Skip to main content

Article Category

Entrevista

Article available in the folowing languages:

El aprovechamiento del potencial de investigación e innovación de Valonia

Valonia, la región francófona del sur de Bélgica, ha publicado las cifras sobre su participación en el Sexto Programa Marco (6PM), cifras que muestran que los agentes de investigación e innovación de la región están obteniendo buenos resultados en la escena de la investigación...

Valonia, la región francófona del sur de Bélgica, ha publicado las cifras sobre su participación en el Sexto Programa Marco (6PM), cifras que muestran que los agentes de investigación e innovación de la región están obteniendo buenos resultados en la escena de la investigación europea. De las 1.236 propuestas de proyectos que implicaban a participantes de Valonia, se seleccionó un total de 324 proyectos para su financiación dentro del 6PM. Esto representa para la región una inyección financiera para la investigación de 69 millones de euros. De los proyectos escogidos, 39 fueron coordinados por una organización de la región, mientras que varios agentes de Valonia participaron en más de un proyecto. Las propuestas relacionadas con Valonia también lograron un índice de éxito del 25%, ligeramente superior a la media de la UE. En general, en el 6PM aumentó la participación de Valonia, alcanzando el 26% de la participación belga, en comparación con aproximadamente el 18% de programas marcos anteriores. Según el Punto de Contacto Nacional (PCN) de Valonia, el índice de éxito está en sintonía con los resultados económicos de la región, que, después de varios años de estancamiento, están empezando a despegar gracias a los 1.000 millones de euros del «Plan Marshall» del gobierno de Valonia. Parte del plan de acción de 2005 es la dotación de 280 millones de euros para los próximos cuatro años destinados al desarrollo de «agrupaciones de competitividad» en los sectores económicos que son específicos de Valonia y que están en crecimiento. Estos son el sector farmacéutico y el sanitario, la agricultura y la alimentación, la ingeniería mecánica, los transportes y la logística, así como la industria aeronáutica y aerospacial. Cada agrupación reúne a empresas (grandes y pequeñas), centros de formación y unidades de investigación, tanto del sector público como del privado, para trabajar en proyectos que tienen aplicación industrial. Un total de 120 millones de euros de esta dotación prevista para cuatro años ha sido destinado a proyectos de investigación. Esto se añade al presupuesto anual para I+D de la región, que alcanza los 150 millones de euros. «La dinámica creada recientemente por las agrupaciones de competitividad corresponde a los puntos fuertes de nuestra región en el Sexto Programa Marco», explicó a CORDIS Noticias Stéphane Waha, coordinador del Punto de Contacto Nacional (PCN) de Valonia. Aproximadamente el 70% de todos los participantes de Valonia en el 6PM intervinieron en proyectos de ámbitos de investigación incluidos en las «agrupaciones de competitividad». Sin embargo, reunir el conocimiento y la excelencia de la comunidad investigadora de Valonia en la escena de la investigación europea no ocurrió por sí solo, ni de la noche a la mañana. En 2002, la Walloon Business Federation («Federación de Empresas de Valonia») se dirigió al gobierno regional y preguntó qué se podía hacer para aumentar la participación de los agentes de investigación de Valonia, especialmente las pequeñas y medianas empresas (PYME), en el programa marco. A raíz del diálogo resultante se creó un Punto de Contacto Nacional (PCN) que cubría todas las áreas temáticas del 6PM, prestando especial atención a las PYME y los centros de investigación. Este año se ha creado otro PCN específico para las universidades. «Sentíamos que realmente necesitábamos un servicio proactivo como un PCN», explicó Stéphane Waha. «Por lo tanto, fuimos a visitar empresas, las ayudamos a revisar su posición de cara al programa marco y a encontrar socios tanto aquí como en otros países.» «Debatimos con ellas sus proyectos y lo que querían conseguir en el 6PM e intentamos encontrar el mejor lugar para ellas en el programa», añadió. Como parte de esta función consultiva, el PCN también organiza jornadas informativas para ayudar a posibles participantes a preparar propuestas e informarles sobre los pormenores de negociar contratos con la Comisión Europea y comprender acuerdos de consorcio. «Nuestra función fue la de conseguir que la gente debatiera y comprendiera lo que quiere la Comisión», destacó Stéphane Waha. De varios modos, el PCN puede contemplarse como un factor que ayudó a dar salida al potencial que ya estaba presente entre los diferentes actores de investigación e impulsó su participación en el 6PM. «Hubo empresas y centros de investigación que volvían y me decían "sabíamos que estabais ahí, y por eso fuimos adelante, sabiendo que si teníamos dudas o necesitábamos contactos, ustedes estarían ahí para contestarnos"», afirmó Stéphane Waha. Otros factores que hay detrás del aumento de participación de la comunidad investigadora de Valonia son la serie de incentivos introducidos por su gobierno durante los últimos años: consejos para la protección de derechos de la propiedad intelectual; el apoyo financiero a las universidades, centros de investigación y PYME para cubrir los costes de preparar las propuestas de proyectos; y un subsidio destinado a las PYME para cubrir el 25% de los costes del proyecto. «Éstos [incentivos] impulsaron la participación de agentes más pequeños, porque no necesitaban movilizar tanto capital para llevar a cabo sus proyectos», afirmó Stéphane Waha, que señaló el hecho de que participaran en los proyectos del 6PM un total de 92 empresas de Valonia, lo que supone casi el triple con respecto al 5PM. Éste también cree que los incentivos contribuyeron a acelerar el ritmo de la participación. Oyó de boca de algunos actores que habrían realizado el proyecto incluso sin incentivos extras, pero esto les permitió participar en un segundo proyecto. Stéphane Waha cree que el 6PM ahora forma parte del vocabulario regional. «Leer y hablar sobre los proyectos del programa marco es algo común», destacó. Además del estímulo financiero (69 millones de euros) que aportó a la región su participación en el programa marco, éste también ha proporcionado algunos beneficios económicos indirectos, gracias a las empresas y centros de investigación participantes. Un ejemplo de éxito del 6PM es el caso de LASEA, una empresa «spin-off» del Centro Espacial de Lieja que contribuyó a desarrollar un nuevo sistema de láser para grabado interno ideado para permitir la rastreabilidad y combatir la falsificación, así como un lector para la matriz de datos. «El mercado necesitaba realmente una nueva solución, porque la generación anterior de láseres provocaba grietas en el cristal», explicó el coordinador del PCN. Para este proyecto fue necesario reunir diferentes tipos de personal especializado y trabajar a un ritmo lo suficientemente rápido como para cumplir con las necesidades del mercado, hecho que Stéphane Waha cree que hubiera sido imposible fuera del programa marco. Stéphane Waha es optimista y cree que el PCN puede mantener el impulso en el 7PM. Desde junio de 2006 está corriendo la voz acerca del nuevo programa y lo que se ofrece, y aconsejando a los posibles participantes que empiecen a preparar sus proyectos con antelación a las primeras convocatorias. El PCN ya ha observado un aumento en el número de organizaciones que piden consejo sobre sus proyectos. «Ya supone un paso adelante con respecto al 6PM», afirmó. «No sólo vemos que vuelven los que tuvieron éxito en el 6PM; también hay caras nuevas, así como nuevas empresas y centros de investigación. Esto significa que a pesar de nuestros esfuerzos aún queda potencial oculto por explotar.» Lo que queda por ver es si estos proyectos tendrán éxito o no, especialmente a la vista del aumento del número total de propuestas que se esperan. Sin embargo, Stéphane Waha se muestra optimista y cree que la participación de Valonia aumentará a medida que se vayan asignando más fondos del 7PM.

Países

Bélgica