Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Centrales térmicas respetuosas con el medio ambiente

Las centrales de calor y energía basadas en la tecnología de pilas de combustible pueden hacer una contribución clave a la consecución de un modelo sostenible de generación energética. Mientras la tecnología ha permitido reducir el coste de las centrales, los análisis de mercado han identificado los clientes potenciales del mañana.

Energía

Las pilas de combustible tienen en su mano una solución al acuciante problema que plantea el suministro de energía, con este proceso de producción de energía limpio y seguro. Concretamente, lo que hacen los motores basados en esta tecnología es convertir la energía química del hidrógeno (el combustible más común) en energía eléctrica. La transformación se produce a través de simples reacciones de oxidación-reducción electrolíticas en presencia de un electrolito caliente. La oxidación del hidrógeno en el cátodo y la reducción del oxígeno del aire en el ánodo originan la formación de agua y corriente eléctrica. A diferencia de los motores de combustión interna, cuya eficacia tropieza con las leyes de la termodinámica, las pilas de combustible son muy eficaces. Las pilas de combustible de carbonato fundido (MCFC) emplean una solución fundida de carbonato de litio/sodio/potasio, (Li/Na/K)2CO3, como electrolito. El elevado coste de capital de las centrales de pilas de combustible oculta su potencial de aplicaciones industriales. En el coste de las pilas repercute el precio de los materiales y pilas, imposible de compensar por ventajas de eficacia y que no admite comparación con el bajo coste del combustible quemado. Este proyecto ha puesto en marcha un sistema muy innovador, de nombre SMARTER, que reduce el coste de la energía, aunque sin llegar a los niveles de otras tecnologías como los motores de gas. El sistema es modular; cada módulo consta de tres pilas de 20 MCFC de reforma interna directa (DIR) cada una. La reforma del combustible consiste en la producción de hidrógeno procedente de otros hidrocarburos, en este caso gas natural. Es la única fase del proceso en la que se producen cantidades infinitesimales de contaminantes, como CO y NOx. Los dilatados análisis de mercado llevados a cabo auguran todo un abanico de aplicaciones a las centrales DIR-MCFC de cogeneración de energía y calor/frío, con una producción de 400 kWe, una vez que sea competitivas. Entre los usuarios potenciales de estas centrales cabe citar hospitales, centros recreativos y hoteles, en el sector comercial, invernaderos en el agrícola y fábricas de procesos ligeros.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación