Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Desvelar el comportamiento de las abejas melíferas

Para comprender mejor el comportamiento de las abejas melíferas, una zoóloga está estudiando cómo afecta a la colonia una feromona producida por la abeja reina.

Cambio climático y medio ambiente
Alimentos y recursos naturales

La abeja melífera, responsable de polinizar el 80 % de las plantas cultivadas en Europa, es la especie polinizadora gestionada más importante para el ser humano. Por desgracia, tal como ocurre con muchas especies de insectos y abejas, las poblaciones de abejas melíferas están menguando. Esta tendencia provoca un perjuicio generalizado, que afecta desde la seguridad alimentaria hasta la biodiversidad; por ello, es esencial que aprendamos todo lo que podamos sobre esta especie. Si las abejas melíferas son unos polinizadores tan eficientes en parte se debe a su historia vital. «Las abejas melíferas viven en grandes colonias y cada colonia solo tiene una hembra reproductora que impide a las demás reproducirse mediante la llamada feromona mandibular de la reina (queen mandibular pheromone o QMP en inglés)», explica Elizabeth Duncan, zoóloga en la Universidad de Leeds. «En consecuencia, en la colonia quedan disponibles 40 000 abejas obreras para recoger alimentos y cuidar de la colonia, por eso son unas polinizadoras tan eficientes». Duncan dirigió el proyecto DRiveR, financiado con fondos europeos y respaldado por las Acciones Marie Skłodowska-Curie, que tenía por objetivo determinar si la dopamina, una amina biógena, conecta el cerebro y ovario de la abeja melífera cuando queda expuesta a la QMP. «Descubrirlo nos permitiría determinar si ciertas perturbaciones medioambientales, como la exposición a plaguicidas, afectan a esta señalización», añade Duncan. «Y, en caso afirmativo, si esa influencia genera problemas dentro de la colonia que podrían reducir el número de integrantes».

Un avance esencial en nuestra comprensión

Los investigadores no tardaron en observar que la relación entre la dopamina, el cerebro, el ovario y la QMP es increíblemente compleja. Por ejemplo, en el cerebro la dopamina actúa uniendo receptores de dopamina. Según Duncan, estos receptores no solo se expresan en el ovario, sino que esta expresión es extremadamente sensible a la reina y su feromona. «Cuando la reina está presente, los receptores y los genes sensibles a la dopamina se expresan extensamente en el ovario», explica Duncan. «Sin embargo, en cuanto la reina se retira, incluso antes de que observemos cambios en las abejas obreras o sus ovarios, se produce una disminución tanto de la expresión de los receptores como de los genes de respuesta». Este hallazgo sugiere que la señalización de la dopamina es una de las primeras cosas que cambian en el ovario de la abeja melífera, lo cual implica que es parte de la respuesta primaria a la pérdida de la reina. «Descubrir cómo influye en la abeja, y en particular en su ovario, la pérdida de QMP nos ayuda enormemente a entender la respuesta primaria del ovario», prosigue Duncan. «Esto supone un cambio radical en nuestra comprensión de cómo responde el ovario a la QMP y de la función que desempeña la dopamina en este proceso».

Superar los retos

El proyecto DRiveR se enfrentó a varios retos inesperados desde el comienzo. Sin embargo, a pesar de las condiciones meteorológicas adversas, de la pandemia de COVID-19 y de problemas con la tecnología, los investigadores lograron obtener nuevos datos sobre el comportamiento de las abejas y la influencia de los plaguicidas sobre él. «Este trabajo no habría sido posible sin el apoyo de mi increíble equipo, formado por dos investigadores postdoctorales y tres doctorandos en diversas capacidades», concluye Duncan. «Las dificultades a las que nos enfrentamos como equipo nos obligaron a pensar de forma creativa, flexible y atípica, una habilidad valiosa para cualquier investigador y que, en última instancia, reforzó el proyecto». Actualmente Duncan está investigando cómo se regula la expresión del receptor de la dopamina en el ovario de la abeja melífera y cómo afectan los plaguicidas a este sistema.

Palabras clave

DRiveR, abeja melífera, polinizador, feromona mandibular de la reina

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación