Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Un estudio confirma que la dieta mediterránea es saludable

Una investigación reciente revela que varios grupos alimenticios de la dieta mediterránea son mucho más importantes que otros para el bienestar de las personas y contribuyen de manera especial a tener una vida más longeva. De acuerdo con el estudio, la receta ideal es comer má...

Una investigación reciente revela que varios grupos alimenticios de la dieta mediterránea son mucho más importantes que otros para el bienestar de las personas y contribuyen de manera especial a tener una vida más longeva. De acuerdo con el estudio, la receta ideal es comer más frutas, verduras, legumbres, frutos secos y aceite de oliva. Este estudio prospectivo de cohortes, publicado por la revista British Medical Journal, fue cofinanciado por el programa europeo «Europa contra el cáncer» (Europe Against Cancer). Han sido muchos los estudios que se han centrado en las ventajas de seguir y mantener una dieta mediterránea, pero este último es el primero que pone de relieve la importancia de cada uno de sus componentes. «Hemos evaluado la contribución de los nueve componentes de la dieta mediterránea aceptados comúnmente (consumo elevado de verduras, frutas y frutos secos, legumbres, pescado y marisco, y cereales; bajo consumo de carne, productos derivados de la carne y productos lácteos; proporción elevada de lípidos monoinsaturados a lípidos saturados; y consumo moderado de etanol) en la asociación inversa de esta dieta con la mortalidad por toda clase de causas», se lee en el estudio. Los investigadores estudiaron cada componente de la dieta mediterránea clásica, que es rica en pescado, marisco y cereales y baja en productos lácteos, para comprobar si alguno de sus ingredientes era un indicador de longevidad. Para ello, el equipo examinó a 23.349 hombres y mujeres a los que nunca se había diagnosticado ningún trastorno como cáncer o diabetes y que participaron en el apartado griego del «Estudio Prospectivo Europeo sobre Dieta y Cáncer» (EPIC), según explicó el profesor Dimitrios Trichopoulos, de la Escuela de Salud Pública de Harvard (Estados Unidos) y coautor del estudio. El EPIC se lleva a cabo en veintitrés centros de investigación en diez naciones europeas. Su objetivo es investigar la influencia de los factores biológicos, nutricionales, de estilo de vida y ambientales que causan el cáncer y otras enfermedades crónicas. Al entrar en el estudio, cada sujeto participante debía cumplimentar varios cuestionarios sobre nutrición y estilo de vida. Después cada participante debía indicar la cantidad de ejercicio que realizaba, su historial médico y si fumaba tabaco. Los investigadores explican que evaluaron si los sujetos se ajustaban a la dieta mediterránea tradicional según una escala de puntuación de 0 a 10. Posteriormente se siguió entrevistando a los participantes durante un promedio de ocho años y medio. En ese tiempo, murieron 1.075 participantes por diversas causas: 652 de las 12.694 personas que habían puntuado en dieta mediterránea entre 0 y 4, y 423 de las 10.655 personas con puntuaciones de 5 o más. «Descubrimos que la tasa de mortalidad entre quienes se ajustaban más a la dieta mediterránea tradicional, según las puntuaciones obtenidas, era en general más baja en términos absolutos. En concreto, un aumento de dos puntos en el cumplimiento de la dieta mediterránea, que supone un cambio realista, se asoció estadísticamente a una reducción del 14% en la tasa de mortalidad absoluta», se afirma en el estudio. «En muchos estudios donde se evalúan los efectos de la dieta mediterránea sobre la salud, los autores han especulado sobre los procesos biológicos que intervienen en sus efectos aparentes, destacando especialmente las posibles propiedades antioncogénicas [esto es, eliminación de tumores] del ácido oleico del aceite de oliva, del resveratrol y del piceido que se encuentran sobre todo en el vino, y de otros antioxidantes del aceite de oliva y los alimentos vegetales, así como los efectos beneficiosos de amplia aceptación del aceite de oliva sobre los lípidos de la sangre.» En resumen, esta investigación no proporciona resultados aplicables de forma genérica, debido a que las personas siguen diferentes dietas ya vivan en el mismo país o no. No obstante, los resultados del estudio sí muestran que el sistema de puntuación de la dieta mediterránea «predice con eficacia la mortalidad, porque integra la asociación con la mortalidad de muchos componentes individuales en una única puntuación unidimensional».

Países

Grecia

Artículos conexos