Skip to main content

Bacteria for Cancer Therapy

Article Category

Article available in the folowing languages:

¿Salmonela como cura para el cáncer?

La idea de utilizar salmonela para tratar el cáncer está ganando terreno dentro de la comunidad científica. Ahora, una cepa mutante atenuada de las bacterias que intoxican los alimentos está aumentando las posibilidades de que este tratamiento no convencional se haga realidad.

Salud

La salmonela como posible tratamiento contra el cáncer ha ocupado bastantes titulares durante los últimos dos años. Entre los avances más notables se encuentran los de investigadores de la Universidad de San Diego (EE. UU.), que demostraron que la «Salmonella typhimurium» puede inhibir o revertir varios tipos de tumores en modelos murinos. Por muy revolucionaria que parezca, la idea de usar bacterias para tratar el cáncer en realidad no es algo nuevo. «La utilización de bacterias en pacientes con cáncer se ha estudiado durante más de un siglo, primero por William Coley, quien encontró pruebas de que los tumores sólidos pueden experimentar una regresión después de la infección bacteriana», comenta el doctor Paolo Pasquali del Instituto Nacional de Salud de Italia. «El entorno anóxico y las altas concentraciones de nutrientes presentes en el área necrótica del tumor constituyen, de hecho, un nicho perfecto para el crecimiento de bacterias, y varios estudios han resaltado el gran potencial de la “Salmonella typhimurium” para el tratamiento del cáncer». El doctor Pasquali y su equipo han estado trabajando en estos interesantes esfuerzos de investigación. Hace ya algunos años llevaron a cabo una investigación sobre la creación de vacunas utilizando una cepa mutante de «Salmonella enterica serovar Typhimurium», conocida como «STMΔznuABC», y el resultado les animó a continuar investigando. En ese momento, el equipo buscaba vacunas para zoonosis y estudiaron la respuesta inmunitaria entre el hospedador y el patógeno. Con su virulencia reducida, STMΔznuABC parecía un candidato adecuado para el tratamiento del cáncer. Por lo tanto, el equipo investigó su eficacia dirigida a tumores, cómo funcionaba y la posibilidad de introducirlo como una estrategia de tratamiento alternativa. «Los resultados preliminares han demostrado que la administración conjunta de células de adenocarcinoma mamario subcutáneo de ratón y STMΔznuABC en ratones inmunocompetentes provocó un retraso importante en el crecimiento de la masa tumoral, así como un aumento significativo de la esperanza media de vida de los ratones», explica el doctor Pasquali. Se confirmaron resultados similares cuando se administró STMΔznuABC después de la implantación del tumor. Los estudios «in vitro», por otro lado, mostraron cómo STMΔznuABC puede penetrar y diseminarse en la célula tumoral, al mismo tiempo que inhibe su proliferación. Por último, pero no menos importante, el equipo ha demostrado la capacidad de STMΔznuABC para reducir la frecuencia de metástasis pulmonares. De las pruebas en ratones a los ensayos clínicos Gracias a la financiación del proyecto BACTHER, el equipo también pudo investigar la hipótesis de que STMΔznuABC puede influir en el microambiente tumoral (TME). Demostraron la capacidad de STMΔznuABC para recuperar más células inmunitarias en el TME, tanto en tumores metastásicos primarios como secundarios de ratones tratados en comparación con los no tratados, y mostraron cómo podría provocar la modificación del TME y del sistema inmunológico sistémico. «También hemos demostrado que STMΔznuABC tiene actividad antineoplásica no solo en el modelo murinos singénicos de cáncer de mama, sino también en ratones genéticamente modificados propensos al cáncer de mama y modelos murinos con cáncer de fibrosarcoma inducido químicamente», declara entusiasmado el doctor Pasquali. En otras palabras, un posible tratamiento basado en STMΔznuABC podría dirigirse a muchos tipos diferentes de tumores, todo ello a un coste mucho más asequible que las alternativas. El proyecto BACTHER ya se ha completado en la actualidad y el equipo tiene pensado publicar sus resultados en revistas arbitradas. También tienen la intención de participar en otras subvenciones europeas o internacionales y, si surgiesen nuevos proyectos de este proceso, en el futuro podría haber nuevos tratamientos basados en la salmonela. Como señala el doctor Pasquali, podría desarrollarse una nueva categoría de agentes antineoplásicos si se dilucidaran los mecanismos que hacen que la salmonela sea tan eficaz para matar las células tumorales. «Esperamos un posible ensayo clínico en mascotas, principalmente en perros con adenocarcinoma mamario, ya que los vertebrados más resistentes que los ratones serán menos susceptibles a la virulencia residual de STMΔznuABC. No obstante, las pruebas con animales requieren financiación e implican estrictos requisitos sobre la seguridad y el bienestar de los animales. Por lo tanto, hace unos años, comenzamos a difundir nuestros hallazgos a las industrias europeas, y mantenemos colaboraciones mutuas», concluye el doctor Pasquali.

Palabras clave

BACTHER, salmonela, salmonela typhimurium, bacterias, cáncer, ratones, virulencia, STMΔznuABC

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación