Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

La pérdida de biodiversidad podría ralentizarse con nuevas políticas

La biodiversidad de nuestro planeta se encuentra en una grave situación, pero un nuevo estudio indica que su desaparición podría ralentizarse si realmente se aplican las políticas que están emergiendo. El último análisis, que combina varios grandes estudios internacionales sob...

La biodiversidad de nuestro planeta se encuentra en una grave situación, pero un nuevo estudio indica que su desaparición podría ralentizarse si realmente se aplican las políticas que están emergiendo. El último análisis, que combina varios grandes estudios internacionales sobre las futuras variaciones y desapariciones de especies, se ha realizado bajo los auspicios del programa científico mundial de biodiversidad respaldado por la UE, llamado DIVERSITAS, el PNUMA-CMVC (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente - Centro Mundial de Vigilancia de la Conservación) y la Secretaría del CDB (Convenio sobre la Diversidad Biológica). El análisis se ha presentado en la publicación Science. Comparando los resultados de cinco evaluaciones ambientales mundiales realizadas recientemente y una gran selección de documentación revisada entre homólogos y estudiando cuál puede ser la evolución de la biodiversidad en el futuro, el equipo de veintitrés científicos de nueve países identificó los cambios clave que necesita la sociedad para garantizar la estabilidad y la sostenibilidad. La conclusión es que, si no se introducen ni aplican cambios, puede aumentar el riesgo de extinciones, reducirse la población de diversas especies y variar la distribución de las mismas. «No hay duda de que las opciones de desarrollo habituales conducirán a una pérdida catastrófica de biodiversidad» señala el doctor Paul Leadley de la Universidad de Paris-Sud, Francia. «Incluso las perspectivas más optimistas para este siglo predicen sin excepción extinciones y una reducción de las poblaciones de numerosas especies.» Y añade que, aunque el objetivo de frenar la pérdida de biodiversidad en la próxima década «suena bien», no es realista. El doctor Leadley destaca que «existen grandes oportunidades para intervenir a través de mejores políticas, como las destinadas a mitigar los efectos del cambio climático sin una conversión masiva de los bosques en plantaciones de biocarburantes» y éstas pueden combinarse con medidas para proteger la biodiversidad, lo cual realmente da esperanzas de que la ralentización de la pérdida de biodiversidad pueda dejar de ser una mera ilusión. No obstante, el tiempo es clave. El equipo científico, dirigido por el doctor Leadley y el doctor Henrique Miguel Pereira del Centro de Biologia Ambiental, Faculdade de Ciências da Universidade de Lisboa, en Portugal, señala que deben adoptarse medidas urgentemente, especialmente teniendo en cuenta que las diferencias entre las acciones políticas que se tomen en la actualidad podrían suponer, en el mejor de los casos, un aumento del 15 % de la superficie forestal mundial y, en el peor de los casos, una pérdida del 10 % antes de 2030. Los expertos consideran que es «extremadamente importante» establecer un mecanismo para la biodiversidad similar al Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), ya existente, que evalúa la información científica, técnica y socioeconómica relevante para sensibilizar a la población sobre los riesgos del cambio climático provocado por la actividad humana. Esta «Plataforma Intergubernamental sobre diversidad biológica y servicios ecosistémicos» (IPBES) contribuiría a establecer unos indicadores y definiciones acordados para la biodiversidad y a la adopción de decisiones informadas. «Los problemas son tan urgentes y los intereses en juego para la humanidad tan importantes que los científicos deben unirse a través de la IPBES para informar a los políticos con una voz unificada y autorizada», señala el doctor Pereira. Según el equipo, la IPBES podría ser decisiva para promover una cooperación científica para atender las alarmantes predicciones acerca de la evolución de la biodiversidad. Los modelos prevén unas tasas de extinción que van de menos de un 1 % por siglo a más de un 50 %. Los expertos indican que es muy importante alcanzar un consenso con respecto a los plazos de tiempo en que se extinguen las especies y señalan que podrían variar entre unas décadas y unos milenios. Añaden que el resultado es una «gran incertidumbre en los modelos y una considerable falta de consenso en el seno de la comunidad científica en relación con la probabilidad de que se produzcan extinciones masivas durante el próximo siglo». Los científicos destacan que debe prestarse más atención a los cambios en la distribución de las especies y en el tamaño de las poblaciones, dado que el bienestar del ser humano depende de ello. «Se calcula que el riesgo de futuras extinciones es elevado, pero la crisis de biodiversidad no se limita a las extinciones», explica el doctor Pereira. «Gran parte de los cambios en la biodiversidad en el siglo XXI no serán extinciones totales, sino grandes variaciones en la abundancia de las especies y la composición de las comunidades.» La aportación de científicos de Canadá, Francia, México, Países Bajos, Portugal, Sudáfrica, Suecia, Reino Unido y Estados Unidos resultó esencial para el análisis.

Países

Canadá, Francia, México, Países Bajos, Portugal, Suecia, Reino Unido, Estados Unidos, Sudáfrica

Artículos conexos