Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Un estudio solicita mejor atención sanitaria tras fracturas en Rusia

Un nuevo estudio científico de la Fundación Internacional de Osteoporosis desvela que cada vez más habitantes de la Federación de Rusia mueren o quedan gravemente discapacitados debido a la deficiente atención médica que se recibe tras sufrir una fractura. El estudio advierte ...

Un nuevo estudio científico de la Fundación Internacional de Osteoporosis desvela que cada vez más habitantes de la Federación de Rusia mueren o quedan gravemente discapacitados debido a la deficiente atención médica que se recibe tras sufrir una fractura. El estudio advierte que la situación probablemente empeorará debido al envejecimiento poblacional y el consiguiente riesgo de este grupo poblacional de sufrir osteoporosis, enfermedad que debilita los huesos. Presentada el 27 de septiembre en San Petersburgo (Rusia) durante la «Cumbre IOF de Asociaciones de Pacientes de Osteoporosis de los Países del Europa del Este y de Asia Central», la investigación desvela que mientras que en la Europa Occidental la mayoría de pacientes con fractura de cadera reciben un tratamiento óptimo, en la Federación de Rusia las intervenciones quirúrgicas son escasas. Los investigadores indican que los más mayores que han sufrido una fractura de cadera poseen un mayor riesgo de morir por esta causa o sufrir discapacidades prolongadas en cualquier parte del planeta, pero que en la Federación de Rusia y en algunos países de Europa del Este el peligro es mucho mayor. La tasa de mortalidad tras una fractura de cadera en estas regiones es alarmantemente elevada y en algunas ciudades rusas se sitúa hasta entre el 45% y el 52% tras el primer año después del accidente. De los supervivientes, el 33% permanecen postrados y la actividad de un 42% queda muy limitada. Sólo el 9% es capaz de volver a hacer una vida normal tras la fractura. «Es necesario y acuciante que los organismos sanitarios mejoren la atención quirúrgica a quienes padecen fracturas de cadera», indicó la profesora Olga Lesnyak, Vicepresidenta de la Asociación Rusa de Osteoporosis y autora del informe. La osteoporosis, una enfermedad de los huesos que aumenta el riesgo de fracturas, es más común entre los más mayores. Las previsiones demográficas de la mayoría de los países de la región apuntan a un aumento importante de la proporción de gente mayor de cincuenta años para los próximos cuarenta años. Cabe reseñar que también se prevé un descenso de la población total. Se calcula que en 2050 la cantidad de pacientes de osteoporosis en Rusia habrá aumentado en un tercio. A pesar del elevado coste que suponen las fracturas relacionadas con la osteoporosis para la sanidad pública, esta patología apenas recibe atención, según los investigadores, que señalan la abrumante falta de datos epidemiológicos y económicos como motivos principales de que las autoridades sanitarias no reconozcan la urgencia de la prevención de esta enfermedad. «Los resultados dejan claro que los gobiernos deben impulsar estudios epidemiológicos a gran escala que recopilen datos sobre la incidencia de fracturas relacionadas con la osteoporosis», indicó John Kanis, Presidente de IOF. El estudio apunta que la absorciometría de rayos X de energía dual (DXA), que brinda los diagnósticos más precisos, sólo está disponible en las principales ciudades, mientras que en un tercio de los países examinados más del 40% de la población habita en zonas rurales. Además, en la mayoría de los países el tratamiento farmacológico para aquellos que presentan un riesgo elevado de padecer fracturas no es reembolsable o sólo lo es en parte, por lo que queda fuera del alcance de la mayoría de los ciudadanos. Los investigadores advierten que el bajo consumo de calcio y vitamina D repercuten de forma negativa en la salud ósea y señalan que la ingesta del primero en casi todos los países estudiados es mucho menor a la recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que la mayoría de los habitantes de estas regiones padecen una grave hipovitaminosis D. «Es necesario proporcionar un acceso más amplio y equitativo a las pruebas de diagnóstico y a una medicación adecuada para controlar la ola de fracturas que se experimentan en la región», explicó Judy Stenmark, directora ejecutiva de IOF. El informe completo «Auditoría regional de Europa oriental y Asia central: epidemiología, costes y presión sanitaria de la osteoporosis» se publicará en noviembre de 2010 en la página web de IOF. En él se incluirán predicciones y datos sobre 21 países como Armenia, Azerbaiyán, Belarús, Bulgaria, República Checa, Estonia, Georgia, Hungría, Kazajstán, Kirguistán, Letonia, Lituania, Moldova, Polonia, Rumanía, Eslovaquia, Eslovenia, Rusia, Tayikistán, Ucrania y Uzbekistán.

Países

Armenia, Azerbaiyán, Bulgaria, Bielorrusia, Chequia, Estonia, Georgia, Hungría, Kirguistán, Kazajistán, Lituania, Letonia, Moldavia, Polonia, Rumanía, Rusia, Eslovenia, Eslovaquia, Tayikistán, Ucrania, Uzbekistán

Artículos conexos