Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Ecomoda: se estila la celulasa

El acabado con celulasa aporta a la industria textil y de la moda un método eficaz, económico y ecológico de dar a las telas cierto aire moderno. Sin embargo, la celulasa ofrecía escasas garantías de solvencia hasta que un consorcio de profesionales de la industria y la comunidad científica portugueses, finlandeses y británicos revolucionó y restauró el método de acabado con celulasa.

Tecnologías industriales

En los años noventa, la industria textil utilizaba las enzimas celulolíticas para reforzar los tejidos de algodón confiriéndoles determinados rasgos de modernidad. Valgan como ejemplos el aspecto desteñido de los vaqueros que tan popular se ha hecho y el alisado y el reblandecimiento de otros textiles de algodón. Desgraciadamente, pese a claras ventajas económicas y ecológicas del acabado con celulasa, los métodos anteriores no lograban superar el empleo de mezclas crudas que acusaban inaceptables pérdidas de resistencia de la tela y sobredosis de enzimas causantes de bajos índices de repetición de los procesos. El consorcio se ha dedicado a rediseñar el proceso de acabado con celulasa, mejorando las ventajas y eliminando los inconvenientes del método. Los investigadores han satisfecho las demandas de la industria textil, impulsando el uso del acabado enzimático a través del diseño de procesos de celulasa mejor controlados. Los avances de la biotecnología han hecho posible el aislamiento de componentes individuales de enzimas mientras las técnicas de ADN recombinante han facilitado la manipulación de los genes de hongos productores de celulasa. Apoyándose en las competencias adquiridas con ambas disciplinas, el consorcio pudo desarrollar nuevas cepas que dieran origen a la fabricación industrial de nuevas composiciones de celulasa y, por consiguiente, nuevos efectos de acabado con celulasa. Concretamente, se purificaron componentes de celulasa procedentes de cepas de Trichoderma reesei modificadas genéticamente, experimentándose sus efectos en telas de algodón tejido y de punto. Luego, se crearon mezclas de celulasa optimada y a medida que se atuvieran a los parámetros propios de la maquinaria de tratamiento textil que viene utilizando la industria. Además, no se puede por menos que subrayar que la optimación de las mezclas de celulasa obedeció a la voluntad de mejorar la manipulación y el control de la formación de bolitas, sin dejar de reducir la pérdida de resistencia de la tela. Estos efectos se consiguieron estudiando las sinergias entre los componentes de enzimas. Ya como última etapa, y para garantizar la satisfacción del cliente, se desarrollaron cantidades industriales de mezclas de celulasa a medida con el propósito de realizar pruebas industriales que permitieran comprobar los efectos de bioacabado que producen estas mezclas en las telas tejidas y de punto. Es más, se fabricaron prendas de vestir con estas telas a efectos de medir el grado efectivo de satisfacción del cliente. Ha quedado comprobado así que esta tecnología innovadora coloca el acabado con celulasa en un mercado más amplio con buen criterio efectivo, ecológico y económico.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación