Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Un parche cutáneo nuevo para diagnosticar rápidamente la tuberculosis

Un parche cutáneo absorbente desarrollado por científicos financiados con fondos europeos ofrece un método barato, rápido y sencillo de diagnóstico de la tuberculosis.

Salud

Un equipo internacional de investigadores ha desarrollado un método rápido, preciso y no invasivo para el diagnóstico de la tuberculosis, una enfermedad infecciosa que pone en peligro la vida de más de diez millones de personas cada año. El método nuevo, que se ha creado con el apoyo del proyecto financiado con fondos europeos A-Patch, emplea un parche cutáneo que absorbe compuestos específicos de la tuberculosis que se detectan en el aire atrapado sobre la piel. Si bien la tuberculosis es una enfermedad curable con tratamiento, su diagnóstico no es del todo sencillo. Hoy por hoy, los sistemas sanitarios de todo el mundo no llegan a detectar cerca de tres millones de casos activos y los síntomas no específicos de la enfermedad provocan que millones de pacientes reciban un diagnóstico incompleto o simplemente tardío. Las pruebas de diagnóstico disponibles son lentas, de baja sensibilidad o poco específicas y demasiado complejas para su empleo en lugares con recursos limitados. Por ejemplo, los cultivos micobacterianos precisan de cuatro a ocho semanas y es necesario acudir tres veces al médico antes de concretar un diagnóstico y poder iniciar un tratamiento. Otro gran obstáculo es el coste. Cada prueba de frotis de esputo cuesta de 2,2 a 8,9 euros, un coste prohibitivo, si se tiene en cuenta que la inmensa mayoría de los casos de tuberculosis se dan en países en desarrollo, algunos en los que se vive con tan solo un euro al día. La necesidad de contar con una prueba rápida, barata y que no implique un frotis de esputo para el diagnóstico de la tuberculosis dio paso a la creación de este parche que se pega a la zona interna del brazo del paciente. El parche contiene un receptáculo de material absorbente en el que se capturan distintos compuestos orgánicos volátiles (COV) específicos de la tuberculosis que las células infectadas liberan en el torrente sanguíneo y que pueden detectarse en el aire atrapado sobre la piel. Cuando los valores de COV se desvían de los establecidos para una persona sana, se puede hablar de una infección de tuberculosis o de un alto riesgo de infección. Los COV cutáneos de la tuberculosis se detectan y aprovechan en una prueba de diagnóstico en el punto de atención sanitaria gracias a un conjunto de sensores basados en nanomateriales y diseñados para tal efecto.

Ensayos con el parche

El equipo científico probó su parche cutáneo en ensayos clínicos en India y Sudáfrica. La población a estudio incluyó casos recién diagnosticados y activos confirmados de tuberculosis, voluntarios sanos y casos confirmados sin tuberculosis. El parche resultó muy eficaz a la hora de diagnosticar la enfermedad y cumplió con los criterios de la Organización Mundial de la Salud relativos a pruebas nuevas de cribado de tuberculosis de alta sensibilidad y especificidad que no se vean influidas por complejidades como la presencia del VIH o el hábito de fumar. Los resultados se publicaron en la revista «Advanced Science». «Nuestros estudios preliminares, realizados con una gran cantidad de participantes en India y Sudáfrica mostraron una elevada eficacia en el diagnóstico de la tuberculosis, con una sensibilidad de más del 90 % y una especificidad superior al 70 %», explicó el autor principal del estudio, el Dr. Rotem Vishinkin de la entidad coordinadora del proyecto A-Patch Technion – Instituto Tecnológico de Israel, en un artículo publicado en el sitio web «Medical Dialogues». «Mostramos que la tuberculosis puede diagnosticarse mediante los compuestos que libera la piel. Ahora trabajaremos para reducir el tamaño del conjunto de sensores e instalarlo en el parche». El método de A-Patch (Autonomous Patch for Real-Time Detection of Infectious Disease) podría ofrecer diagnósticos precisos de enfermos de tuberculosis con rapidez, facilidad y rentabilidad, sin necesidad de que intervenga personal especializado. Es más, el mismo método podría utilizarse en un futuro para diagnosticar y controlar otras enfermedades como la COVID-19 en aquellas zonas del planeta que más lo necesiten. Para más información, consulte: Sitio web del proyecto A-Patch

keywords

A-Patch, tuberculosis, parche cutáneo, pruebas diagnósticas