Skip to main content

Demonstration of soft stimulation treatments of geothermal reservoirs

Article Category

Article available in the folowing languages:

Nuevos métodos de estimulación para una gestión más eficiente de los SGM

El proyecto DESTRESS ha estado desarrollando y probando nuevos métodos de estimulación para sistemas geotérmicos mejorados. Su trabajo debería conllevar la reducción de los costes y el aumento de la seguridad medioambiental.

Energía

Tan solo existe un obstáculo que diferencia las técnicas convencionales de los sistemas geotérmicos mejorados (SGM): la capacidad de producir energía asequible mediante el bombeo de agua a alta presión en una roca caliente con baja permeabilidad. Este proceso, conocido como estimulación hidráulica, abriría un mundo completamente nuevo para la sociedad. Gracias a él, los recursos geotérmicos que hasta ahora no era económicamente viable explotar se convertirían de repente en algo que no habría que pensar dos veces. Sin embargo, aún queda mucho para llegar a este punto. Los SGM todavía tienen un largo camino que recorrer para demostrar su valor y atraer a inversores y los esfuerzos del proyecto DESTRESS están destinados a despejar el camino. Desde 2016, el proyecto ha capitalizado los avances en el sector petrolero y gasístico para desarrollar nuevos métodos de estimulación con miras a reducir los costes, aumentar la transmisividad de los yacimientos y minimizar el impacto medioambiental. Esto implica, en concreto, la prevención de fenómenos sísmicos y la contaminación de los acuíferos. «La inspiración vino del desarrollo de yacimientos de hidrocarburos, con una diferencia capital: la estimulación geotérmica tiene como objetivo un tratamiento seguro del yacimiento desde el punto de vista medioambiental», comenta Ernst Huenges, director del Centro Internacional de Investigación Geotérmica (GFZ, por sus siglas en alemán) del Centro Helmholtz de Potsdam (Alemania) y coordinador de DESTRESS. El consorcio del proyecto también basa sus conceptos en la evaluación de riesgos ampliada y los recientes progresos científicos en la interacción fluido-roca, lo que permite un método de estimulación suave, una determinación más precisa del campo de tensión y el análisis de la sismicidad inducida. El concepto de DESTRESS se está aplicando en varios yacimientos. «Nuestros tratamientos de estimulación se están probando en diferentes entornos geológicos y bajo diferentes circunstancias específicas del yacimiento, como estados específicos del pozo y distancias variables a las ciudades. En cada caso, las adaptaciones necesarias están relacionadas con los tipos de rutas para los fluidos. Los yacimientos porosos requieren más tratamientos químicos para disolver obstáculos con ácidos, mientras que los yacimientos fracturados reaccionan más a la estimulación hidromecánica», explica Huenges. DESTRESS se dividió en siete paquetes de trabajo, dos de los cuales tenían como objetivo desarrollar un demostrador para un tratamiento de estimulación innovador: uno para tratamientos combinados de acidificación hidráulica en areniscas y otras rocas; y otro para estimulación hidráulica cíclica y multietapa en granitos y areniscas compactas.

Una fuente de inspiración para nuevos yacimientos

Aunque el proyecto terminará a finales de noviembre de 2020, Huenges confía en que cualquier parte interesada que busque tratamientos similares para resolver los problemas de productividad o inyectabilidad en su propio yacimiento pueda emplear DESTRESS como ejemplo. «Seguramente, las lecciones aprendidas del trabajo de DESTRESS, sobre todo en lo que respecta a la evaluación de los riesgos aplicados y los flujos de trabajo, influirán de forma positiva en los tratamientos que se realicen más adelante en otros yacimientos (por ejemplo, en la central geotérmica de United Downs en el Reino Unido)», comenta Huenges. El potencial de suministro de calor geotérmico en Europa es enorme y la creciente demanda de suministro de energía renovable hace que los SGM constituyan una tecnología atractiva, siempre y cuando los posibles problemas medioambientales puedan gestionarse de manera positiva. El equipo de DESTRESS se centrará en una estimulación multietapa durante los próximos meses, que aún no se ha probado para sistemas geotérmicos con un nivel de fiabilidad suficiente, a fin de seguir cerrando las brechas restantes. A partir de esa etapa, la comercialización no debería estar muy lejos en el futuro. Huenges comenta: «Creemos que estamos cerca de la comercialización en pozos desarrollados últimamente. Aun así, recientemente descubrimos que todavía se requiere un desarrollo adicional en pozos más antiguos debido a problemas de integridad. Varios interesados involucrados en DESTRESS, junto con un proyecto de seguimiento de la Unión Europea, seguirán desarrollando nuevas tecnologías de tratamiento».

Palabras clave

DESTRESS, geotérmica, SGM, estimulación hidráulica, interacción fluido-roca, demostrador, impacto medioambiental

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación