Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Mejora de las tasas de supervivencia de los pacientes con mieloma y linfoma

En Europa hay más de nueve millones de personas que padecen cáncer; todas las familias están afectadas en mayor o menor grado por esta devastadora enfermedad. La comunidad científica europea trabaja con denuedo para combatir este mal y mejorar la calidad de vida de quienes la ...

En Europa hay más de nueve millones de personas que padecen cáncer; todas las familias están afectadas en mayor o menor grado por esta devastadora enfermedad. La comunidad científica europea trabaja con denuedo para combatir este mal y mejorar la calidad de vida de quienes la sufren. Ahora investigadores de la Universidad de York (Reino Unido) han iniciado un estudio a gran escala sobre el linfoma y el mieloma con los fines de lograr diagnósticos más tempranos y de mejorar la tasa de supervivencia de quienes sufren estas variedades de cáncer, incluidas entre las más comunes en el Reino Unido. Por medio de este proyecto, financiado por Cancer Research UK como parte de la «Iniciativa nacional por la concienciación y el diagnóstico temprano» (NAEDI), se conformará un corpus de datos científicos que resulte de utilidad para diagnosticar antes estos tipos de cáncer. El equipo está dirigido por la Dra. Debra Howell, de la Unidad de Epidemiología y Genética del Departamento de Ciencias de la Salud de dicha universidad. El motivo de emprender este estudio fue la divulgación del dato de que la tasa de supervivencia ante muchos cánceres era peor en el Reino Unido que la media europea. «La Improving Outcomes Guidance [Directriz sobre la mejora de los resultados] del Reino Unido sugiere que el principal motivo es, seguramente, un diagnóstico tardío. Un diagnóstico más temprano daría más margen para administrar el tratamiento con mayor eficacia y salvar miles de vidas», adujo Howell. «Cada año se diagnostican en el Reino Unido casi 15 000 casos nuevos de linfoma (de Hodgkin y no Hodgkin) y mieloma. Diagnosticarlos en una fase temprana es complicado por la compleja naturaleza de estas patologías. Los síntomas del linfoma y el mieloma son sorprendentemente parecidos a los de otros procesos más comunes y benignos. Esto plantea un reto muy difícil tanto para los pacientes como para los facultativos de medicina general a la hora de evaluar síntomas que podrían indicar malignidad. A raíz de esto, es frecuente que se retrase la consulta a un médico, circunstancia que impide recibir atención hospitalaria durante el estadio inicial de la enfermedad.» Pese a lo dispuesto en la Referral Guidance [Directriz sobre remisiones médicas] del Reino Unido, los datos del National Cancer Data Repository [Archivo nacional de datos oncológicos] de 2007 delatan que, si se comparan con los afectados por otros cánceres, los pacientes con indicios hematológicos de neoplasias malignas, como el linfoma y el mieloma, recibían más frecuentemente el diagnóstico tras acudir a urgencias, y eran remitidos con menor frecuencia conforme a la regla relativa a la espera de dos semanas recomendada por las autoridades gubernamentales. Según testimonios registrados de algunos pacientes: «Los médicos se mostraron inquietos por la inflamación de las glándulas de mi cuello, la cual tenía desde hacía un par de meses. Nunca le di importancia porque no dolía» y también «Pensaba que no era más que una inflamación de glándulas. Podría ser una infección de la garganta.» Ante estas conductas de los pacientes, en este nuevo estudio se entrevistará a unos mil pacientes a quienes se diagnosticó linfoma o mieloma por primera vez durante 2012 para averiguar sus síntomas antes de recibir el diagnóstico. También se indagará en la reacción de los pacientes ante tales síntomas, y a quién acudieron para recibir atención primaria. Se consultarán expedientes hospitalarios para detectar las incidencias entre la primera consulta y el diagnóstico, tales como citas en atención primaria y remisiones a hospitales. Los datos recabados servirán para actualizar las directrices clínicas británicas y podrían emplearse también para desarrollar herramientas, como por ejemplo programas informáticos de ayuda a las decisiones, que ayuden a los médicos de primaria a reconocer casos de estos cánceres. Todo ello podría contribuir a promover mejores reconocimientos y remisiones, agilizar los diagnósticos y, en definitiva, mejorar las tasas de supervivencia, según indican los investigadores. Asimismo, se elaborarán recursos informativos que animen a los ciudadanos a acudir al médico más rápido si experimentan síntomas sospechosos. El estudio está basado en la infraestructura de la Haematological Malignancy Research Network (HMRN, Red de investigación sobre malignidades hematológicas), fundada en 2004. HMRN es un registro poblacional especializado y financiado por Leukaemia and Lymphoma Research (LLR), que incluye a todos aquellos pacientes a quienes se ha diagnosticado recientemente una malignidad hematológica dentro de las zonas de la «Red oncológica de Yorkshire y Humber y Yorkshire Coast».Para más información, consulte: Universidad de York: http://www.york.ac.uk/ Cancer Research UK: http://www.cancerresearchuk.org Haematological Malignancy Research Network: http://www.HMRN.org