Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

El coche contra el avión en el debate sobre el cambio climático

¿Qué medio de transporte contribuye más al cambio climático: el automóvil o el avión? Según los resultados de un estudio financiado con fondos comunitarios el automóvil aumenta la temperatura global más que el avión en un mismo trayecto, aunque a largo plazo. En cambio, el tra...

¿Qué medio de transporte contribuye más al cambio climático: el automóvil o el avión? Según los resultados de un estudio financiado con fondos comunitarios el automóvil aumenta la temperatura global más que el avión en un mismo trayecto, aunque a largo plazo. En cambio, el transporte aéreo genera un calentamiento de corta duración a altitudes elevadas. Estos descubrimientos forman parte del proyecto QUANTIFY («Valoración del impacto climático de los sistemas de transporte europeos y mundiales»), financiado con 8,39 millones de euros por medio del área temática «Desarrollo sostenible, cambio global y ecosistemas» del Sexto Programa Marco (6PM) de la Unión Europea. Los resultados, publicados en un artículo de la revista Environmental Science & Technology, forman parte de un ambicioso programa de investigación que contó con la pericia de 41 participantes y 6 miembros asociados de 17 países europeos, China, India y Estados Unidos. Su colaboración en QUANTIFY se centró en el efecto del tráfico generado por los sistemas de transporte aéreo, marítimo y terrestre (tanto europeos como globales) en el clima del planeta, con especial atención al impacto de los gases de efecto invernadero, las emisiones de precursores de ozono y partículas y estelas de aviones y barcos. El objetivo primordial consistió en generar predicciones y consejos relevantes para que gobiernos y organismos internacionales redacten las políticas pertinentes. El estudio supuso la primera vez que estos investigadores utilizaban una serie concreta de modelos sobre química climática para comparar los efectos provocados por distintos medios de transporte en el clima. Además del dióxido de carbono (CO2), el estudio tuvo en cuenta los efectos de todo tipo de gases (tanto de larga como de corta duración), aerosoles y nubes. El equipo descubrió que de media y a largo plazo el uso de un automóvil aumenta la temperatura global más que un avión en un mismo trayecto de larga distancia. No obstante, el tráfico aéreo aumenta la temperatura global cuatro veces más que el transporte por carretera durante los cinco años siguientes al viaje. El autor principal del estudio, el Dr. Jens Borken-Kleefeld del Instituto Internacional de Análisis Aplicado de Sistemas (Austria), explicó que debido a la altitud a la que circulan los aviones su impacto en el ozono y las nubes es de corta duración pero desproporcionadamente alto. Los investigadores encargados del estudio no pueden precisar la magnitud exacta, pero entienden que el efecto final es un aumento marcado, aunque corto, de las temperaturas. «Los viajes en automóvil emiten más CO2 por pasajero-kilómetro que los realizados en avión. El efecto pernicioso sobre el cambio climático a largo plazo se debe a que el CO2 permanece en la atmósfera durante más tiempo que otros gases», explicó el Dr. Borken-Kleefeld. El equipo de investigadores de Austria y Noruega también descubrió que el transporte de mercancías por avión aumenta las temperaturas globales hasta 35 veces más que si el mismo transporte y la misma distancia se realizan con un camión. Sorprendentemente, el transporte marítimo aumenta la temperatura 25 veces menos que otros medios e incluso enfría el clima a corto plazo. «Los buques contribuyen con CO2, ozono y hollín al cambio climático. Además, emiten cantidades relativamente elevadas de dióxido de azufre que se transforman en partículas de sulfato en la atmósfera. Estas partículas enfrían el planeta ya que reflejan la radiación solar y la devuelven al espacio», explicó otro autor del estudio, el Dr. Jan Fuglestvedt del Centro de Investigación sobre el Clima y Medio Ambiente Internacional (CICERO, Noruega). 0 El Dr. Fuglestvedt añadió que en las décadas posteriores a una travesía por mar el efecto refrigerante supera con creces el de calentamiento. Teniendo en cuenta el gran volumen de mercancías transportadas por barco, en la práctica el comercio internacional por este medio contrarresta parte del aumento de las temperaturas provocado por el transporte de pasajeros global. Advirtió, no obstante, que «a largo plazo todo medio de transporte motorizado contribuye al calentamiento global». El proyecto QUANTIFY estuvo en marcha desde marzo de 2005 hasta febrero de 2010 y entre sus logros se encuentran una base de datos a modo de inventario de emisiones, una escuela de verano, una serie de congresos internacionales y un portal en Internet con actividades didácticas.

Países

Austria, Noruega

Artículos conexos