Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Las mosquiteras en puertas y ventanas pueden reducir la incidencia de la malaria, según un estudio

La instalación de telas mosquiteras en las puertas y ventanas de las casas, para impedir que los mosquitos penetren en ellas por la noche, permite reducir un 50% la transmisión de la malaria, según un nuevo estudio publicado en The Lancet. La malaria se encuentra en declive ...

La instalación de telas mosquiteras en las puertas y ventanas de las casas, para impedir que los mosquitos penetren en ellas por la noche, permite reducir un 50% la transmisión de la malaria, según un nuevo estudio publicado en The Lancet. La malaria se encuentra en declive en muchas zonas del África tropical desde 2001, en gran parte gracias al uso extendido de mosquiteras de cama impregnadas con insecticida y a la administración de la terapia de combinación a base de artemisinina. No obstante, a la vez está en auge la resistencia a los insecticidas y fármacos, por lo que es aún más acuciante dar con métodos alternativos para prevenir esta enfermedad. Hasta ahora se había pasado por alto, casi de manera absoluta, la posibilidad de instalar pantallas de tela mosquitera en las puertas y ventanas de las viviendas, situación que unos científicos ubicados en Gambia y Reino Unido trataron de cambiar en el trabajo referido. Para ello, instalaron dos tipos de pantalla antimosquitos en hogares de la ciudad gambiana de Farafenni. Gambia es un lugar idóneo para probar este método, habida cuenta de que el 80% de las víctimas de malaria se contagian por la noche en el interior de su vivienda por la picadura del mosquito Anopheles gambiae. En unas casas se instalaron mosquiteras en las puertas y ventanas y se taparon los agujeros que hubiera en los aleros. En otras casas se colocaron redes antimosquitos en el techo, y otras viviendas se dejaron igual para que sirvieran de referencia. Además, en el interior de las viviendas se pusieron trampas de luz que mostraron cuántos insectos habían conseguido burlar las mosquiteras instaladas en los accesos. Por otra parte, se midió la concentración de hemoglobina de los habitantes de cada vivienda y se evaluó la prevalencia de anemia y parásitos en los niños. Los dos métodos aplicados fueron eficaces para reducir la transmisión de la malaria. Asimismo, los niños que vivían en las casas con pantallas antimosquitos en puertas y ventanas presentaron un 50% menos de probabilidades de sufrir anemia que los demás niños. La instalación de mosquiteras en todos los accesos a la casa fue más eficaz que la mera colocación de redes en el techo, lo cual sugiere que muchos mosquitos penetran por puertas y ventanas. Pese a ello, en el interior de las casas con mosquiteras en puertas y ventanas aún se atraparon unos 30 mosquitos cada noche. Los científicos consideran que esto podría deberse a que las puertas se abrían con frecuencia durante el día y a que los habitantes no las dejaban cerradas hasta las siete u ocho de la tarde. Así, aventuran, los mosquitos capturados podrían haberse introducido en la vivienda antes de esa hora, motivo por el que opinan que se podría reducir aún más la transmisión de la enfermedad si las puertas de las viviendas se cerraran más pronto. La mayoría de los participantes del estudio se mostraron satisfechos con las pantallas mosquiteras en puertas y ventanas. Aparte de protegerles contra las picaduras de insectos, declararon que estas instalaciones les daban más intimidad e incluso mejoraban el aspecto de su vivienda. Otra ventaja de instalar pantallas es que éstas protegen a todos los que viven en la casa. Las pantallas fueron fáciles de construir, de lo que se encargaron carpinteros del lugar que usaron materiales de la zona siguiendo un diseño estándar. Los investigadores apuntan que se podría incrementar aún más la eficacia y durabilidad de las pantallas cambiando ligeramente el diseño y los materiales. En el aspecto económico, las pantallas antimosquitos tienen un coste por persona similar al de las mosquiteras de cama impregnadas con insecticida y al del rociado de insecticida dentro de la casa. En el artículo, los autores aclaran que las pantallas deben emplearse como complemento y no en sustitución de las mosquiteras tratadas con insecticida colgadas sobre la cama. «Sería fácil incorporar el uso de las pantallas antimosquitos a los programas integrados de gestión de vectores de enfermedades. Además, al no emplear insecticidas, serían especialmente beneficiosas en las zonas donde se desarrolle resistencia a los insecticidas», señalan los científicos. «Según nuestras indagaciones, colocar pantallas mosquiteras en puertas y ventanas es una sencilla y económica medida de salud pública que puede salvar vidas», aseguró el profesor Steve Lindsay, de la Universidad de Durham (Reino Unido). «Acondicionar los hogares contra la entrada de mosquitos es una de las mejores soluciones para la protección contra la malaria, y sin embargo no se ha tenido en cuenta en las campañas a largo plazo centradas en el uso de fármacos e insecticidas.» La malaria sigue siendo un problema grave en muchos lugares del mundo. En África, cada 30 segundos muere un niño por esta enfermedad, que además acapara el 40% del gasto en salud pública de este continente.

Países

Gambia

Artículos conexos