Skip to main content

Architectural replicas in the scramble for the past: Politics of identity in Istanbul, Athens, Skopje

Article Category

Article available in the folowing languages:

Las copias de las glorias pasadas provocan controversia en la actualidad

Es posible que se desee recrear el patrimonio histórico de una nación después de que se hayan perdido sus tesoros a raíz de un acontecimiento traumático. Sin embargo, las reproducciones deben ajustarse a unos elevados estándares para evitar que los gobiernos abusen de ellas, tal y como determinó el proyecto REPLICIAS.

Sociedad

Los avances tecnológicos y un mejor conocimiento de la historia hacen que cada vez resulte más posible recrear los edificios y los tesoros del pasado para disfrutar de ellos en el presente. No obstante, se debe proceder con cuidado al dar forma a cómo la gente ve el pasado ahora y en el futuro. La investigadora de REPLICIAS Kalliopi Amygdalou, con el apoyo del programa Marie Skłodowska-Curie, estudió ejemplos de reproducciones históricas en Atenas (Grecia), Skopie (República de Macedonia del Norte) y Estambul (Turquía). Analizó cómo la reconstrucción de edificios como el Teatro Nacional y el Salón de Oficiales de Skopie encajaban con otras obras arquitectónicas que fueron realizadas por el anterior gobierno para redefinir la identidad urbana de toda la ciudad. Amygdalou también investigó la reconstrucción de varios edificios otomanos en Estambul, como la madrasa de Santa Sofía. A una escala menor, la investigadora estudió copias de artefactos museísticos como el sarcófago de Alejandro en Estambul y su copia de Skopie, y los mármoles del Partenón de Londres y sus copias de Atenas. «La reconstrucción crea nueva materia y nuevas pruebas a partir de poca información; en consecuencia, es muy susceptible de ser manipulada o distorsionada», observó Amygdalou. «Es sencillo de publicitar para un público general en comparación con un trabajo arqueológico o de conservación. Por ello, es más fácil de usar en manos de políticos populistas, como muchos de los que ostentan el poder en la actualidad».

Política identitaria

Amygdalou había estudiado la relación entre la arquitectura y la constitución como nación en el sudeste europeo, pero no fue hasta que vivió en Turquía en 2013, durante las protestas del parque Gezi, cuando empezó a notar cómo las copias pasaban a formar parte de los debates identitarios. En las protestas, que se extendieron por toda Turquía, murieron al menos ocho personas y 8 000 resultaron heridas, según una asociación de médicos turcos citada en The Guardian. El detonante fue la reconstrucción de los barracones otomanos de la plaza Taksim en Estambul, como recuerda Amygdalou: «Este fue el primer ejemplo que me llevó a pensar en lo que la reconstrucción significaba tanto para sus defensores como para sus detractores. Mientras tanto, en mi país natal, Grecia, se producía una intensa disputa con Macedonia del Norte sobre la titularidad del patrimonio macedonio antiguo». Bajo la supervisión en la Fundación Helénica de Política Europea y Exterior de Thanos Veremis, catedrático emérito de Historia Política en la Universidad de Atenas, Amygdalou realizó trabajo de campo, entrevistó a arquitectos y profesionales del patrimonio, y examinó los archivos. Se dispuso a explorar la politización de las copias en una región en la que imperios como el macedonio, el romano, el bizantino y el otomano acabaron siendo reemplazados por estados-nación. Estos también han atravesado momentos tumultuosos. Las conclusiones de Amygdalou en Skopie fueron incluidas en una exposición en Atenas en la que fue una de las curadoras, titulada «El futuro como proyecto, Doxiadis en Skopie», y fueron recogidas en un documental. El patrimonio nunca puede ser neutral; la política siempre va a desempeñar su papel —determinó el proyecto REPLICIAS—, pero debería ser abordado y debatido de forma transparente, con la implicación de expertos instruidos. La investigadora remite a las directrices de la Carta de Venecia sobre las reconstrucciones significativas y aceptables y cita la Frauenkirche de Dresde (Alemania) y el puente de Mostar (Bosnia) como buenos ejemplos. «Los estándares son igual de estrictos que los de una excavación arqueológica y el proceso puede durar varios años. No se trata de que esté completada a tiempo para que se haga un consumo visual en carteles políticos», concluye Amygdalou.

Palabras clave

REPLICIAS, política identitaria, copias, reconstrucciones, Atenas, Skopie, Estambul

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación