un modelo matemático que calcula las divisiones de poblaciones y especies a través del uso de datos de ADN. Sin embargo, el modelo puede sobrecalcular el número de especies, por lo que los investigadores lo combinaron con la taxonomía, es decir, su conocimiento de las clasificaciones y características previas de las mariposas. Otro aspecto fundamental para los resultados fue el meticuloso trabajo de campo del doctor Matos en su país natal, Perú, donde recogió muestras. También se basó en una red de compañeros de países biodiversos, como Panamá y Brasil, y analizó muestras recogidas anteriormente por investigadores en los trópicos del continente americano, con lo que logró extraer ADN de mariposas con una edad de treinta años. «Esto abre oportunidades para la investigación de la evolución de las mariposas, por ejemplo, a partir de las colecciones de los museos, porque hay ciertas especies que son poco comunes hoy en día», dijo. Los resultados allanan el camino para una mejor conservación y ayudaron al doctor Matos a comprender los efectos de los cambios ambientales pasados en la diversidad de especies. Las mariposas son sensibles a los cambios de hábitat y clima, por lo que se desplazan a diferentes zonas. Advierte: «Las especies están desapareciendo a un ritmo alarmante y necesitamos apresurarnos a descubrir la diversidad desconocida antes de que desaparezca completamente de la tierra».

Palabras clave

MARIPOSAS, mariposas, especies, subespecies, modelo coalescente multiespecie (MSC), «Hesperiidae», «Nymphalidae», secuenciación de próxima generación, secuenciación de alto rendimiento

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación