Skip to main content

Innovative antimony recovery process from lead and plastics wastes.

Article Category

Article available in the folowing languages:

Una tecnología de procesamiento sin residuos y no tóxica para la recuperación del antimonio

El antimonio es importante para la economía mundial. Una tecnología pionera de procesamiento respetuosa con el medio ambiente ayudará a recuperar el antimonio de varios procesos y materiales y aumentará la competitividad de muchas industrias.

Cambio climático y medio ambiente
Tecnologías industriales

Los pirorretardantes basados en el antimonio se incorporan en polímeros (plásticos) destinados a la fabricación de material de seguridad, objetos domésticos, electrónica y componentes aeroespaciales. El antimonio también confiere a las aleaciones resistencia, dureza y capacidad anticorrosión para su empleo en aplicaciones industriales como las baterías de ácido y plomo, las tuberías y los rodamientos. El antimonio se obtiene sobre todo de minerales (rocas y sedimentos que contienen antimonio mezclado con otros minerales o metales). La mayoría del antimonio mundial procede de China y las empresas europeas deben dar con una solución alternativa. Investigadores financiados con fondos europeos del proyecto Stibiox patentaron una tecnología de procesamiento respetuosa con el medio ambiente con la que se recupera el antimonio a partir de distintas fuentes. Pero su utilidad es mayor. Además del antimonio, el proceso separa y aísla otros metales que generan compuestos comerciales adicionales.

Más beneficios con menor coste ambiental

Según el coordinador del proyecto, Christian Thomas, «resulta bastante complicado separar el antimonio, el arsénico, el estaño y el plomo. Los procesos disponibles son caros y peligrosos». Stibiox logró que el proceso sea seguro, menos caro y más eficaz. Las empresas dedicadas a la minería del antimonio que bregan por extraer este material de minerales con un alto contenido de plomo podrían tener pronto una forma fácil y barata de lograrlo. La industria del plomo añade antimonio para mejorar las propiedades de los componentes metálicos. Hoy en día, las empresas venden el exceso de antimonio a bajo precio debido su elevado grado de impureza, lo que podría cambiar radicalmente gracias a la tecnología de Stibiox. El trióxido de antimonio se emplea normalmente en pirorretardantes bromados para mejorar las propiedades de estos últimos. Los pirorretardantes se añaden durante la producción de los compuestos poliméricos en forma de cápsulas denominadas «masterbatch». Tal y como explica Thomas: «Los plásticos bromados deben separarse e incinerarse. Las cenizas poseen un contenido de antimonio importante que no se recupera».

Cuatro pasos en un proceso respetuoso con el medio ambiente para generar cuatro óxidos metálicos distintos

Según Thomas: «En el primer paso del proceso de Stibiox, se producen óxidos de todos los metales presentes mediante oxidación térmica. Un lixiviado con ácido sulfúrico extrae el antimonio, el estaño y el arsénico y deja atrás el plomo en la fracción sólida. Una extracción con disolventes separa el antimonio, el estaño y el arsénico. El cuarto y último paso es una fase de desorción en la que se extrae el óxido de los cuatro metales con calidad comercial». El reciclado de los reactivos reduce considerablemente los costes del proceso. Además, limita el vertido de soluciones reactivas, lo cual aumenta enormemente la seguridad tanto ambiental como personal. Uno de los resultados que más orgullo provocan en Thomas es el haber evitado los peligros que entraña la metalurgia. Tal y como explica: «No se producen gases altamente tóxicos como el estibano o el arsano. No existe el riesgo relacionado con la manipulación de sosa fundida, la cual ha resultado mortal en el pasado. No se producen residuos. Nuestros ingenieros, muy experimentados en metalurgia de metales no férricos, trabajaron duramente y con gran éxito para resolver estos problemas».

Hacia la industrialización.

Thomas y su equipo trabajan en el desarrollo de una planta piloto para procesar el antimonio a partir de varias fuentes en cantidades grandes. A continuación se construirá una planta industrial capaz de producir 5 000 toneladas de antimonio al año. A partir de ahí, el impacto del proyecto modificará el proceso de recuperación del antimonio, pero sin repercusión para el medio ambiente.

Palabras clave

Stibiox, antimonio, metales, plomo, respetuoso con el medio ambiente, tecnología de procesamiento, metalurgia, separación, minería, minerales, bromado, polímero, plásticos, cápsulas, masterbatch, reciclado, pirorretardante

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación