Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Fomento de la comparabilidad de datos para evaluar la educación intercultural

Los responsables de las políticas educativas suelen tener dificultades para evaluar la forma en la que se imparten y aprenden las materias en escuelas, sistemas y países diferentes. Una investigación financiada con fondos europeos realizada en cuatro continentes sugiere que una solución clave consiste en mejorar la comparabilidad de los datos de los estudios internacionales sobre educación, especialmente mediante el uso de herramientas estadísticas avanzadas.

Sociedad

La evaluación constituye una parte indisoluble del proceso educativo en muchos países. Con todo, las políticas y las prácticas de evaluación nunca podrán adaptarse a todas las situaciones, ya que tienen lugar en niveles diferentes y utilizan métodos diversos. «Nuestro objetivo era desgranar la complejidad de la evaluación educativa, incluso a nivel de sistema, escuela, aula y estudiantes. Para ello, estudiamos múltiples países y empleamos métodos fiables de investigación intercultural», explica Jamis He Jia, coordinadora del proyecto financiado con fondos europeos POEECCP en el Instituto Alemán de Investigación Educativa de Leibniz (DIPF - Leibniz Institut für Bildungsforschung und Bildungsevaluation. El proyecto se centró en la evaluación educativa a gran escala, en concreto en el Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que cuantifica el rendimiento académico de los alumnos de quince años en matemáticas, ciencias y comprensión lectora cada tres años en docenas de países participantes. Los datos de PISA estudiados por el proyecto incluían el rendimiento académico de los estudiantes y su autoevaluación sobre su bienestar (por ejemplo, sentido de pertenencia al centro escolar) y sus percepciones (por ejemplo, prácticas educativas), la autoevaluación de los maestros sobre su práctica docente en el aula (por ejemplo, calificaciones), así como la autoevaluación del director del centro escolar sobre los contextos escolares y las políticas y prácticas de evaluación.

Evaluación de la comparabilidad de los datos

En el primer estudio se examinó la cuestión metodológica de las comparaciones interculturales. En él se analizaron estadísticamente los datos recopilados con avanzados métodos psicométricos para determinar la comparabilidad de los datos de las encuestas de doce países participantes en PISA. «Los datos autoinformados tienen a veces poca comparabilidad entre culturas, debido a diferencias culturales y lingüísticas. Un buen ejemplo es la motivación para aprender, donde los estudiantes de culturas colectivistas generalmente se califican a sí mismos con una puntuación menor que los estudiantes de países individualistas», comenta He Jia, doctora en Psicología Intercultural por la Universidad de Tilburg (los Países Bajos). La investigadora explica que esto se debe no solo a diferencias reales en la motivación, sino también a diferencias culturales en la forma de presentarse a uno mismo. Mientras que el primer grupo muestra un sesgo de modestia (al evitar verbalizar opiniones marcadas), el segundo grupo muestra una fuerte tendencia a la superación personal. «Cuando los datos no son totalmente comparables entre todos los países, los investigadores y los profesionales del ámbito educativo deberían trabajar con psicómetras y emplear métodos estadísticos innovadores para desvelar similitudes y diferencias culturales», añade He Jia, que contó con el apoyo del programa de Acciones Marie Skłodowska-Curie.

La influencia del origen

El segundo estudio se centró en estudiantes de origen inmigrante o nativo de Alemania, España e Italia, tres países con diferentes enfoques del multiculturalismo y estructuras de la población inmigrante diferentes. En él se demostró cómo los vínculos entre las mismas prácticas, como la calificación de los profesores, y los resultados de los estudiantes pueden variar significativamente en función del origen de los estudiantes. He Jia comenta: «Por lo tanto, los responsables de las políticas educativas deberían dar a los profesores y las escuelas cierta autonomía para su evaluación interna y del aula. Los profesores deben adaptar sus métodos en aras de garantizar la inclusión y la equidad de los diferentes grupos de estudiantes». Los resultados de la investigación del proyecto se han compartido abiertamente con especialistas en educación y con organismos de coordinación de encuestas a gran escala, como la OCDE, y se han presentado en talleres y conferencias en universidades de Alemania y los Países Bajos. «Nuestro objetivo es fomentar el rigor metodológico al realizar una evaluación educativa intercultural», apunta He Jia y añade que la experiencia del proyecto, que abarca diferentes métodos para tratar y mejorar la comparabilidad de los datos en este ámbito, podría fortalecer las teorías sobre la eficacia educativa. Es más, también podría ayudar a los países a desarrollar y poner en práctica políticas educativas mejores y más específicas.

Palabras clave

POEECCP, estudios interculturales, comparabilidad de datos, evaluación educativa, PISA, políticas, métodos psicométricos, centros escolares, estadísticas, profesores

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación