Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Se descubre un fármaco contra el SIDA que ataca al virus del herpes

Un equipo europeo de investigadores ha descubierto que el raltegravir, el fármaco fabricado por Merck con el nombre Isentress y que se emplea para tratar el SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida), podría ser útil para tratar el virus del herpes. El estudio, financiado ...

Un equipo europeo de investigadores ha descubierto que el raltegravir, el fármaco fabricado por Merck con el nombre Isentress y que se emplea para tratar el SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida), podría ser útil para tratar el virus del herpes. El estudio, financiado en parte por el proyecto SPINE2-COMPLEXES («De receptor a gen: estructuras de complejos de rutas de señalización relacionadas con la inmunología, la neurobiología y el cáncer»), que recibió 12 millones de euros por medio del área temática «Ciencias de la vida, genómica y biotecnología aplicadas a la salud» del Sexto Programa Marco (6PM), podría facilitar el desarrollo de un fármaco capaz de combatir toda la familia de virus herpes. Dirigidos por el Instituto de Investigación Biomédica (IRB) de Barcelona (España), los investigadores aportan indicios de que el raltegravir es capaz de anular la función de una proteína esencial para la replicación de una familia de virus herpes. «Estos resultados tienen un impacto médico claro por tres razones», explicó Miquel Coll, jefe de programa en Biología Estructural y Computacional del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona). «En primer lugar, los humanos no tenemos la proteína del virus que queda afectada, lo que promete un medicamento altamente específico y sin efectos secundarios que sí pueden tener otros fármacos. En segundo lugar, el inhibidor no es tóxico en concentraciones terapéuticas para humanos porque ya está en el mercado, lo que debería facilitar las pruebas de toxicidad. Y en tercer lugar, tenemos indicios de que todos los virus herpes tienen esta proteína, por lo que podría ser una diana válida contra todos los herpesviridae.» Entre los virus herpes hay patógenos como los herpes simple 1 y 2, el de la varicela o zoster, el Epstein-Barr -asociado a varios cánceres-, el de la roséola, el virus herpes asociado al sarcoma de Kaposi -afectados de SIDA- y el citomegalovirus. El citomegalovirus humano (HCMV), sobre el que se ha hecho el estudio, provoca deficiencias neurológicas en el 1% de recién nacidos de los países desarrollados. También retinitis que acaba en ceguera en el 25% de los afectados de SIDA y defectos en el cerebro y sistema nervioso de jóvenes, inflamación de colon, mononucleosis y enfermedades graves de garganta. El 90% de los adultos son portadores de HCMV, pero son virus oportunistas y actúan en personas con defensas bajas como los enfermos de cáncer y de SIDA, en pacientes que se han sometido a trasplantes de órgano o recién nacidos. Para replicarse, el virus herpes entra en el núcleo de la célula, donde utiliza la maquinaria celular para copiar varias veces su propio ADN en una única y larga cadena. Luego actúa un complejo denominado terminasa, formado por tres subunidades de proteínas. La terminasa corta el nuevo ADN en fragmentos pequeños, de la medida de un solo genoma vírico, e introduce los nuevos fragmentos en cubiertas vacías de virus (cápsidas) que se han creado en el núcleo de la célula. Después, los nuevos virus salen de la célula para seguir con la infección. Para resolver la estructura tridimensional de una parte de la terminasa (la proteína diana), los científicos utilizaron una técnica muy avanzada de alto rendimiento de expresión de proteínas con la colaboración del Laboratorio Europeo de Biología Molecular (EMBL) de Grenoble (Francia) y descubrieron que se parecía a la integrasa del virus del SIDA, contra la que existen medicamentos. Las pruebas se hicieron en tubos de ensayo directamente sobre la proteína. «Ahora hay que hacer los ensayos con células enteras infectadas, mejorar la acción del medicamento y comprobar que también funciona contra los otros tipos de virus herpes», explicó Miquel Coll, cuyo laboratorio ha patentado este segundo uso del raltegravir. Al estudio contribuyeron expertos de la República Checa, Francia, Alemania, Hungría, Israel, Italia, Países Bajos, Portugal, España, Suecia y Reino Unido. Sus descubrimientos se publicaron en un artículo de la revista Proceedings of the National Academies of Sciences (PNAS).

Países

Chequia, Alemania, España, Francia, Hungría, Israel, Italia, Países Bajos, Portugal, Suecia

Artículos conexos