Skip to main content

Augmented Reality Assisted Farmer's Intelligence Toolkit

Article Category

Article available in the folowing languages:

La realidad aumentada ayuda a mejorar la productividad de la agricultura

Mediante el uso de los datos inteligentes y la realidad aumentada, el proyecto FIT, financiado con fondos europeos, está proporcionando a los agricultores un proceso de gestión de cultivos racionalizado capaz de maximizar la inversión y la productividad.

Economía digital
Alimentos y recursos naturales

Se espera que, para 2050, la población mundial llegue a los 9 600 millones, lo que son muchas personas que alimentar. Gran parte de la presión por satisfacer esta creciente demanda de alimentos recae sobre los agricultores, que ya están luchando contra retos como el cambio climático y las condiciones meteorológicas extremas. Para superar estos retos y poder satisfacer los requisitos de producción del mañana, los agricultores deben aprovechar los datos y la tecnología que puede recopilarlos e interpretarlos por ellos. Por esta razón, el proyecto FIT está trabajando en el desarrollo de nuevas tecnologías basadas en datos específicamente diseñadas para la gestión de la agricultura. Según Pedro Branco, coordinador del proyecto: «FIT está llevando la interacción entre los agricultores, sus campos y la tecnología a un nuevo nivel. Al ofrecer datos inteligentes mediante una presentación de realidad aumentada, proporcionamos a los agricultores un proceso de gestión de cultivos más racionalizado que maximizará la inversión y los beneficios a la vez que reducirá los costes y las pérdidas».

Ofrecer datos inteligentes mediante la realidad aumentada

En el corazón del proyecto está el sistema FIT que está desarrollando el operador TIC Nexlys Lda., socio principal del proyecto. «Al ofrecer datos inteligentes mediante una presentación de realidad aumentada, FIT permitirá a los agricultores interactuar con activos operacionales. Esto se logrará conectando e intercambiando datos con subsistemas tecnológicos ya existentes como los de riego, los drones y la maquinaria de campo robótica y no robótica a través del internet de las cosas», explica Branco. Según Branco, mientras que Nexlys diseñó su conjunto de herramientas para apoyar a los agricultores en sus operaciones diarias, el propósito de este proyecto era evaluar su habilidad a la hora de hacerlo. «Durante la evaluación de la viabilidad, los investigadores del proyecto definimos los nichos de mercado y las necesidades de los consumidores, evaluamos la legislación pertinente y los aspectos éticos, e identificamos y mitigamos los posibles obstáculos para la comercialización. Lo más importante de todo es que determinamos la viabilidad técnica de FIT y cómo su comercialización podría ayudar a superar algunos de los retos económicos y sociales a los que se enfrentan los agricultores hoy en día», afirma Branco.

Hacia la comercialización

Aunque es demasiado pronto para hablar en detalle de los resultados, Branco confirma que el proyecto ha definido con claridad la estrategia de desarrollo y el plan de acción para la comercialización. «Esta evaluación confirma que, una vez esté disponible en el mercado, FIT tendrá un papel importante en lograr el fin del hambre, alcanzar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y promover la agricultura sostenible, al tiempo que se reducen los costes de producción y el uso de recursos medioambientales», añade Branco. Se estima que tras cinco años de comercialización, FIT recuperará el 207 % de su inversión y creará más de sesenta nuevos puestos de trabajo. En la actualidad, el proyecto está en las primeras fases de una campaña de pruebas de tamaño medio, en la que participan agricultores de Portugal y España, entre los que se encuentra un productor de almendras de escala mundial.

Palabras clave

FIT, realidad aumentada, datos inteligentes, agricultores, cambio climático, Nexlys, internet de las cosas, seguridad alimentaria, agricultura

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación