Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

La innovación: foco de atención de la Cumbre Comercial Europea

Del 9 al 11 de junio de 2000, se celebrará en Bruselas la Cumbre Comercial Europea, en la que se debatirá cómo la innovación podrá beneficiar a Europa y qué será necesario hacer para lograrlo. La conferencia, que contará con varios oradores distinguidos, reunirá a 1.500 direct...

Del 9 al 11 de junio de 2000, se celebrará en Bruselas la Cumbre Comercial Europea, en la que se debatirá cómo la innovación podrá beneficiar a Europa y qué será necesario hacer para lograrlo. La conferencia, que contará con varios oradores distinguidos, reunirá a 1.500 directivos políticos y comerciales, los cuales examinarán cómo la adopción de un enfoque de consenso en cuanto a la innovación podrá impulsar el desarrollo de Europa. Específicamente, se espera que la manifestación explore las vías idóneas para facilitar la colaboración entre las esferas del comercio y la política. Ya que el impacto de la innovación no se limita a las transacciones comerciales, es necesario que los gobiernos y políticos participen en la conducción de este proceso. Para ello, lo tendrán que observar desde cierta distancia y evaluar las mejores oportunidades, así como los mayores desafíos, que presente el nuevo entorno comercial. Las siguientes palabras, pronunciadas por el Presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, sirven para ilustrar el objeto de esta conferencia: "Si se quiere que las políticas macroeconómicas tengan un verdadero impacto sobre el problema del desempleo y la vida de las generaciones venideras, se les deberá respaldar con una amplia gama de medidas microeconómicas con visión de futuro. Estas medidas deberán poner un énfasis especial en el ámbito de la formación de todos los tipos de recursos humanos, en el incremento de las inversiones en la investigación y el desarrollo y en la creación de una sociedad de la información". La conferencia contará con dos sesiones plenarias y doce talleres. Entre los oradores, se encuentran distinguidos representantes de la esfera comercial, como Steve Ballmer, presidente y director ejecutivo de Microsoft, y Georges Jacobs, presidente de UNICE, el sindicato internacional de empresarios. Además, como muestra de la alta prioridad que la Comisión Europea concede a esta manifestación, tomarán parte en ella el Comisario de Empresa y Sociedad de la Información, Erkki Liikanen, por lo menos otros siete Comisarios y el Presidente de la Comisión, Romano Prodi. El Primer Ministro de Bélgica, Guy Verhofstadt, también estará presente. Mientras se ultimaban los preparativos para la conferencia, UNICE publicó un informe que indica que Europa está experimentando un "déficit de innovación", una de las cuestiones clave que la conferencia tiene previsto tratar. Europa se queda muy a la zaga de EEUU y Japón a la hora de crear y comercializar nuevos productos. Por este motivo, UNICE, que representa a más de 16 millones de empresas europeas, está muy interesada en los resultados de esta conferencia (organizada por la Federación de Industrias Belgas bajo los auspicios de UNICE). En estos momentos, una preocupación fundamental es el rumbo que tomará Europa a raíz de la cumbre de Lisboa. El hecho de que, tan poco tiempo después de su celebración, tenga lugar esta conferencia, que reunirá a representantes punteros de diversos esferas, refleja que hay una gran conciencia de que la innovación es un ámbito en el que están ocurriendo rápidas transformaciones. Mientras que Lisboa ofreció el impulso inicial y, como muchos analistas han señalado, puso a la innovación de nuevo sobre el tapete, ahora corresponde a la Cumbre Comercial Europea tratar de hacer realidad los sueños de Lisboa. De hecho, algunos de los directivos europeos han advertido que la cumbre no sólo representa una oportunidad para llevar adelante a la innovación europea, sino que tiene la obligación de hacerlo. El presidente de UNICE, George Jacobs, ha afirmado que la UE corre el riesgo de rezagarse aún más de lo indicado en el informe de su organización si los gobiernos y empresas no le dan pronto un empuje a la innovación europea. Para esto, será necesario ofrecer más asistencia a la creación de empresas, reducir la burocracia que los empresarios tienen que enfrentar y contribuir al establecimiento de un entorno normativo que facilite el trabajo, en lugar de entorpecerlo. Otro ámbito que se deberá examinar con mucho cuidado es la financiación, ya que el acceso a las cantidades necesarias de apoyo financiero para las diferentes etapas de realización de proyectos innovadores puede ser muy difícil. Además, en la conferencia se deberán debatir factores tales como los derechos de propiedad intelectual (y cómo armonizar la posición europea al respecto), la realización de ejercicios adecuados de establecimiento de cotas de referencia y la reducción de los costos de desarrollo. Será el progreso en estas cuestiones lo que será noticia.