Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Electricidad fotovoltaica para sistemas de refrigeración inocuos para el medio ambiente

La satisfacción a nuestras necesidades de refrigeración mediante sistemas de aire acondicionado es un método que consume mucha energía. En cambio, la misma naturaleza encierra principios y fenómenos menos consumidores, cuyo aprovechamiento pasa por la utilización de paneles fotovoltaicos.

Energía

El uso de fenómenos naturales alimentados mediante energía renovable generada por sistemas fotovoltaicos ofrece una excelente solución de refrigeración de los edificios en las zonas cálidas del Mediterráneo. Dichos fenómenos naturales incluyen el diferencial térmico entre el espacio interior y exterior de los edificios durante el verano, el hecho de que la temperatura del suelo a unos dos metros de profundidad se mantenga más o menos constante todo el año, situándose en 18 grados centígrados, y el que el aire caliente se enfría cuando entra en contacto con agua. Respecto al primer fenómeno, basta con ventilar el edificio de noche, ya sea natural o mecánicamente, para que el aire fresco se vaya almacenando en la estructura de la construcción. Durante el día se utilizarán ventiladores eléctricos alimentados con energía para suministrar la ventilación mecánica. La potencia de los aparatos viene generada por paneles fotovoltaicos. También cabe abrir las ventanas para airear el edificio de forma natural. El segundo fenómeno es el de la temperatura natural del suelo: a unos dos metros por debajo de la superficie terrestre, la temperatura se mantiene constante en 18 grados centígrados a lo largo del año. De modo que, trasladando el aire ambiente cálido a través de una tubería subterránea se enfriará el aire suficientemente (hasta 20 grados centígrados, dependiendo de la temperatura del aire ambiente) de manera que cuando vuelva a introducirse en el edificio, contribuya a bajar sustancialmente la temperatura interior. La aplicación del tercer principio se sustancia en un sistema de refrigeración por evaporación mediante el cual el aire ambiente circula por agua refrigerante antes de ser bombeado nuevamente en el edificio. El sistema ofrece dos variantes, la de método directo (basada en agua) y la indirecta, basada en un método de aire a aire. Ambos métodos necesitan potencia para accionar la bomba o ventilador, mediante un panel fotovoltaico capaz de suministrar la energía necesaria; el sistema es viable en las regiones con reservas suficientes de agua. Además de la comodidad que proporcionan, estos sistemas resultaron económicos y fiables siempre que se aplicaran cuidadosamente, obteniéndose resultados concluyentes de diseño, pruebas y comparación.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación