Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Se debilita la capacidad de absorción de carbono del Océano Antártico

Según una nueva investigación, la capacidad del Océano Antártico de absorber el dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera se está debilitando a causa del cambio climático. Este hallazgo indica que quizá la tarea de estabilizar los niveles de CO2 de la atmósfera sea más dura de ...

Según una nueva investigación, la capacidad del Océano Antártico de absorber el dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera se está debilitando a causa del cambio climático. Este hallazgo indica que quizá la tarea de estabilizar los niveles de CO2 de la atmósfera sea más dura de lo que antes se pensaba. Este estudio, financiado en parte por el Sexto Programa Marco (6PM), ha sido publicado en Internet por la revista Science. La superficie terrestre y los océanos del planeta absorben cerca de la mitad del C02 que produce la actividad humana y que, después, se emite sobre la atmósfera. El Océano Antártico absorbe el 15% de esas emisiones, lo que le convierte en el mayor sumidero de carbono de la Tierra. Se sabe los sumideros de carbono que existen en el mundo son sensibles ante una serie de factores, entre ellos el clima. Con el fin de averiguar qué es lo que le ocurre al Océano Antártico, un equipo internacional de investigadores analizó las medidas de los niveles atmosféricos de CO2 tomadas en el intervalo 1981-2004 en once estaciones del Océano Antártico y en otras cuarenta repartidas por todo el mundo. El resultado fue que, en los últimos veinticinco años, la habilidad de este océano para absorber CO2 ha descendido en un 15% cada década. Esto se debe a que la fuerza del viento sobre este océano ha aumentado, puesto que los vientos influyen en el proceso de mezcla y surgencia de los mares. Esto provoca, a su vez, que se emita más dióxido de carbono en la atmósfera e impide que se absorba el CO2 de la atmósfera. Además, estos mismos vientos más fuertes están originados por la actividad humana, puesto que una investigación demuestra que unas concentraciones mayores de gases de efecto invernadero en la atmósfera y la reducción de la capa de ozono provocan que las tormentas sobre el Océano Antártico sean más intensas. «Es la primera vez que hemos sido capaces de afirmar que el cambio climático es en sí el responsable de la saturación del sumidero del Océano Antártico», explicó la autora principal, Corinne Le Quéré, de la Universidad de East Anglia y del British Antarctic Survey. «Lo cual es serio. Todos los modelos climáticos pronostican que este tipo de reacción continuará y se intensificará durante el presente siglo. Cuando el Océano Antártico llegue al punto de saturación, la cantidad de CO2 que permanezca en la atmósfera será mayor.» Esta investigación indica que estabilizar los niveles de C02 de la atmósfera será más difícil de lo que se creía en un principio. Esto también implica que la acidificación del Océano Antártico alcanzará niveles peligrosos antes de lo previsto. Y lo que es más, los modelos climáticos prevén que, si los niveles de CO2 continúan creciendo, los vientos sobre el Océano Antártico continuarán intensificándose durante todo el siglo XXI. «Desde el inicio de la revolución industrial, los océanos han absorbido cerca de un cuarto de las quinientas gigatoneladas de carbono que el ser humano ha emitido sobre la atmósfera», comentó el profesor Chris Rapley, director del British Antarctic Survey. «Es motivo de preocupación la posibilidad de que, en un planeta con temperaturas en aumento, se debilite el Océano Antártico, que es el sumidero oceánico más potente.»

Artículos conexos