Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Un integración perfecta entre la energía solar y el diseño arquitectónico

El proyecto SMARTFLEX contribuirá a que los arquitectos integren completamente los paneles solares en el diseño de sus edificios de manera rentable e innovadora.

El proyecto financiado con fondos europeos SMARTFLEX trabaja en el desarrollo de una solución arquitectónicamente estética a la cada vez mayor demanda de energía solar. Para ello se ha completado una cadena de producción capaz de fabricar paneles solares de manera individualizada y de casi cualquier forma y color. Este sistema podría dar paso a la personalización rentable de edificios con capacidad de generación solar integrada. Estos paneles se diseñarán de forma que cumplan los requisitos técnicos de arquitectos e ingenieros y puedan integrarse de manera fácil y segura en casi cualquier diseño de construcción. Al cargo del desarrollo del proceso están los responsables del proyecto SMARTFLEX, que finalizará en 2016. El sistema será capaz de abastecer, a escala industrial, cualquier tipo de necesidad arquitectónica relacionada con el diseño, el tamaño, el color, la forma y el material. La fábrica recién finalizada en Vilna (Lituania) posee una capacidad de producción de cincuenta megavatios (MW) y funciona íntegramente con fuentes de energía renovables. Los métodos de producción incorporados a la cadena de producción son enormemente innovadores e incluyen, por ejemplo, el termosellado, un proceso que garantiza que los módulos cristalinos resulten duraderos. En total se han invertido 37 millones de euros en la construcción de la cadena de montaje de módulos y células fotovoltaicos. Los sistemas fotovoltaicos convierten la luz del sol en electricidad mediante el empleo de materiales semiconductores. Un sistema de estas características se sirve de paneles solares compuestos por celdas fotovoltaicas que generan la electricidad a consumir. Esta tecnología se incluye con cada vez mayor profusión en los diseños de edificios, en parte para cumplir con los objetivos europeos en materia de energía renovable. Las celdas fotovoltaicas y los módulos pueden formar parte de la estructura del edificio, lo que implica que pueden sustituir a otros materiales de construcción tradicionales en lugar de proceder a su instalación con posterioridad a la construcción. Un edificio dotado de elementos solares es capaz de producir energía renovable, contribuyendo así a la sostenibilidad. SMARTFLEX supone todo un hito en este sentido. Los arquitectos podrán servirse del programa informático intuitivo de planificación desarrollado por el equipo del proyecto para diseñar módulos solares con formas y colores que entonen a la perfección con el edificio en construcción. Los diseños generados podrán remitirse directamente a la cadena de producción industrial. La sencillez del proceso resultará del agrado de la comunidad arquitectónica, dado que normalmente se encuentran con que sus diseños de fachada solar son o demasiado complicados de construir o demasiado caros para su instalación. Ya se han instalado varios elementos de construcción fotovoltaicos en un edificio piloto del proyecto en Lituania, y se está procediendo a estudiar su rendimiento. En dicho edificio se han empleado entre cien y ciento cincuenta módulos de distintos tamaños que ocupan una fachada solar cercana a los doscientos metros cuadrados de superficie. El edificio se conectará a la red eléctrica a finales de 2015. La energía solar tiene sin duda un futuro brillante. Los paneles solares podrían suplir hasta el 15 % de la demanda eléctrica de la Unión Europea para 2030 y, de continuar las tendencias de mercado actuales, la energía fotovoltaica podría abastecer el 7 % de la demanda de electricidad de la UE para 2020. Además, los módulos fotovoltaicos pueden reciclarse y las materias primas reutilizarse. Los responsables de SMARTFLEX trabajan ahora para demostrar la posibilidad de obtener sistemas fotovoltaicos integrados en los edificios (BIPV) de manera rentable y sin detrimento del valor estético. El 7PM de la UE aporta 2,9 millones de euros al proyecto. Para más información, consulte: SMARTFLEX http://www.smartflex-solarfacades.eu

Países

Lituania