Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Un nanosoftware brinda mayor protección a trabajadores e industria

Se ha realizado una evaluación de los riesgos existentes en la cadena de suministro de nanomateriales artificiales que ha desembocado en el desarrollo de herramientas y directrices industriales para una fabricación sostenible.

Hoy por hoy sigue siendo limitado el conocimiento que se posee sobre los posibles riesgos sanitarios y medioambientales que plantean los nanomateriales artificiales. No obstante, las entidades asociadas al proyecto financiado con fondos europeos SUN se han propuesto elaborar una guía exhaustiva basada en los últimos hallazgos con vistas a reforzar la seguridad de los trabajadores y evitar a las empresas del ramo la responsabilidad civil que pudiera emanar del uso de estos materiales. Se trata de una cuestión nada baladí. Es indudable que los fabricantes europeos no deben perder el tren de la «revolución nanotecnológica», pero tampoco deben bajar la guardia. Aquellos productos potenciados por la nanotecnología que presenten perjuicios ecológicos o sanitarios después de su introducción en el mercado pueden dar lugar a costes sociales nada desdeñables, motivar un endurecimiento de la normativa y socavar gravemente la confianza del consumidor. Para abordar esta situación, el equipo responsable del proyecto ha desarrollado un prototipo de sistema de apoyo a las decisiones basado en software (SUNDS) y de uso sencillo cuya función es gestionar los efectos ambientales, económicos y sociales de las nanotecnologías. SUN tomará en consideración los hallazgos científicos de más de una treintena de proyectos europeos, programas científicos nacionales e internacionales y cooperaciones trasatlánticas y probará la herramienta de toma de decisiones en condiciones reales. Los días 8 y 9 de octubre de 2015 se pasó revista a los principales logros del proyecto hasta la fecha con motivo de la segunda reunión anual del proyecto SUN, celebrada en Venecia (Italia). El 7 de octubre se celebró también un taller para partes interesadas cuyo propósito fue mostrar los grandes beneficios potenciales de esta innovación para toda una gama de usuarios. A diferencia de otros proyectos que pretendieron, de manera similar, lograr avances en el conocimiento científico de las propiedades, los efectos y los riesgos de los nanomateriales, un objetivo esencial del proyecto SUN ha sido asegurar que sus resultados puedan transformarse en aplicaciones que beneficien directamente a la industria y mejoren la supervisión por parte de las autoridades normativas. En el taller, un objetivo era recabar impresiones con vistas a mejorar el diseño de la herramienta. Entre los asistentes hubo representantes de pymes y de grandes empresas, autoridades, responsables políticos, aseguradoras, especialistas en evaluación de riesgos y desarrolladores de herramientas. «El sistema de apoyo a las decisiones de SUN es fruto de conjugar los modelos más avanzados para la evaluación de riesgos ecológicos y para la salud humana y compara, por primera vez, los riesgos derivados de las nanotecnologías con sus ventajas socioeconómicas, a fin de respaldar de forma eficaz la toma de decisiones sobre gestión de riesgos por parte de la industria nanotecnológica europea», declaró el Dr. Danail Hristozov, el investigador principal de SUN. El sistema se ha ensayado ya con una selección de casos prácticos dedicados a nanomateriales artificiales (por ejemplo pigmentos orgánicos y óxido de cobre) que se utilizan en una gama de procesos industriales como los de producción de tejidos, materiales cerámicos y sustancias químicas. El sistema de apoyo a las decisiones se ensayará en mayor medida centrándose en las cadenas de suministro de otros productos. Esa validación culminará con la elaboración de directrices definitivas para el diseño seguro de productos y procesos a nanoescala. Además, los socios del proyecto definirán ámbitos de interés de cara a futuras investigaciones y propondrán prioridades en lo referente a la normativa actual. El proyecto SUN, iniciado en octubre de 2013, cuenta con la participación de treinta y cinco entidades de una docena de países de la Unión Europea. Cuenta con un presupuesto total cercano a 14 millones de euros, lo que lo convierte en uno de los proyectos con mayor dotación económica entre los subvencionados a través del programa de investigación 7PM de la UE. Finalizará en 2017. Para más información, consulte: sitio web del proyecto SUN

Países

Italia