Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Prodi - la movilidad de los investigadores puede contribuir al Renacimiento europeo

El Presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, reclamó un "nuevo Renacimiento europeo" que convierta los centros docentes en "centros de excelencia de nivel mundial", en su intervención en una conferencia sobre "una Europa más amplia para los investigadores" que se celebr...

El Presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, reclamó un "nuevo Renacimiento europeo" que convierta los centros docentes en "centros de excelencia de nivel mundial", en su intervención en una conferencia sobre "una Europa más amplia para los investigadores" que se celebró el 27 de junio en Bruselas. La conferencia se llevó a cabo con posterioridad a una comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo el 20 de junio sobre "una estrategia de movilidad para el espacio europeo de investigación". El Sr. Prodi estuvo acompañado por el Comisario de Investigación Philippe Busquin, y por representantes de institutos de investigación, entidades académicas y empresas de los Estados miembros y los países candidatos en una mesa redonda sobre las barreras a la movilidad de los investigadores, los problemas específicos relacionados con el movimiento entre la UE y los Estados en fase de preadhesión, y las posibles soluciones a esas dificultades. Los temas planteados durante las exposiciones y las preguntas se referían al concepto de "fuga de cerebros", las barreras burocráticas, legales y financieras a la movilidad, la movilidad intersectorial y la evaluación comparativa. "No puede existir una Sociedad del Conocimiento sin nuevos conocimientos. Y la investigación es la fuente principal del nuevo conocimiento," afirmó Romano Prodi. Y añade: "No es exagerado decir que la investigación tiene que ser la fuerza impulsora del nuevo Renacimiento europeo." El Sr. Prodi comparó la situación europea con la de América, y dijo: "muchos de nuestros cerebros han acabado -y continúan acabando- del lado equivocado del Atlántico". "Paradójicamente, Europa no tiene dificultades para organizar excelentes equipos de fútbol formados por jugadores de diversos países europeos. Integrar excelentes equipos de investigación parece mucho más difícil," añadió. Philippe Busquin sostuvo que la burocracia es uno de los obstáculos decisivos para la movilidad de los investigadores, y destacó lo irónico que resulta que a un investigador de fuera de la UE a menudo le cueste más desplazarse entre los Estados miembros de la UE, que entrar en uno de ellos desde fuera de la UE. Varios oradores subrayaron, sin embargo, que las barreras burocráticas, financieras y legales no son los únicos elementos que impiden la movilidad de los investigadores, ya que hay que tener en cuenta también las actitudes humanas. Un representante de la Royal Society del Reino Unido se refirió a la situación en ese país, donde -salvo que exista una razón muy especial para trasladarse al extranjero- los científicos se muestran muy reacios a ello. Añadió que es igualmente difícil conseguir que los científicos británicos vayan al Japón, a pesar de que la retribución económica sea muy favorable. Dicho representante indicó que, de acuerdo con su experiencia, los proyectos conjuntos facilitan la movilidad de los investigadores entre los distintos países. El Comisario Busquin puso de relieve el otro elemento de la ecuación, lamentando el proteccionismo existente en numerosas universidades. Afirmó que muchas de éstas continúan contratando sólo a aquellos investigadores que hayan estudiado en dicha universidad. Solicitó la creación de un portal de Internet para que los puestos de investigación puedan darse a conocer en toda la UE. También pidió la creación de un centro de movilidad que preste ayuda práctica a los investigadores y a sus familias cuando se trasladen a otro país. El Sr. Busquin también insistió en que los programas de investigación nacionales y de la UE tienen que ser coherentes, y que aquí es donde interviene la Comisión. Afirmó que ésta tiene que fomentar el agrupamiento de recursos. Algunos asistentes expresaron su preocupación por la fuga de cerebros, que en su opinión podría limitarse mediante la creación de becas de retorno para los investigadores que hayan trabajado en el extranjero. En la Comisión se está debatiendo actualmente esta cuestión. Norbert Kroo, secretario general de la Academia de Ciencias húngara de Budapest, rechazó el temor a la fuga de cerebros, y aportó pruebas de que la cantidad de investigadores que se hayan desplazado al extranjero y no hayan regresado se ha mantenido estable durante los últimos 20 años. Recalcó que las repercusiones de la fuga de cerebros son esencialmente positivas, ya que presionan a los dirigentes políticos a mejorar las condiciones existentes en cada país. Se refirió a la decisión de Alemania de conceder permisos de residencia a científicos informáticos. Esto ha causado gran preocupación en Hungría, pero de hecho muy pocas personas abandonaron el país, y al mismo tiempo, fueron mejoradas las condiciones existentes en Hungría. El Sr. Busquin sostuvo que las barreras financieras a la movilidad de los investigadores sólo podían afrontarse siguiendo el ejemplo escandinavo. Aludió a una reciente política sueca de reducir la imposición tributaria a los investigadores de alto nivel que se desplacen a Suecia durante tres años. En Dinamarca se están implantando iniciativas semejantes. "Quizás tengamos que seguir el ejemplo escandinavo," afirmó.