CORDIS - Resultados de investigaciones de la UE
CORDIS

Article Category

Noticias
Contenido archivado el 2023-03-23

Article available in the following languages:

Europa digital: la «tercera revolución industrial»

El concepto de Europa digital no se limita a proporcionar una banda ancha o Wi-Fi mejores. Es algo mucho más profundo: una transformación de la economía al completo. Esta es la opinión de Jeremy Rifkin, un teórico de la sociología y las ciencias económicas de renombre que expuso sus ideas en el evento «Digital Action Day 2014» celebrado la semana pasada en Bruselas.

La era digital está en condiciones de impulsar el nuevo sistema económico hacia una realidad nueva enmarcada en el «común colaborativo» (collaborative commons), según Rifkin. Lo que sí es cierto es que este suceso no es menor. De hecho, es el primer paradigma económico que se produce desde el capitalismo y el socialismo a principios del siglo XIX. Esta «tercera revolución industrial» se basa en la digitalización de todas las facetas de la vida. La sociedad con coste marginal nulo Cualquiera que posea un negocio conocerá el concepto de coste marginal, esto es, el coste que implica la producción de bienes y servicios adicionales tras haber cubierto los costes fijos. Rifkin afirmó que la revolución tecnológica actual es tan poderosa que podría reducir el coste marginal a cero. Como ejemplo menciona a aquellos que aprovechan la energía solar o eólica o producen cualquier tipo de producto mediante impresoras tridimensionales. Una vez se posean los equipos que promete la digitalización, se está en condiciones de erigirse en «prosumidor» (productor consumidor), lo que supone un paradigma revolucionario. Europa digital Rifkin hizo un llamamiento a la Unión Europea para convertir en realidad para los europeos el común colaborativo. Insistió en que la digitalización de la UE en el contexto de un verdadero mercado único dará trabajo a todos sus habitantes. Sostuvo además que la transformación de las redes de comunicaciones, transporte y energía «mantendrá ocupada a la industria durante cuarenta años.» «La única industria para la que no hay cabida —se lamentó— es la del petróleo». Rifkin afirmó que los miles de millones de euros que invierte la UE en infraestructura se destinan a una «industria anticuada» que se encuentra en un callejón sin salida. «Si la UE destinase incluso sólo la mitad de este presupuesto a la nueva infraestructura para la Europa digital, se estaría en el buen camino. Y esto puede hacerse por la mañana». Digital para el planeta Rifkin está convencido de que la sociedad de coste marginal nulo no sólo ofrecerá eficacia y libertad a los ciudadanos, sino que también contribuirá a resolver uno de los grandes retos de la sociedad actual: el cambio climático. «Resulta aterrador —admitió—. El cambio climático ya es una realidad presente. Ya vamos por el sexto fenómeno de extinción de la historia. Podríamos perder hasta el 70 % de las especies de aquí a finales de siglo. No hay tiempo que perder, el coste marginal nulo es la herramienta definitiva para abordar el cambio climático. Si podemos alcanzar una eficacia óptima, utilizar menos recursos naturales y compartir lo producido una y otra vez, se ejercerá menos presión sobre el planeta. Se puede comenzar por una democratización de la vida económica planetaria. Supondrá una nueva andadura. Y esperemos que llegue a tiempo para sanar el planeta». Para más información, consulte: http://ec.europa.eu/digital-agenda/en/dad14eu#Article

Países

Bélgica

Artículos conexos