Skip to main content

Disruptive process for the construction of railway transition zones, reducing drastically construction and maintenance costs

Article Category

Article available in the folowing languages:

Unas cuñas ferroviarias especiales que reducen costes y facilitan el viaje

En el marco del proyecto de la Unión Europea (UE) DIGITALIA 2, una empresa de infraestructuras española ha desarrollado un componente para líneas ferroviarias que reduce costes de construcción y mantenimiento.

Transporte y movilidad

Esta empresa de la coste este de España ha diseñado un componente para vías de ferrocarril que reduce considerablemente los costes de instalación y mantenimiento, además de mejorar la comodidad de los pasajeros. Gracias al proyecto DIGITALIA 2, TORRESCAMARA ofrece ahora cuñas de transición de hormigón para las licitaciones de construcción y mantenimiento de líneas ferroviarias convencionales y de alta velocidad, tanto en España como en otros países. «Con frecuencia, licitaciones de millones de euros se acaban otorgando por diferencias inferiores al 1 % entre las distintas ofertas, así que es imprescindible disponer de herramientas que hagan que la empresa sea más competitiva», explica José Luis Pérez, coordinador técnico de DIGITALIA 2. Estas cuñas son elementos que se instalan en zonas de las vías en las que el tren cruza desde un terraplén hacia un puente, túnel o viaducto, algo que provoca un cambio abrupto en las cargas dinámicas. Sin una cuña, el movimiento del tren entre las diferentes secciones dañaría las vías. Estos elementos se denominan «cuñas de transición» y en su diseño tradicional emplean material granular tratado con cemento. Aunque existen diferentes tipos, en algunos casos su producción e instalación puede tardar meses. «Los materiales granulares tienen unos requisitos específicos que acaban por traducirse en una solución cara y poco adecuada para el medio ambiente», observa Pérez. «Debido a la variabilidad de los materiales, es muy difícil controlar la calidad final de la solución». Por el contrario, estas nuevas cuñas —creadas originalmente en el proyecto DIGITALIA y perfeccionadas en el transcurso de DIGITALIA 2— son unos sencillos componentes prefabricados de hormigón que cualquier fabricante puede construir y que se pueden ajustar para la zona en cuestión. Según Pérez: «La instalación se realiza en unas pocas horas y los costes de mantenimiento se reducen de forma drástica». Un sueño para las tareas de mantenimiento La reducción de costes en zonas de transición es un tema especialmente interesante para los operadores ferroviarios, ya que el trabajo de mantenimiento en estas áreas supone actualmente un 10 % del gasto en la UE en labores de mantenimiento —a pesar de que solo representan el 2,8 % de la longitud de las vías—, un total de 471 millones de euros al año. En TORRESCAMARA, calculan que los directores de construcción podrían ahorrarse un 2 % en costes de construcción y un 10 % en gastos de mantenimiento para líneas ferroviarias. El proyecto —que ha continuado las tareas de investigación y desarrollo iniciadas en el proyecto anterior, DIGITALIA— ha mejorado el diseño de las cuñas gracias al uso de un nuevo «software» y ha realizado demostraciones de funcionamiento ante operadores ferroviarios, empresas de construcción e ingenieros ferroviarios. Los desarrolladores esperan que las cuñas acaben por incluirse en las especificaciones de los propietarios de infraestructuras ferroviarias, y añaden que están dispuestos a valorar la posibilidad de otorgar la licencia de la solución a otros fabricantes. El plan comercial de TORRESCAMARA consiste en ofrecer las cuñas al presentarse a concesiones para el diseño, la construcción y el control de vías, a fin de facilitar la entrada en nuevos mercados. Algunos de sus proyectos actuales son la ampliación de líneas de alta velocidad en España (de Madrid a Galicia y de Valladolid a Burgos) y la estación de Medina en la línea de alta velocidad de Haramain (Arabia Saudí). También ha participado en la licitación de concesiones en Perú, Colombia y Uruguay. Si TORRESCAMARA logra que las cuñas se incluyan en las especificaciones internacionales o si consigue su primer gran contrato para instalarlas en líneas ferroviarias, atraerá la atención de operadores extranjeros, lo que, según sus cálculos, podría aumentar sus ingresos en unos 20-25 millones de euros al año. La financiación de la UE les ha permitido aprovechar el creciente mercado de las infraestructuras en el transporte, un sector con unas inversiones de 838 000 millones de euros en 2014 y que, según un estudio de Oxford Economics y PwC, alcanzará 1,395 billones de euros en 2025. Las predicciones indican que el transporte ferroviario aumentará más del 60 %.

Palabras clave

DIGITALIA 2, cuñas de transición, infraestructura de transporte, vías ferroviarias, concesiones

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación

Avances científicos
Transporte y movilidad

27 Septiembre 2019