Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Un gran paso hacia la producción de acero neutro en carbón usando hidrógeno respetuoso con el medio ambiente

Suministradores de electricidad, proveedores tecnológicos, investigadores y socios de la industria siderúrgica han creado una planta piloto para producir hidrógeno usando energías renovables.

Energía

El acero, parte esencial de la vida moderna, es indispensable para la construcción, infraestructuras, maquinaria y enseres domésticos, pero también tiene una enorme huella de carbono. Según un documento de posición de la Asociación Mundial del Acero, se emitieron 1,83 toneladas de CO2 de media por cada tonelada de acero producida en 2017. «La industria siderúrgica genera entre el 7 y 9 % de las emisiones directas del uso mundial de combustibles fósiles». Se están desarrollando y probando varias tecnologías como parte de los esfuerzos por reducir de manera drástica las emisiones de CO2 en la producción de acero. El hidrógeno se considera cada vez más como una alternativa viable para facilitar la transición energética. El proyecto financiado con fondos europeos H2Future tiene como objetivo descubrir métodos innovadores de suministro eléctrico y allanar el camino para una descarbonización progresiva de la producción de acero. Puso en marcha una planta piloto en Linz (Austria) para generar hidrógeno respetuoso con el medio ambiente a partir de electricidad generada de fuentes de energía renovable. La planta, con una capacidad de 6 MW, puede generar 1 200 m3 de hidrógeno respetuoso con el medio ambiente, como se señala en una nota de prensa conjunta en el sitio web de voestalpine, socio del proyecto. En la nota de prensa se añade que el proyecto «es un hito importante para la aplicación industrial de la electrólisis como piedra angular para aplicaciones industriales futuras en la industria siderúrgica, refinerías, la fabricación de fertilizantes, y otros sectores industriales que requieren grandes volúmenes de hidrógeno. Asienta la base para proyectos futuros a escala industrial».

Compensación de electricidad volátil

Además de su despliegue en el proceso de producción siderúrgica en la planta en Linz, el uso de hidrógeno como medio de almacenamiento se someterá a pruebas para ayudar a compensar las fluctuaciones en la red eléctrica derivadas de la volatilidad en la generación de electricidad a partir de fuentes de energía renovable. La idea principal es usar el exceso de energía renovable para generar hidrógeno en condiciones de demanda baja, y utilizar el hidrógeno almacenado para complementar la energía renovable en condiciones de demanda alta. Wolfgang Anzengruber, director general de la empresa VERBUND, coordinadora del proyecto, dice: «El hidrógeno es respetuoso con el medio ambiente; es decir, es neutro en CO2 cuando se produce usando electricidad generada a partir de energías renovables. Nos permite almacenar suministros intermitentes y volátiles de electricidad generada a partir de energías renovables, como energía eólica y solar, para que puedan aprovecharse mejor».

¿Cómo funciona?

La electrólisis, mediante la cual la corriente eléctrica separa el agua en hidrógeno y oxígeno, es la tecnología de base de la planta. En el sitio web del proyecto se explica el proceso: «La tecnología de membrana de intercambio de protones (MIP) funciona usando una membrana de intercambio de protones como electrolito. Esta membrana tiene una propiedad especial: es permeable a los protones, pero no a los gases, cómo el hidrógeno y el oxígeno. Esto significa que en un electrolizador basado en la MIP, la membrana actúa como el electrolito y separador para impedir que los productos gaseosos se mezclen». También se explica que hacer pruebas de esta «tecnología a escala industrial (6 MW) y simular cambios rápidos de cargas en la electricidad generada de fuentes de energía renovables y de la producción siderúrgica en hornos de arco eléctrico (compensación de la red) son los elementos principales de este proyecto europeo emblemático». Los socios del proyecto subrayan que aunque aún es relativamente joven, la tecnología MIP tiene mucho potencial para aplicarse en diversas áreas, como la industria y el transporte, incluido el transporte de mercancías y el ferroviario. En la nota de prensa también se indica: «Además, pueden usarse electrolizadores de respuesta rápida para suministrar las redes eléctricas y, de esa forma, ofrecer servicios para las redes de transmisión cada vez con mayor sobrecarga». El proyecto en curso H2Future (HYDROGEN MEETING FUTURE NEEDS OF LOW CARBON MANUFACTURING VALUE CHAINS) finalizará a medidos de 2021. Para más información, consulte: Sitio web del proyecto H2Future

Países

Austria

Artículos conexos