Skip to main content

Stimulating Innovation for Global Monitoring of Agriculture and its Impact on the Environment in support of GEOGLAM (SIGMA)

Article Category

Article available in the folowing languages:

Métodos y productos nuevos para vigilar mejor la agricultura mundial

Según informan desde las Naciones Unidas, es necesario aumentar la producción de alimentos en un 70 % y en hasta un 100 % en países en desarrollo para abastecer la demanda de una población mundial que superará los 9 000 millones de personas para 2050. La planificación y la gestión sostenibles y equilibradas de los recursos agrícolas son fundamentales para lograrlo.

Alimentos y recursos naturales

En 2011, el Grupo de los Veinte, puso en marcha la Iniciativa de Vigilancia Agrícola Mundial del Grupo de Observación de la Tierra (GEOGLAM) con el fin de mejorar las perspectivas de los cultivos y aumentar la transparencia de la producción agrícola. La creación de un «sistema de sistemas» de observación agrícola operativa mundial basado en Observación de la Tierra (OT) y sobre el terreno ayudaría a cumplir estos objetivos. La necesidad de contar con información a largo plazo sobre las dinámicas agrícolas Los sistemas de información basados en OT, la mayoría dedicados a predicciones de productividad agrícola a corto plazo, deben mejorarse para evaluar los distintos aspectos que implican las prácticas de cultivo y su influencia en la productividad y el medio ambiente. Esto es un requisito fundamental para estudiar distintas rutas hacia la sostenibilidad a largo plazo de la agricultura. «SIGMA, la contribución de Europa a GEOGLAM, contactó con organizaciones de expertos de todo el mundo para mejorar las técnicas de teledetección agrícola existentes» declara el Dr. Sven Gilliams, coordinador del proyecto financiado por la Unión Europea SIGMA. SIGMA creó métodos e indicadores innovadores con los que vigilar y evaluar el progreso hacia una agricultura sostenible. Su intención era evaluar el impacto a largo plazo de las dinámicas agrícolas en el medio ambiente y viceversa. Para alcanzar sus objetivos, el proyecto empleó actividades de desarrollo de las capacidades y gestión de datos en organismos de investigación y vigilancia en Europa, África, Asia y Latinoamérica. SIGMA reforzó la capacidad de gestión agrícola nacional y mundial y facilitó el intercambio de conocimientos a través de distintas sesiones de formación, módulos y materiales sobre teledetección agrícola. Los métodos de teledetección identifican, cartografían y evalúan: cambios agrícolas y de tierras de cultivo a escala mundial, regional y local; cambios en el volumen de producción agrícola y en las prácticas de cultivo; e impactos medioambientales de la agricultura. Los métodos «contribuyeron al establecimiento de un sistema de observación mundial con el que evaluar el impacto de las zonas de cultivo y los cambios en el medio ambiente», explica el Dr. Gilliams. «De este modo y mejorando el empleo de OT para el cálculo de la producción de los cultivos se reforzará la vigilancia agrícola mundial». Aunar las capacidades medioambientales, agrícolas y de teledetección para optimizar la vigilancia del planeta Los socios del proyecto garantizaron la compatibilidad y la accesibilidad de los datos en relación al GEOSS Data-CORE —un conjunto de corpus documentados de acceso completo y sin restricciones— en apoyo del desarrollo de un sistema de sistemas mundial para la vigilancia de cultivos. Esto se logró coordinando la obtención de datos de OT y sobre el terreno y su difusión. También mediante una labor que facilitase la difusión y el aprovechamiento de dichos datos por parte de toda la comunidad agrícola y científica. También crearon mapas nuevos locales y mundiales de sistemas agrícolas. Del servidor exclusivo del proyecto se puede descargar una base de datos con todos los productos. Además se estableció una asociación internacional compuestas de miembros de GEO Agricultural Community of Practice y partes interesadas de GEOGLAM. Asimismo se creó una red activa de organizaciones de investigación y vigilancia medioambiental y agrícola en Europa, Asia, África y América. La red mundial permanecerá activa gracias a GEOGLAM y al Joint Experiment of Crop Assessment and Monitoring. Según el Dr. Gilliams, los métodos y productos nuevos ayudarán a responsables políticos y decisorios a comprender mejor la influencia de los cambios en la distribución de tierras y prácticas de cultivo sobre la sostenibilidad agrícola y los ecosistemas. «SIGMA reunió a socios europeos e internacionales de reconocido prestigio en el ámbito de la vigilancia agrícola», concluye el Dr. Gilliams. «Se puede afirmar que ya se encuentran disponibles las piezas con las que componer un sistema de vigilancia agrícola mundial en el que se reúnan y armonicen las labores realizadas en todo el mundo».

Palabras clave

SIGMA, medio ambiente, vigilancia agrícola, agricultura sostenible, Iniciativa de Vigilancia Agrícola Mundial del Grupo de Observación de la Tierra

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación