Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Una economía de la innovación más sólida basada en el grafeno

La Iniciativa emblemática GRAPHENE, un programa de la Unión Europea, se ha creado para garantizar que Europa sea un continente pionero a la vanguardia de la comercialización de innovaciones basadas en el grafeno.

El grafeno, una película de carbono de tan solo un átomo de grosor, revolucionará la forma en la que se construyen los objetos. Aislado por vez primera en un laboratorio europeo hace diez años, este material es doscientas veces más fuerte que el acero y setenta veces más conductivo que el silicio, por lo que podría aprovecharse en múltiples ámbitos como la sanidad o las aplicaciones aeroespaciales. Hoy en día ya se están probando prototipos de pantallas táctiles plegables mejoradas con grafeno para portátiles y móviles. Si bien numerosos investigadores europeos han logrado numerosos avances pioneros en la búsqueda de aplicaciones para este material —que se descubrió en la Universidad de Mánchester—, no siempre han logrado comercializar sus propuestas. La Unión Europea ha creado por este motivo un fondo de investigación a diez años vista denominado Iniciativa emblemática GRAPHENE y dedicado a establecer las condiciones adecuadas para que prospere la innovación europea. Esta iniciativa emblemática, dotada de 1 000 millones de euros e iniciada el pasado año, contribuirá a comercializar dichas propuestas mediante la coordinación de cientos de equipos de investigación para que transfieran sus investigaciones a la industria. En ella participan empresas europeas como Nokia, STMicroelectronics, BASF y Airbus. En total cuenta con 142 universidades, institutos y empresas de 23 países europeos. Además incluirá investigaciones sobre la seguridad del grafeno. Varios prototipos financiados por esta iniciativa emblemática ya han concluido su desarrollo. De ellos cabe reseñar una combinación de grafeno y plástico para crear una pantalla pixelada para dispositivos electrónicos. El empleo de plástico flexible en lugar de vidrio permitiría comercializar próximamente dispositivos electrónicos plegables. Este prototipo en concreto supone un ejemplo idóneo del modo en el que las asociaciones, facilitadas por la iniciativa emblemática, pueden acelerar el desarrollo comercial del grafeno. El elevado número de equipos implicados en el proyecto da muestra de la ingente cantidad de posibilidades que posee este material derivado del grafito, la forma del carbono que se encuentra en los lápices. Un ejemplo de uso común sería la posible sustitución del óxido de indio dopado con estaño en la próxima generación de televisores y pantallas electrónicas. A más largo plazo, el grafeno podría encontrar hueco en la ropa con vistas a generar electricidad y alimentar dispositivos al andar, proporcionar una protección corporal más fuerte y servir de alternativa ligera al aluminio en los aviones. El grafeno también ha recibido en los últimos años una atención considerable por parte de la ciencia y la empresa debido a que se trata de una tecnología de fácil acceso. Su aislamiento no precisa de equipos caros ni de una enorme inversión, aunque la comercialización de los productos basados en él es harina de otro costal. Se han registrado intentos esporádicos de estudiar el grafeno desde 1859, pero no fue hasta 2004 cuando se obtuvo un método sencillo y eficaz de obtener muestras. Desde entonces, este ámbito de la ciencia ha crecido a toda velocidad y cientos de laboratorios de todo el planeta dedican sus esfuerzos a distintos aspectos del estudio del grafeno. Europa debe desempeñar un papel destacado en esta revolución. El trasvase del grafeno de los laboratorios académicos a la sociedad europea pretendido por la Comisión generará crecimiento económico, más empleo y nuevas oportunidades para los inversores y los trabajadores de Europa. La labor de investigación abarcará la cadena de valor al completo, desde la producción de materiales hasta la integración de los componentes y sistemas. La coordinación de la Iniciativa emblemática GRAPHENE recae en la Universidad Tecnológica Chalmers de Gotemburgo (Suecia).Para más información, consulte: Graphene Flagship http://graphene-flagship.eu/

Países

Suecia