Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

La red de proyectos sobre contaminación repercute en las políticas europeas de calidad del aire

Un proyecto de Eureka, que reúne a investigadores de 25 países y al Centro Común de Investigación, ha proporcionado nuevas informaciones sobre las causas y efectos de la contaminación atmosférica. EUROTRAC-2 aglutina a 300 grupos de investigación agrupados en 14 subproyectos...

Un proyecto de Eureka, que reúne a investigadores de 25 países y al Centro Común de Investigación, ha proporcionado nuevas informaciones sobre las causas y efectos de la contaminación atmosférica. EUROTRAC-2 aglutina a 300 grupos de investigación agrupados en 14 subproyectos. Las actividades del consorcio han generado alrededor de 900 documentos científicos, más de 100 tesis de doctorado y nuevos conocimientos importantes sobre el origen y el comportamiento de los contaminantes. El trabajo continuará bajo los auspicios del VI Programa Marco, una vez que se apruebe la propuesta del consorcio para constituir una Red de Excelencia. Está previsto que los resultados del proyecto contribuyan a superar la incertidumbre científica relativa a la contaminación, y se espera que influyan de manera significativa sobre la nueva legislación. Los resultados ya han sido incorporados a los debates sobre la actualización de la Directiva marco sobre Calidad del Aire de 1996 y su normativa correspondiente. "La contaminación transfronteriza es una cuestión delicada desde el punto de vista político, por lo que los negociadores necesitan una plataforma científica sólida", declaró Pauline Midgley del centro nacional de investigación del medio ambiente y la salud de Alemania, coordinador del proyecto. Los proyectos individuales dentro del grupo tratan temas que van desde la formación de aerosoles secundarios a la contaminación urbana de los aparcamientos de coches y entre los edificios, y el seguimiento del satélite sobre la trayectoria de la contaminación en una región. El CCI contribuyó con el 18,01 por ciento al presupuesto de 20,98 millones de euros, convirtiéndose así en el segunda entidad que sufraga el proyecto, seguida de Alemania. Su aportación científica se centró en la caracterización de aerosol en el Atlántico norte; y las emisiones biogénicas en las áreas mediterránea y su papel en la formación del ozono troposférico.