Skip to main content

Targeting epigenetic REPROGRamming of innate immune cells in Atherosclerosis Management and other chronic inflammatory diseases

Article Category

Article available in the folowing languages:

Actuar sobre las células inmunitarias innatas para prevenir enfermedades cardiovasculares

Investigadores del Centro Médico Académico en Ámsterdam están mejorando el potencial terapéutico de las células inmunitarias innatas para prevenir episodios cardiovasculares agudos, como los infartos de miocardio y los derrames cerebrales.

Salud

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muerte en el mundo: cada año mueren más personas por ECV que por cualquier otra causa. Teniendo esto en cuenta, no resulta sorprendente que se realicen importantes esfuerzos e inversiones para prevenir episodios cardiovasculares agudos tales como los infartos de miocardio y los derrames cerebrales. Un área que tiene potencial es el de las células inmunitarias y, en particular, las células inmunitarias innatas. Esto se debe a que el sistema inmunitario desempeña un papel importante en el desarrollo de la aterosclerosis, la causa subyacente en la mayoría de las ECV. «Existen pruebas convincentes de que los factores ateroscleróticos provocan la migración de células inmunitarias al preactivar las células inmunitarias innatas», expresa Erik Stroes, un especialista en ECV del Centro Médico Académico de Ámsterdam. «En vista del papel activo que desempeñan las células inmunitarias innatas en la inducción de un estado inflamatorio de bajo grado y continuo en las paredes arteriales, las células inmunitarias innatas ‘‘sensibilizadas’’ representarían una diana terapéutica prometedora». Como investigador principal del proyecto REPROGRAM, financiado con fondos europeos, Stroes está trabajando para mejorar nuestro entendimiento sobre el potencial terapéutico de las células inmunitarias innatas.

Factores intervinientes

Los investigadores del proyecto comenzaron por detallar el efecto que tienen los factores de riesgo cardiovascular sobre los cambios epigenéticos en las células inmunitarias. También trabajaron para determinar el impacto que estos factores de riesgo tienen sobre la aterosclerosis e investigaron su potencial terapéutico. «Descubrimos que los factores que modulan las ECV, entre ellos la dieta y el ejercicio, afectan la actividad general de las células madre hematopoyéticas y las células progenitoras en la médula ósea, y las células mieloides tanto en los órganos linfáticos como en la circulación», explica Stroes. «Esto significa que la médula ósea interviene en la aceleración de la aterosclerosis mediante la producción de leucocitos ‘‘sensibilizados’’, que son más propensos a provocar reacciones inflamatorias en todo el cuerpo humano». Seguidamente, los investigadores se preguntaron «¿cómo activan estos factores de riesgo comunes las células inmunitarias? y ¿cuánto dura la activación?» «Nuestra investigación muestra que una serie de factores que contribuyen a la ECV aterosclerótica provoca una activación duradera del sistema inmunitario innato, conocida como inmunidad entrenada», añade Stroes. «Esto da lugar a un estado hiperinflamatorio sistémico, debido a las respuestas más agresivas de las células inmunitarias innatas».

La importancia de intervenciones especiales

A partir de ahí, los investigadores estudiaron si la eliminación de los factores de riesgo tradicionales podría revertir este estado activado del sistema inmunitario. «Demostramos fehacientemente que el sistema inmunitario innato es hiperactivo en pacientes expuestos a los factores de riesgo cardiovascular tradicionales», señala Stroes. «Más importante aún, este estado de hiperactividad permanece durante varias semanas —cuando no son meses— incluso después de eliminar los factores de riesgo tradicionales». Este hallazgo denota que la práctica clínica actual de actuar «solamente» sobre los factores de riesgo tradicionales, como el colesterol, no logra abordar el estado inflamatorio persistente. A su vez, esto contribuye al riesgo residual de episodios cardiovasculares agudos. «Esto pone de relieve el concepto terapéutico de que se necesitan intervenciones especiales para abordar de manera efectiva el riesgo inflamatorio residual en pacientes cardiovasculares», concluye Stroes. Actualmente, los investigadores del proyecto trabajan para identificar el agente más adecuado para reducir este riesgo residual.

Palabras clave

REPROGRAM, células inmunitarias innatas, enfermedad cardiovascular, células inmunitarias, aterosclerosis

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación

Avances científicos
Salud

20 Septiembre 2021