Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Tampografía inteligente

La tampografia en objetos 3D de variadas formas y dimensiones, como pueden ser las teclas del teclado, figura entre los métodos de impresión que mejores resultados ha dado entre los desarrollados para el sector de la impresión. Ahora bien, desde que se inventara, apenas si ha progresado un método que, para más, tiene limitaciones que lo convierten en un producto caro, intensivo en mano de obra e impropio para las líneas de producción modernas. Sin embargo, la optimación tanto de los procesos de automatización como de las tintas que a continuación se detalla lo hace más competitivo, más económico y más apto para manejar grandes cargas en un proceso totalmente automatizado.

Tecnologías industriales

Para insertar con buen resultado una imagen en un objeto 3D de superficies ásperas o asimétricas, la viscosidad de la tinta es un factor de primera importancia en el momento de utilizar los tampones (ya sea en sistemas abiertos o cerrados) para que el área de grabado se adhiera al tampón de tal forma que la imagen pueda imprimirse en el sustrato. La rentabilidad del proceso está condicionada por la calidad de la tinta y la naturaleza del sustrato de impresión. Este peculiar método hace imposible el empleo de determinadas superficies y tintas. Por ejemplo, no dan buen resultado los productos de vidrio o a base de silicio, ni tampoco sirven las tintas de secado mediante UV. En cambio, un adelanto reciente posibilita el empleo de tintas de secado mediante UV que no requieren ni disolventes ni aditivos. El mercado rebosa actualmente de tintas que admiten retardantes, disolventes, agentes deslustradores, modificadores de adhesión, diluyentes y catalizadores, dependiendo del material del soporte que se utilice. Sea como sea, las tintas están hechas de resina, siendo ésta la responsable de la viscosidad máxima de la tinta, de modo que la mezcla o unión de tintas adecuadas supone un proceso complejo y caro. El sistema de tampografía inteligente puesto a punto por una empresa holandesa trae consigo una serie de ventajas nada desdeñables. Y es que, ya no sólo es capaz de tratar tintas de secado mediante UV, que por lo general son de mejor calidad y mayor durabilidad, sino que el alto grado de automatización incorporado confiere al proceso más velocidad y seguridad. Este proceso de alta velocidad viene con una tecnología de sensores capaz de analizar sobre la marcha la calidad de imagen y programada con capacidad algorítmica de análisis de defectos de impresión. La total automatización del sistema y el empleo de tintas de calidad superior han reducido el proceso de tampografía a un único ciclo en el que se hace superflua la reimpresión. De este modo, permite ahorrar mano de obra y costes, y no requiere conocimientos especializados de mantenimiento. Los avances técnicos incluyen asimismo un nuevo proceso de ataque químico con láser (eliminación de materiales previamente depositados), conceptos para la construcción modular de equipos de tampografia y el análisis de la deformación de tampón. Esta oferta combinada hace de este producto un acicate a la competitividad europea en el mercado de la tampografia.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación