Skip to main content

Implementation of a CirculAr economy Based on Recycled, reused and recovered Indium, Silicon and Silver materials for photovoltaic and other applications

Article Category

Article available in the folowing languages:

El reciclaje de residuos fotovoltaicos impulsa la economía circular

Una iniciativa financiada con fondos europeos ha desarrollado métodos para recuperar materiales valiosos de residuos fotovoltaicos, lo que pondría las bases para una economía circular y un sector fotovoltaico más sostenible.

Cambio climático y medio ambiente
Tecnologías industriales

De acuerdo con la Directiva de la Unión Europea (UE) sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), para finales de 2018 debía recuperarse el 85 % de los residuos fotovoltaicos y el 80 % debía estar listo para su reutilización y reciclaje. El proyecto CABRISS de Horizonte 2020 ayudó a transformar las obligaciones jurídicas en virtud de la Directiva RAEE en nuevas oportunidades empresariales, al introducir una economía circular basada en materiales reciclados, reutilizados y recuperados de indio (In), silicio (Si) y plata (Ag) para aplicaciones fotovoltaicas y de otro tipo. El consorcio era una asociación público-privada formada por once empresas y cinco instituciones de investigación de nueve países de la UE. Según el coordinador del proyecto, David Pelletier: «CABRISS se centra principalmente en una cadena de valor de producción fotovoltaica, lo cual demuestra la simbiosis industrial intersectorial con los procesos de producción de ciclo cerrado». La simbiosis industrial describe una red de distintas organizaciones para fomentar la ecoinnovación y el cambio cultural a largo plazo, así como para mejorar los procesos empresariales y técnicos. CABRISS desarrolló este proceso aportando materias primas para otros sectores, como los residuos de silicio para la industria metalúrgica.

Material valioso a partir de residuos fotovoltaicos

Los investigadores utilizaron en el proyecto tres fuentes diferentes de residuos fotovoltaicos. La primera fuente consistía en residuos de paneles al final de su vida útil, y la segunda en residuos sólidos de la producción fotovoltaica, una mezcla de obleas y células de silicio rotas. La última fuente fue el residuo seco de polvo de silicio procedente de la producción de materiales fotovoltaicos, conocido como «kerf», recuperado del material perdido durante el proceso de corte. Los socios del proyecto utilizaron tecnología láser para abrir los módulos fotovoltaicos de capa fina sin dañarlos, lo que se tradujo en un mayor valor para el vidrio reciclado. «Para los módulos fotovoltaicos basados en silicio, se desarrolló una tecnología innovadora y basada en agua que, a diferencia de las tecnologías convencionales de trituración, no rompe el vidrio, lo que da como resultado la recogida de todos los materiales de los módulos fotovoltaicos de silicio», afirma Pelletier. Los conocimientos especializados generados en CABRISS han inspirado una nueva tecnología de delaminación que es muy eficaz en módulos bifaciales y evita la trituración. Esta nueva tecnología se empezará a desarrollar en 2021 bajo el marco de PHOTORAMA, un nuevo proyecto financiado con fondos europeos que contará con algunos de los socios de CABRISS. Este método allanó el camino para el reciclado de alto valor y rendimiento de los módulos fotovoltaicos (capa fina y silicio) con una recuperación económicamente eficiente de todos los materiales reutilizables. «El resultado es un reciclaje de los residuos fotovoltaicos conforme a la Directiva RAEE que aumenta el rendimiento y la calidad de los materiales recuperados, lo que incluye el silicio, el indio, la plata y el vidrio no dañado de alta calidad», explica Pelletier.

Ventajas de la circularidad en el sector fotovoltaico

CABRISS dio lugar a un enfoque totalmente nuevo en la industria fotovoltaica, ya que originó la idea de pensar en este mercado de un modo circular. «El mercado fotovoltaico no se basa exclusivamente en la venta de módulos; el mercado de materias primas secundarias y de equipos para recuperar materiales también es esencial para la economía y el planeta», comenta Luc Federzoni, uno de los expertos en la Comisión de Energía Atómica y Energías Alternativas de Francia. Recientemente, la combinación de los resultados de CABRISS con los del proyecto CIRCUSOL, financiado con fondos europeos, puso en evidencia la necesidad de que la comunidad científica investigue las opciones existentes para dar una segunda vida a los módulos fotovoltaicos. En Europa, se han llevado a cabo algunos proyectos recientes en esta dirección con el potencial necesario como para crear puestos de trabajo y agregar valor al continente. Este nuevo ecosistema contribuirá a reducir el impacto del sector fotovoltaico en el planeta, y mejorará su carácter circular.

Palabras clave

CABRISS, fotovoltaico, vidrio, reciclaje, economía circular, RAEE, residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, indio, silicio, plata

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación