Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Tendencias científicas: ¿Por qué no pudo finalizar Leonardo da Vinci sus obras?

Un nuevo estudio afirma que el genio italiano no pudo terminar muchos de sus proyectos como resultado de un trastorno por déficit de atención.

Sociedad
Investigación fundamental

Leonardo da Vinci creó algunas de las obras de arte más icónicas de la humanidad, como la «Mona Lisa», posiblemente la pintura más famosa del mundo. Sin embargo, al igual que otras obras maestras, se considera inacabada. Ahora, exactamente quinientos años después del fallecimiento del pintor, arquitecto, ingeniero e innovador italiano, un profesor del King’s College de Londres (KCL) sugiere que el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) constituye la mejor explicación de su procrastinación crónica. Tras la mente maravillosa de da Vinci En el estudio publicado en la revista «Brain» se examinaron registros históricos de la vida de da Vinci y se concluyó que el TDAH estaba detrás de su incapacidad para terminar sus proyectos. «La historia de da Vinci constituye una paradoja, una mente privilegiada que alcanzó las maravillas de la anatomía, la filosofía natural y el arte, pero que también fue incapaz de completar tantísimos proyectos». El trastorno «podría explicar aspectos de su temperamento y su extraño genio volátil». En el artículo se destaque que «también existen pruebas irrefutables de que Leonardo tenía un espíritu inquieto, manteniéndose ocupado haciendo algo, pero a menudo saltando de tarea en tarea». «Sin duda, Leonardo logró más de lo que cualquier otro ser humano podría soñar en toda una vida, pero cabe preguntarse cuál habría sido la repercusión de su trabajo en la historia si hubiera logrado consagrarse de forma más consistente a su arte y difundir eficazmente su sabiduría y descubrimientos», se concluye en el estudio. ¿Fue el TDHA un factor? El autor principal del estudio, el profesor Marco Catani del Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia, comentó en una nota de prensa del KCL: «Aunque es imposible hacer un diagnóstico “post mortem” de alguien que vivió hace quinientos años, estoy seguro de que el TDAH es la hipótesis más convincente y científicamente plausible para explicar la dificultad de Leonardo para terminar sus trabajos. Los registros históricos indican que Leonardo dedicó demasiado tiempo a la planificación de proyectos, pero carecía de perseverancia. El TDAH podría explicar aspectos del temperamento de Leonardo y su extraño genio volátil». El profesor Catani, especializado en autismo y TDAH, añadió: «Es asombroso que Leonardo se considerara a sí mismo como alguien que había fracasado en la vida. Espero que el caso de Leonardo demuestre que el TDAH no está vinculado a un bajo coeficiente intelectual o a la falta de creatividad, sino más bien a la dificultad de sacar provecho de los talentos innatos. Confío en que el legado de da Vinci pueda ayudarnos a cambiar parte del estigma relacionado con el TDAH». En declaraciones a la CNN, el doctor Graeme Fairchild, del departamento de Psicología de la Universidad de Bath en el Reino Unido, cuestionó la insinuación de que el trabajo de da Vinci se viera frenado por el TDAH: «Tal vez la inquietud, la energía y la creatividad que conllevaba su TDAH explique por qué logró tanto en tantos ámbitos diferentes, incluso si a menudo no finalizaba los proyectos que emprendía».

Países

Reino Unido