Skip to main content

Article Category

Revista Research*eu

Article available in the folowing languages:

Nuevas soluciones para calmar el dolor crónico

Se estima que el dolor crónico afecta a 100 millones de personas en toda Europa (aproximadamente uno de cada cinco adultos) y tiene una repercusión nefasta en la calidad de vida de muchas de las que lo sufren. Aunque el dolor agudo suele considerarse síntoma de enfermedad o lesión, el dolor crónico y recurrente (definido como un dolor continuo que dura más de seis meses) es, en realidad, un problema de salud específico en sí mismo. Puede darse en cualquier parte del cuerpo a pesar de no tener una causa evidente y, en muchos casos, no parece tener ninguna función útil; en los peores casos, puede persistir durante meses o años y suele considerarse muy difícil de tratar.

Búsqueda de alivio a través de investigaciones innovadoras financiadas con fondos europeos

Las causas del dolor crónico, cuando se pueden identificar, son una infinidad de posibilidades diferentes. Los tipos habituales de dolor crónico son el dolor neuropático, el dolor reumatoide, el dolor de cabeza y el dolor por cáncer. En Europa, los pacientes indican frecuentemente que la fuente del dolor crónico es la espalda. El dolor crónico también puede ser consecuencia de una lesión o un traumatismo. Dado el gran número de causas de dolor crónico, los pacientes tardan mucho en recibir un diagnóstico preciso: algunos estudios indican que el 50 % de quienes sufren dolor crónico en Europa tienen que esperar al menos dos años para controlar adecuadamente su dolor. Evidentemente, al igual que muchos otros problemas sanitarios, el hecho de que la población europea siga envejeciendo rápidamente en comparación con otras regiones del mundo, la gestión del dolor crónico podría llegar a ser una carga cada vez mayor para los sistemas sanitarios europeos ya sobrecargados. Se necesitarán urgentemente tratamientos y soluciones nuevos para tratar eficazmente lo que podría ser una multitud creciente de personas que sufren dolor crónico. En el marco del programa de la Unión Europea Horizonte 2020 para la investigación e innovación, de hecho, existen muchos proyectos específicos que son pioneros en nuevas terapias y tratamientos para el dolor crónico. En este número especial, conoceremos a siete de ellos. Entre estos figuran NANOHEDONISM, un proyecto financiado por el Consejo Europeo de Investigación (CEI) que emplea la nanotecnología como medio para mejorar la gestión del dolor, el proyecto NGN-PET que ha realizado un trabajo fascinante sobre opciones de tratamiento para el dolor neuropático centradas en cocultivos de neuronas y glía, y el proyecto TargetCaRe, que ha estudiado la regeneración de cartílagos como posible tratamiento para el dolor lumbar crónico y la artrosis. Los otros cuatro proyectos que presentamos también han puesto sobre la mesa unos resultados convincentes y esperamos que sus soluciones revolucionarias pronto estén a disposición de los pacientes de toda Europa que tanto las necesitan. Le animamos a comunicarnos su opinión. Puede remitir preguntas o sugerencias a: editorial@cordis.europa.eu

Explorar el número especial

También en este número