Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Un proyecto comunitario publica conclusiones y recomendaciones sobre los alimentos MG

Mientras EE.UU., Canadá y Argentina han plantado millones de hectáreas de cultivos modificados genéticamente (MG), la UE sólo tiene 58.000 hectáreas de maíz MG protegido contra los insectos, en España. Una de las razones que explica esta diferencia es la falta de aceptación so...

Mientras EE.UU. Canadá y Argentina han plantado millones de hectáreas de cultivos modificados genéticamente (MG), la UE sólo tiene 58.000 hectáreas de maíz MG protegido contra los insectos, en España. Una de las razones que explica esta diferencia es la falta de aceptación social de la biotecnología agrícola en Europa. Para resolver este problema, la Comisión Europea financió una red temática de evaluación de la seguridad de los cultivos modificados genéticamente, el proyecto ENTRANSFOOD, para estimular el debate. Financiado dentro del Quinto Programa Marco (V PM), ENTRANSFOOD trató de identificar los requisitos previos para la introducción de productos de biotecnología agrícola de forma que fuera aceptable en buena parte para la sociedad europea. 'ENTRANSFOOD ha evaluado, en concreto, cuestiones relativas a la seguridad de los alimentos derivados de cultivos MG, y también ha prestado atención a temas como la detección y la trazabilidad y la actitud del público hacia los cultivos de alimentos MG,' explica el consorcio, formado por 65 socios de 13 países europeos diferentes, entre ellos representantes del sector académico, organismos reguladores, fabricantes de alimentos, minoristas y grupos de consumidores. 'La evaluación de riesgos de los alimentos MG se ha centrado en los efectos perjudiciales para las personas y el medio ambiente, pero la preocupación pública va mucho más allá, no sólo por los riesgos sino por saber quién se beneficia, cuáles son las necesidades y cómo contribuye a una agricultura sostenible. Es importante abordar de forma explícita las preocupaciones del público y desarrollar nuevos métodos para la participación de las partes afectadas y la consulta pública,' señala ENTRANSFOOD. El proyecto descubrió que los métodos de prueba existentes para la evaluación de la seguridad de los organismos modificados genéticamente (OMG) son eficaces y que garantizan que los alimentos MG que han superado las pruebas son tan seguros y nutritivos como los alimentos vegetales. No obstante, el proyecto recomendaba que, en el futuro, 'a partir de una mayor comprensión de la biología molecular, la toxicología y la nutrición, se considerasen otros métodos de prueba que hagan más eficaz e informativa la evaluación de seguridad de los alimentos.' Además, recomendaba el desarrollo de nuevos métodos para predecir la alergenicidad de los componentes alimenticios. ENTRANSFOOD observó también que el etiquetado de todos los alimentos derivados de cultivos MG o que contienen este tipo de cultivos es algo necesario para disipar los temores de los ciudadanos comunitarios, pero reconoció que las dificultades son inevitables al aplicar los requisitos de etiquetado de la UE. Por ejemplo, será un reto conseguir un acuerdo internacional sobre las normas de etiquetado y trazabilidad de los alimentos derivados de cultivos MG o que contienen cultivos MG entre los países e incluso entre las empresas. En lo que se refiere a la detección de los efectos no deseados y la transferencia de genes, el consorcio ENTRANSFOOD destacó que no existen pruebas de que sea más probable la producción de efectos no deseados en los alimentos MG o de que exista un peligro inherente en la transferencia de ADN entre organismos, ya que el ADN no es tóxico. Sin embargo, pidió que se sigan desarrollando y evaluando métodos de reproducción antes de usarlos en las evaluaciones de riesgo habituales. Así mismo, el consorcio recomienda que el uso de ADN bacteriano en la elaboración de plantas MG se mantenga al mínimo para reducir el riesgo de transferencia de genes a la población microbiana del intestino. Por último, ENTRANSFOOD sugirió la creación de una plataforma de evaluación y debate que combine una serie de perspectivas diversas sobre la tecnología de nuevos alimentos para formalizar la consulta y la participación pública en el debate de los OMG.