Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Un método nuevo para mejorar el tratamiento de la principal causa de la ceguera

La degeneración macular asociada a la edad es una de las principales causas de ceguera. Se calcula que para el año 2040 aproximadamente veinticinco millones de europeos padecerán esta enfermedad. El tratamiento es invasivo, pero los pacientes pueden beneficiarse de un mejor control de su enfermedad gracias a los esfuerzos de una investigación financiada con fondos europeos.

Salud

La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) afectará a casi 288 millones de personas en todo el mundo y a casi 25 millones de europeos para el año 2040. De las personas que experimenten pérdida de visión, la gran mayoría padecerá DMAE exudativa. El factor de crecimiento endotelial vascular (FCEV) es el principal responsable del desarrollo de nuevos vasos sanguíneos coroideos anormales y permeables, lo que conlleva una pérdida grave de la visión central. Hace diez años, las terapias con proteínas antiFCEV revolucionaron el tratamiento de la DMAE exudativa. El tratamiento consiste en inyecciones regulares con fármacos antiFCEV en el humor vítreo del globo ocular, posiblemente durante el resto de la vida del paciente, y ralentiza el desarrollo de estos vasos sanguíneos anormales. Con todo, el intervalo de administración varía mucho entre los pacientes y es más corto en los ensayos clínicos que en la práctica clínica. La frecuencia de la inyección la decide el oftalmólogo a partir del análisis subjetivo de las imágenes de la retina obtenidas por tomografía de coherencia óptica (TCO). Paradójicamente, no se dispone de un método cuantitativo para su evaluación. Evaluar la concentración del fármaco en el ojo (farmacocinética (FC)) y su repercusión en la enfermedad (farmacodinámica (FD)) ha sido un reto. El respaldo de la Acciones Marie Skłodowska-Curie al proyecto EyeTREAT permitió a Eva del Amo Páez, investigadora principal, desarrollar una nueva forma de evaluar las necesidades de frecuencia. «La ventaja de nuestro método es que podemos utilizar datos disponibles de imagenología no invasiva para construir el modelo», comenta del Amo Páez. La investigadora llevó a cabo su estudio en la Universidad de Manchester, bajo la supervisión de Leon Aarons, profesor de Farmacometría. EyeTREAT ha desarrollado una forma de utilizar los datos de TCO, que es una técnica de imagenología no invasiva utilizada para examinar la retina. La exploración con TCO es una práctica rutinaria en las clínicas oftalmológicas para ayudar al diagnóstico de la degeneración macular. A partir de la exploración no invasiva de la retina con TCO, se pueden obtener datos cuantitativos del grosor central de la retina que se utilizan para evaluar la FD, y, conociendo la dosis y la frecuencia de las inyecciones del fármaco antiFCEV, se puede estimar la FC. Gracias a una técnica de modelización denominada «efectos mixtos no lineales», EyeTREAT ha logrado obtener información sobre el efecto de las inyecciones en una población de pacientes a pesar de que los datos individuales son escasos. De esta manera, EyeTREAT ha podido desarrollar modelos preliminares de farmacocinética y farmacodinámica de la población en aras de comprender el vínculo entre el tratamiento y la respuesta. «La escasez actual de modelos conlleva un muestreo invasivo del humor vítreo de la cavidad anterior del ojo. La ventaja de nuestro método es que podemos utilizar datos disponibles de imagenología no invasiva para construir el modelo», comenta del Amo Páez. Estos modelos podrían proporcionar información sobre la variabilidad atribuida a factores intrínsecos del paciente, como el sexo y la edad, y la selección de la pauta de administración para un tratamiento eficaz. El trabajo realizado como resultado de la investigación de EyeTREAT puede favorecer el desarrollo de futuros modelos para otros fármacos antiFCEV. También podría favorecer a otras retinopatías que impliquen la neovascularización de la parte posterior del ojo, como la oclusión venosa retiniana y las retinopatías diabéticas. Del Amo Páez aún está analizando los datos pero comenta: «Hemos observado que existe una correlación entre el estado inicial del grosor de la retina central y la eficacia del tratamiento. Se necesitan más estudios, con más datos sobre los pacientes y mediciones más frecuentes de TCO, para definir la pauta de administración individualizada apropiada para estos pacientes en la consulta». Una vez establecido, el oftalmólogo podría prever el intervalo de inyección a partir de la exploración clínica individual de la retina con TCO.

Palabras clave

EyeTREAT, degeneración macular asociada a la edad, DMAE, factor de crecimiento endotelial vascular, retina, imágenes retinianas, FCEV, antiFCEV

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación