Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Un proyecto de la UE halla la respuesta a la legislación sobre trazabilidad

En el transcurso de la preparación de la Ley General de Alimentos, que entró en vigor en 1 de enero de 2005, la Comisión decidió en 2001 financiar el proyecto e-fruitrace, dirigido a lograr la seguridad alimentaria en la UE a través de un sistema eficiente de trazabilidad basa...

En el transcurso de la preparación de la Ley General de Alimentos, que entró en vigor en 1 de enero de 2005, la Comisión decidió en 2001 financiar el proyecto e-fruitrace, dirigido a lograr la seguridad alimentaria en la UE a través de un sistema eficiente de trazabilidad basado en tecnologías de Internet. Los nuevos reglamentos europeos de higiene alimentaria, que requieren que productores, elaboradores y distribuidores apliquen un sistema de trazabilidad, necesitan una solución global y compatible que permita a todas las partes implicadas en el sector agroalimentario mantener sus productos. Con 200.000 euros de financiación procedentes del Quinto Programa Marco (V PM), el proyecto e-fruitrace ya ha probado con éxito un sistema integrado de trazabilidad para el sector frutícola europeo basado en Internet. 'En la cadena alimentaria existen tres etapas fundamentales: producción, transformación y distribución', según explicó la coordinadora Itziar Cuenca en una entrevista concedida a CORDIS Noticias. 'Gracias al software desarrollado, se les puede dar cobertura. Así, cada actor implicado en la cadena identifica la cantidad de fruta que quiere adquirir y registra esa información en el sistema.' Los consumidores no solo quieren asegurarse de la calidad de los productos que compran, sino también del origen de éstos. El concepto de trazabilidad alimentaria implica un conocimiento completo de los alimentos adquiridos por los consumidores, lo que incluye los beneficios para la salud, análisis, inspección de la calidad de los registros, orígenes, especies, manipulación, cadenas, transporte, logística y mercadotecnia. La Sra. Cuenca explicó a CORDIS NOTICIAS que todos los socios del proyecto han trabajado juntos para cuantificar la información que necesitaba ser incluida en la aplicación informática. Ejemplos de esta información incluida son el lugar de cultivo de la fruta, los fertilizantes y pesticidas utilizados y el tipo de riego empleado. 'Por ejemplo,' dijo la Sra. Cuenca, 'si una caja de manzanas en mal estado llega al mercado, es importante hallar la fuente del problema. Este sistema de trazabilidad permitiría retroceder en la cadena alimentaria para poder localizar el origen del problema. Ésta es la razón de ser de e-fruitrace,' añadió. 'Gracias a la investigación desarrollada por e-fruitrace, se podrá saber el origen de esas manzanas, de qué variedad eran, quién las recolectó, quién las lavó y las transformó e, incluso, de dónde provenía su semilla, comentó la Sra. Cuenca. E-fruitrace proporciona una solución al problema de una legislación armonizada de ámbito europeo sobre trazabilidad: la incompatibilidad de las plataformas utilizadas por los actores de los numerosos países. E-fruitrace no diseñó un sistema nuevo por completo, sino que simplemente unifica sistemas de trazabilidad existentes utilizando herramientas basadas en Internet. El resultado es la norma de hecho para la trazabilidad de la fruta. E-fruitrace se puede usar con las soluciones de trazabilidad existentes, por lo que las inversiones necesarias por parte de cooperativas agrícolas, procesadores y distribuidores son pequeñas en comparación con el coste de implementar nuevos sistemas de seguimiento. Además, explicó la Sra. Cuenca, no sólo permite el intercambio de información de manera rápida y fácil a lo largo de la cadena alimentaria, sino que se puede utilizar en cualquier lugar del mundo. 'Es un sistema flexible que se puede adaptar a los casos particulares,' concluye la coordinadora del proyecto. El proyecto ayudará a la industria a controlar la producción y a garantizar que los productos sean seguros para los consumidores. Estamos muy satisfechos con el resultado pero en este momento echamos en falta la respuesta del mercado. No obstante, esto puede cambiar ahora que ya existe la legislación apropiada.'