Skip to main content

Innovation pathways, strategies and policies for the Low-Carbon Transition in Europe

Article Category

Article available in the folowing languages:

Reconstruir mejor: desde la COVID-19 al clima

El camino de Europa hacia la recuperación debe conducir necesariamente a un futuro con cero emisiones netas de carbono. El proyecto INNOPATHS, financiado con fondos europeos, ofrece una perspectiva detalladas de las estrategias de descarbonización que auguran beneficios económicos, sociales y ambientales.

Cambio climático y medio ambiente

A medida que Europa se recupera de la pandemia de COVID-19, la amplia gama de tecnologías con baja emisión de carbono disponibles o en desarrollo sugiere que la creación de sistemas energéticos descarbonizados es solo una cuestión de inversión y voluntad política. Con todo, elegir las tecnologías adecuadas para lograrlo es más fácil de decir que de hacer. El trabajo realizado por el equipo del proyecto INNOPATHS (Innovation pathways, strategies and policies for the Low-Carbon Transition in Europe) puede servir como inspiración.

Resultados contraintuitivos

El proyecto INNOPATHS, dirigido por Paul Ekins, catedrático de Recursos y Política Ambiental del University College de Londres (UCL, por sus siglas en inglés), proporciona múltiples estrategias para descarbonizar el sistema energético y pone de manifiesto la repercusión económica de cada elección. Esta información se presenta en forma de un conjunto de herramientas en línea para responsables políticos, representantes de la industria, científicos y profesionales del sector energético. «Concebimos una herramienta de matriz tecnológica que contiene datos de cuarenta y seis tecnologías clasificadas en cuatro categorías, a saber: energía, transporte, industria y edificios —comenta Ekins—. Además de esta herramienta, creamos una herramienta de evaluación de políticas de descarbonización, que proporciona información sobre normativas, instrumentos económicos e instrumentos blandos, un simulador de descarbonización del sistema energético, y cuatro supuestos INNOPATHS». En conjunto, estas herramientas ofrecen información valiosa para los responsables de la toma de decisiones que, de otro modo, podrían verse abrumados por la magnitud del reto o estar poco dispuestos a afrontar un rechazo político. El equipo del proyecto comparó los supuestos INNOPATHS con tres modelos de evaluación integrados, lo que ayudó a demostrar que todos los modelos en todos los supuestos pueden permitir lograr la neutralidad climática de aquí a 2050. «Sin duda, nadie puede estar seguro del impacto de avanzar hacia un sistema energético sin emisiones de carbono. Afrontamos conexiones complejas entre los cambios del sistema energético y la economía, y sabemos que los sistemas complejos suelen responder a las intervenciones de forma inesperada y, a veces, contraintuitiva —explica Ekins—. Sin embargo, los modelos pueden proporcionar información valiosa sobre esas posibles respuestas»

Cuatro supuestos para lograr cero emisiones netas de carbono

El primer supuesto de INNOPATHS se denomina «Nuevos actores y sistemas». Se trata de un panorama de gran electrificación con una alta proporción de nuevos generadores y prosumidores. El segundo, «Renovación de operadores», se centra en la captura y el almacenamiento de carbono (CAC) y la energía nuclear favorecida por un nuevo impulso político. «Los vectores energéticos finales no cambian substancialmente, pero la oferta sí: sólidos, líquidos y gases se suministran a partir de la bioenergía y la conversión de electricidad en otro producto, la bioenergía con CAC se utiliza ampliamente y el hidrógeno se incorpora a las redes de gas en las que la conmutación es sencilla», comenta Ekins. El tercer supuesto es el de «Eficiencia y suficiencia», con niveles muy altos de eficiencia en los edificios a través de bombas de calor y renovaciones de alta especificación, la electrificación del transporte, y cambios en la demanda industrial. Por último, el cuarto supuesto contempla una Europa de dos velocidades, con el despliegue de tecnologías de emisiones negativas (bioenergía con CAC y captura de aire) en las regiones líderes, y niveles más bajos y tardíos de mitigación en las regiones rezagadas. «La electricidad desempeña un papel esencial en la descarbonización de todos los sectores, ya que reduce a menos de la mitad el uso de combustibles fósiles sólidos, líquidos y gaseosos registrado en 2015 —apunta Ekins—. Los combustibles sintéticos, los biolíquidos y el hidrógeno también son fundamentales para la descarbonización de las industrias pesadas y en el transporte pesado». A lo que agrega que para 2050, las energías solar y eólica constituirán las principales fuentes de electricidad en la mayoría de los supuestos y modelos, excepto en aquellos en los que se hace hincapié en la energía nuclear. Ekins expresa su decepción porque los programas de recuperación de la COVID-19 propuestos hasta el momento incorporan pocos elementos relacionados con la descarbonización. Los supuestos de EUCalc sugieren de manera clara que la descarbonización total de Europa no solo es posible, sino que puede llevar a una sociedad próspera, más sana y con una mejor calidad de vida global que en la actualidad. En un supuesto de 2 °C, los beneficios secundarios de la descarbonización para la salud superan incluso los costes de esta, lo que da algo sobre lo que pensar y, con suerte, más pronto que tarde, motivos para pasar a la acción política.

Palabras clave

INNOPATHS, descarbonización, bajas emisiones de carbono, matriz tecnológica, herramienta, emisiones, estrategias

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación