Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

La reducción de las emisiones mundiales en consonancia con el Acuerdo de París implica beneficios a corto plazo para la Tierra

Un nuevo estudio respaldado por la Unión Europea muestra que la reducción de las emisiones para lograr los objetivos de 1,5 °C y 2 °C podría ralentizar el calentamiento en dos décadas.

Cambio climático y medio ambiente

Muchos países están tomando medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en consonancia con los objetivos del Acuerdo de París. Aunque dichos esfuerzos llevarán a claros beneficios en la segunda mitad del siglo, las ventajas a corto plazo en cuanto a la mitigación no son tan evidentes, en parte porque la variabilidad natural del clima puede ocultar el impacto humano en las temperaturas mundiales. Al centrar su investigación en el efecto de la reducción de las emisiones mundiales en las próximas décadas, los científicos respaldados por el proyecto CONSTRAIN, financiado con fondos europeos, ahora también han identificado los beneficios a corto plazo para el planeta. Los investigadores descubrieron que los esfuerzos para mantener a largo plazo el calentamiento global en 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales afectaría notablemente a las tasas de calentamiento, incluso tras tener en cuenta la variabilidad climática natural. De hecho, su estudio, publicado en la revista «Nature Climate Change», muestra que esos estrictos esfuerzos de mitigación podrían reducir «trece veces el riesgo de que se observen tasas de calentamiento sin precedentes en los próximos veinte años, en comparación con un escenario sin mitigación».

Método doble

Se utilizaron dos métodos para determinar si reducir las emisiones tendría algún efecto positivo en las tasas de calentamiento a corto plazo. En el primero, se usaron simulaciones de los últimos modelos climáticos creados en el marco de la fase 6 del Proyecto de Intercomparación de Modelos Acoplados (CMIP6, por sus siglas en inglés), un esfuerzo colaborativo en el que participan miles de investigadores climáticos del todo el mundo. Las simulaciones se limitaron en base a su precisión para representar las últimas tasas de calentamiento. El segundo método combinó miles de simulaciones, a partir de un sencillo modelo climático denominado modelo «Finite amplitude Impulse Response» (FaIR), con estimaciones basadas en observaciones sobre cómo el clima varía de forma natural. Según escribieron los autores en el artículo: «La combinación de esos dos métodos ofrece ventajas porque los modelos de la CMIP6, aunque son exhaustivos, no representan con precisión la variabilidad interna observada, y la CMIP6 no se diseñó para muestrear toda la gama de incertidumbres sobre los parámetros que afectan a las proyecciones de temperatura. Dado que es barato utilizar FaIR, puede servir para muestrear la incertidumbre en las proyecciones de temperaturas de forma más amplia que en las modelizaciones climáticas complejas». Al usar ambos métodos, el equipo de investigación llevó a cabo simulaciones para diferentes hipótesis sobre emisiones de cara a los próximos veinte años. Entre ellas, los esfuerzos para mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 °C y 2 °C, así como una «vía de mitigación más plausible» que implique el compromiso de cada país, denominado contribuciones determinadas a nivel nacional (CDN), en el marco del Acuerdo de París. Posteriormente, se compararon estas vías con dos escenarios sin mitigación: una vía más desfavorable y muy improbable en la que se asume «un incremento cinco veces superior en el uso del carbón a finales del siglo XXI» y una vía sin mitigación promedio, la cual se usó como referencia. Según el estudio, ambos métodos mostraron «un claro beneficio de fuerte mitigación en cuanto a la disminución de las tasas de calentamiento a corto plazo». Por ejemplo, de acuerdo con las proyecciones de FaIR en el marco del escenario de los 2 °C, la «tasa de calentamiento es casi la mitad en el escenario sin mitigación más desfavorable y de dos terceras partes en el escenario sin mitigación promedio». En el escenario de 1,5 °C, la «tasa de calentamiento es casi una tercera parte de las del escenario sin mitigación más desfavorable y aproximadamente más de la mitad en el escenario sin mitigación promedio». El escenario de las CDN menos ambicioso también mostró una reducción en el calentamiento de aproximadamente una tercera parte en comparación con el peor escenario posible y de una cuarta parte en comparación con el escenario de referencia. Tal y como los investigadores de CONSTRAIN (Constraining uncertainty of multi decadal climate projections) destacaron en un artículo reciente publicado en el sitio web «Carbon Brief»: «Las medidas inmediatas y firmes sobre el cambio climático pueden ofrecer beneficios a lo largo de nuestras vidas y no solo en un futuro lejano». Para más información, consulte: Sitio web del proyecto CONSTRAIN

Palabras clave

CONSTRAIN, clima, escenario de mitigación, calentamiento, emisiones, Acuerdo de París