Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Cómo afectan a la salud humana el calentamiento global y los esfuerzos para adaptarse a él

El aumento de las temperaturas a causa del cambio climático afectará de forma muy importante a la salud de los europeos durante los próximos años. Para prepararse, los planificadores y responsables políticos del ámbito sanitario necesitan saber cómo afectan las temperaturas más elevadas a la salud ya en la actualidad y hasta qué punto pueden ayudar los cambios para adaptarse.

Cambio climático y medio ambiente

La mayoría de las previsiones del número de muertes debidas al aumento de las temperaturas en Europa, lo que se conoce como mortalidad relacionada con el calor, no tienen en cuenta el hecho de que ya se está llevando a cabo una adaptación. Por este motivo, las cifras obtenidas podrían ser sobreestimaciones, según Joan Ballester, profesor investigador ayudante sobre clima y salud en el Instituto de Salud Global de Barcelona o ISGlobal. Con la ayuda del programa Marie Skłodowska-Curie para su proyecto ACCLIM, Ballester ha dedicado los dos últimos años a definir una imagen más precisa, estudiando conjuntamente las tendencias recientes en la mortalidad relacionada con el calor y la disminución teórica de esta cifra a causa de la adaptación. «Existen grandes esfuerzos en marcha para adaptarse al cambio climático tanto en términos de mitigación como de adaptación, y necesitamos saber si valen la pena. En caso negativo, deberemos replantearlos», explica. El conjunto de datos utilizado incluye registros de las temperaturas diarias y las muertes en 150 regiones europeas de 1998 a 2012. El análisis de la información por países ha permitido a Ballester observar en qué países funciona mejor la adaptación. Esta información podría ayudar a definir estrategias futuras y ser útil para quienes necesitan planear la futura carga sanitaria en Europa.

La mitigación es fundamental

Como resultado, Ballester observó que se está produciendo la adaptación a las temperaturas crecientes en toda Europa, pero que los efectos de las temperaturas en aumento anulan sus ventajas. Según explica Ballester: «Cada año somos menos vulnerables a una temperatura determinada pero, puesto que las temperaturas aumentan, las cifras de muertes se mantienen. La vulnerabilidad disminuye, pero la mortalidad, no. Solo si podemos limitar la magnitud del cambio climático podremos llegar a ver los verdaderos beneficios de la adaptación». Al introducir el PIB como variable adicional y observar las diferencias entre países desde la recesión de 2008, se observan algunas sorpresas. «Por lo general, podríamos esperar que el crecimiento económico estuviese relacionado con el bienestar, pero los países que sintieron menos la crisis económica fueron los que experimentaron un aumento de la mortalidad», añade Ballester. Mientras que las muertes vinculadas al calor disminuyeron en un 1,54 % por década en España y un 1,96 % en Italia entre 2008 y 2012, estas aumentaron en Alemania en un 0,37 % y en Polonia en un 2,25 % durante el mismo período de tiempo.

Aire sucio, no PIB

Esto sugiere que la mortalidad relacionada con el calor es procíclica (es decir, aumenta en períodos de crecimiento económico), pero no significa que un aumento del PIB provoque más muertes directamente. Una actividad económica e industrial mayor está asociada con niveles mayores de contaminación atmosférica en las ciudades, lo cual parece señalar al aire contaminado como culpable principal. Otros factores también contribuyen: en tiempos de prosperidad, la gente conduce, fuma y bebe más, mientras que, en tiempos de crisis económica, la gente tiende a limitar los hábitos perjudiciales para la salud. «No digo que debamos reducir el crecimiento económico porque esto reducirá la mortalidad. Los efectos de la austeridad se notarían al cabo de unos años y podrían ser apreciables. El mensaje es que deberíamos disminuir la contaminación atmosférica para que el crecimiento económico sea compatible con la salud de la población», explica Ballester. El climatólogo ampliará el alcance de su investigación en su nuevo proyecto financiado por el Consejo Europeo de Investigación, EARLY-ADAPT, analizando el efecto de la temperatura y once factores ambientales en la mortalidad.

Palabras clave

ACCLIM, mortalidad relacionada con el calor, cambio climático, calentamiento global, temperatura, adaptación, mitigación, contaminación atmosférica

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación