Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Científicos desarrollan un nuevo antibiótico

Un equipo del gigante farmacéutico Merck Sharp & Dohme ha desarrollado un tipo de antibiótico completamente nuevo que utiliza una ruta desconocida hasta ahora para tratar las infecciones bacterianas. Los primeros resultados sobre la eficacia del nuevo antibiótico, conocido com...

Un equipo del gigante farmacéutico Merck Sharp & Dohme ha desarrollado un tipo de antibiótico completamente nuevo que utiliza una ruta desconocida hasta ahora para tratar las infecciones bacterianas. Los primeros resultados sobre la eficacia del nuevo antibiótico, conocido como Platensimicina, aparecen publicados en la revista Nature, demostrando ser eficaces contra las bacterias Gram positivas, incluidas las superbacterias como el MRSA en ratones y, lo que es importante, sin toxicidad. Este hallazgo representa la primera, según esperan los investigadores, de toda una serie completamente nueva de antibióticos. En 1928, Alexander Fleming descubrió que el hongo Penicillium notatum había matado algunas muestras de las bacterias de Staphylococcus mientras se encontraba de vacaciones. Aunque otros ya habían tenido conocimiento de sus efectos, fue necesario el impulso y previsión de Fleming para convertir esta observación del azar en un fármaco que salvaría vidas humanas. No fue hasta 1942 cuando el primer paciente se sometió a un tratamiento que incluía el compuesto activo, la penicilina, pero este suceso hizo que el avance de la medicina y las aspiraciones de esta disciplina escalaran un peldaño más. Gracias a los primeros antibióticos, Fleming, junto a Howard Walter Florey y Ernst Boris Chain, quienes desarrollaron los métodos para la producción masiva del fármaco, fueron galardonados con el premio Nobel de medicina en 1945. Los antibióticos revolucionaron de forma incuestionable la medicina. Han salvado un número incalculable de vidas, de seguro que cientos de millones de personas. Las infecciones letales podían curarse de repente y los pacientes presentaban mejorías en cuestión de horas tras la primera dosis, lo que llevó a muchos a catalogar los antibióticos como fármacos "milagrosos". Desafortunadamente, la eficacia de los primeros antibióticos, la mayoría de ellos descubiertos en las décadas de los años cuarenta y cincuenta, ha sido la razón principal de que cayeran en desgracia. Los médicos recetaban en demasía las pastillas milagrosas y los pacientes se sentían mejor rápidamente, aunque es importante destacar que a menudo no se completaba el tratamiento, lo que permitía que las bacterias volvieran a atacar con más virulencia o incluso se hicieran resistentes a los fármacos. Muchas enfermedades que anteriormente se trataban con antibióticos hoy en día son resistentes al fármaco de forma cada vez más generalizada. "No es sólo que sean resistentes al fármaco sino que se vuelven multiresistentes, estas superbacterias son muy difíciles de tratar", explicó a Noticias CORDIS Sheo Singh quien, junto al autor principal, Jun Wang, realizó el hallazgo inicial y dirigió la caracterización microbiológica y bioquímica y la investigación química sobre los productos naturales. En 40 años, la Platensimicina es sólo el tercer antibiótico nuevo que aparece. El Dr. Singh fue responsable de aislar el nuevo compuesto. "La cuestión básica radica en la resistencia a los tipos existentes de antibióticos. Es una necesidad. No hemos desarrollado muchos desde 1960, y la mayoría de ellos son simplemente antibióticos que han sido modificados. "Nos centramos en estos objetivos. Hace años nos dimos cuenta de que si continuábamos investigando las áreas tradicionales, no descubriríamos nada", declaró. El equipo desarrolló un enfoque novedoso para encontrar objetivos para los antibióticos. Los tradicionales, como la penicilina, funcionan bloqueando la capacidad de las bacterias para construir una pared celular, ADN y proteínas, lo que mata a las bacterias. Sin embargo, debido a que la mayoría de los antibióticos atacan las mismas rutas, esto ha podido de hecho acelerar el desarrollo de la resistencia bacteriana. Steve Soisson coordinó en el equipo el análisis cristalográfico de rayos X y el desarrollo del ensayo de enlace directo, identificando rutas específicas sobre las que actúa el nuevo compuesto. Explicó cómo el equipo desarrolló una bacteria sensible que a su vez podía reaccionar con vigor a los efectos similares de los antibióticos. "Desarrollamos una complicada prueba para bacterias sensibilizadas de Staphylococcus. Esta fue la tecnología capacitadora, el nivel de sensibilidad constituyó la parte crítica". Sheo Singh explicó que "diseñamos una bacteria que fuera sensible a los efectos antibióticos específicos, luego seleccionamos los extractos de los productos, que procedían de muestras sólidas de basura. Utilizamos más de 250.000 extractos buscando algún "impacto". Es un método de cribado a escala completa basado en los objetivos, sin el cual, los componentes no serían eficaces. Pero necesitábamos cumplir dos criterios: que fuera un descubrimiento basado en los objetivos y matar a las bacterias". Aunque Alexander Fleming descubrió la penicilina por una cuestión de suerte, el equipo tuvo que inventarse la suya propia, probando un enorme número de nuevos compuestos candidatos hasta, que por casualidad, o más bien guiados por el azar, dieron en la diana. Por fortuna el primer resultado había llegado de una muestra sólida extraída en Sudáfrica. El compuesto seleccionado derivaba de otra bacteria, Streptomyces platensis, que da nombre al nuevo antibiótico. No sólo es nuevo el compuesto sino también su acción. La Platensimicina es un "inhibidor de los FabF", que bloquea en las bacterias la producción de ácidos grasos de cadena larga. Estos ácidos son esenciales para que las bacterias construyan membranas y superficies. Aunque se han encontrado unos pocos fármacos selectos que atacan estas rutas, ninguno ha mostrado un efecto antibiótico tan poderoso. El autor principal, Jun Wang, explicó a Noticias CORDIS que "este compuesto ayudará a encontrar nuevos fármacos para esta ruta, constituyendo un nuevo paradigma. Hemos identificado otros objetivos, por ejemplo, la pared celular y la síntesis de proteínas del RNA y tenemos que estudiarlos también". De hecho, el equipo ha ampliado significativamente el alcance de otros descubrimientos. "Espero que haya más éxitos, dentro y fuera de Merck, que repercutirán en todo éste campo", declaró el Dr. Singh. El equipo es muy consciente de la necesidad de nuevos antibióticos y la Platensimicina ha llegado en un buen momento. "El factor motivador de esta investigación es la necesidad médica actual. Existe la posibilidad de una crisis mundial de salud en el futuro por el deterioro gradual en la eficacia de los antibióticos. Un día llegará a una fase crítica. La infección del MRSA está alcanzando ya un índice que causa temor", declaró el Dr. Soisson. Aunque este descubrimiento causará mucha excitación en el mundo médico, hay que recordar que hasta la fecha sólo se han probado las rutas en ratones. El equipo quería recordar a Noticias CORDIS que cualquier argumento sobre la disponibilidad de los productos sigue siendo "muy especulativo". Mientras tanto, el equipo centra sus esfuerzos en la evaluación continua de la Platensimicina y la búsqueda de nuevos antibióticos.

Países

Estados Unidos

Artículos conexos