Skip to main content

Novel industrial processes using the Atomic Layer Deposition technique

Article Category

Article available in the folowing languages:

Nuevas aplicaciones para una técnica de recubrimiento innovadora

El proyecto de la Unión Europea ALDing ayudó a una empresa incipiente española a desarrollar tecnologías industriales de recubrimiento destinadas a un mercado que alcanzará para 2024 en Europa los 194 millones de euros.

Tecnologías industriales

Un investigador financiado con fondos europeos ideó nuevas aplicaciones para una técnica de recubrimiento utilizada normalmente en la industria electrónica de semiconductores. Mediante el proceso de deposición de capas delgadas por «deposición de capas atómicas» (ALD), se hacen crecer películas finas en capas a fin de controlar su grosor subnanométrico y garantizar la uniformidad de las superficies generadas. La asesora científica Mercedes Vila contó con el apoyo del programa Marie Skłodowska-Curie para ensayar y desarrollar la técnica en el proyecto europeo ALDing y encontrar aplicaciones más allá de la industria de la electrónica en las celdas fotovoltaicas, la biotecnología y la metalurgia. «La investigadora diseñó un nuevo equipo de recubrimiento en el laboratorio, creó tecnologías de recubrimiento para la industria y sugirió posibles aplicaciones para las películas delgadas en ámbitos innovadores», afirmó José María Pitarke, director del prestigioso dentro de investigación nanotecnológica CIC nanoGUNE en San Sebastián (España). Las investigaciones y pruebas de Vila durante los dos años de duración del proyecto ofrecieron resultados tan alentadores que se procedió a la creación de la empresa incipiente española Coating Technologies, una empresa derivada del centro de investigación CIC nanoGUNE, que comercializa tecnologías de recubrimiento desde 2016. La capacidad para acumular conocimientos en aplicaciones emergentes para la técnica de ALD ideada por el proyecto contribuyó a poner en marcha un mercado lucrativo. Los investigadores de ALDing colaboraron con varias multinacionales para conocer cómo de útil serían las aplicaciones nuevas. Experta en ciencia de superficies con experiencia en la creación de equipos de investigación y laboratorio, Vila contrató a dos personas para trabajar en tareas de I+D y a una tercera en el desarrollo comercial.

Potencial comercial

Los investigadores de ALDing ejecutaron un estudio de mercado sobre el potencial comercial de ALD, el cual se emplea en un 87 % en actividades electrónicas, sobre todo circuitos integrados y pantallas. Pero los investigadores predicen que ALD se empleará cada vez más en mercados distintos al de la electrónica y que su valor en estos mercados podría aumentar en Europa desde los 19 millones de euros de 2015 a 194 millones de euros para 2024. Europa es un mercado prioritario para la nueva empresa, al igual que Asia. «Nos proponemos liderar las aplicaciones no electrónicas con una cuota de mercado del 15 % y calculamos ventas de hasta 29 millones de euros para 2024», informa Vila. Los Estados Unidos es un mercado estratégico para la empresa, y sus responsables confían en generar 6 millones de euros para 2024 en dicha región. El mercado mundial de aplicaciones para ALD tanto electrónicas como no electrónicas, se calculó en 673 millones de euros en 2015, y se espera que crezca hasta los 6 600 millones en 2024. Los investigadores del proyecto confían en que los conocimientos desarrollados contribuyan a que Europa mantenga el liderazgo en este campo, donde trabajan empresas dedicadas a la electrónica como Beneq y Picosun (Finlandia) y facilite la labor de resistencia ante la cada vez mayor competitividad procedente de Estados Unidos y Asia. Las nuevas aplicaciones de ALD son enormemente multidisciplinarias, afirma Vila. Tiene un potencial creciente en ámbitos como el vidrio, el papel o los tejidos de alto rendimiento, los transistores de nueva generación y los sensores. Las innovaciones en materia de biociencia y biosensores ofrecidas por la nanotecnología también son candidatas adecuadas para ALD. «Los recubrimientos funcionales tienen cabida en casi cualquier ámbito —explica Vila—. Los ejemplos son numerosos, circuitos integrados en ordenadores portátiles y teléfonos móviles, gafas con cristales antirreflectantes, ropa y superficies hidrófobas y colores decorativos».

Palabras clave

ALDing, recubrimientos funcionales, deposición de capas atómicas (ALD), nanotecnología, películas delgadas, proceso de deposición de capas delgadas

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación