Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

TENDENCIAS CIENTÍFICAS: ¿Las reuniones virtuales matan la creatividad?

Un grupo de científicos examinó si las videollamadas son peores para generar ideas creativas que las reuniones en persona.

Investigación fundamental

Las reuniones cara a cara se convirtieron en videoconferencias durante la pandemia mundial por necesidad. Incluso con la vuelta a la oficina, las empresas de todo el mundo siguieron adoptando el modelo de trabajar desde cualquier lugar. Los empleados también disfrutan de dicha libertad. Sin embargo, ¿esta dependencia de las comunicaciones en línea repercute negativamente en la productividad? Una investigación publicada en la revista «Nature» indica que la respuesta es sí. Según los experimentos llevados a cabo con trabajadores de diversos países, las reuniones por Zoom pueden limitar su capacidad de pensamiento creativo. En total, participaron 602 voluntarios en un estudio de laboratorio y se estudiaron a 1 490 empleados de grandes empresas de telecomunicaciones en sus entornos laborales de Europa, Oriente Próximo y Asia meridional.

Apague la cámara, sea más creativo

Los hallazgos muestran que los compañeros de trabajo eran menos eficaces en la generación de ideas creativas cuando se comunicaban por vídeo. Sin embargo, las reuniones virtuales no dificultan su habilidad para centrarse y tomar decisiones. «Empezamos el proyecto (en 2016) porque escuchamos a gestores y directivos decir que la innovación era uno de los mayores desafíos en la interacción por vídeo. Y debo admitirlo, al principio era escéptica», indicó Melanie Brucks, autora principal del estudio y profesora adjunta de Mercadotecnia Comercial en la Universidad de Columbia de Nueva York, a la «CNN». «Cuando innovamos debemos partir de soluciones actuales y proponer nuevas ideas aprovechando extensamente nuestros conocimientos. Encontrar maneras alternativas de utilizar objetos conocidos requiere el mismo proceso psicológico». A lo que la doctora Brucks añadió: «Esta atención visual en la pantalla reduce la cognición. Es decir, las personas se concentran más al interactuar en vídeo, lo cual perjudica el amplio y extenso proceso de generación de ideas». En el estudio de laboratorio, se emparejó aleatoriamente a los participantes y se les pidió que encontraran usos creativos para un producto. También se realizó una selección aleatoria para que trabajaran juntos, tanto en persona como de forma virtual. Las parejas virtuales tuvieron muchas menos ideas. En el experimento de campo, se seleccionó aleatoriamente a las parejas de participantes, ya fuera cara a cara o mediante videollamada. Se les pidió que generaran ideas y que eligieran una para presentarla como nuevo producto. En dicho caso, las reuniones en persona también llevaron a conceptos más creativos. No obstante, al seleccionar qué idea deseaban presentar como futura innovación del producto, tanto las parejas de las videollamadas como presenciales resultaron igual de eficaces.

El enigma de la generación de ideas creativas

«El estudio de campo muestra que los efectos negativos de la videoconferencia en la generación de ideas no se limita a tareas sencillas y que también pueden intervenir en sesiones de lluvia de ideas más complicadas y de alta tecnología», indicó la doctora Brucks. «El hecho de que repliquemos el efecto negativo de las videoconferencias en la generación de ideas en el entorno de nuestro estudio de campo sugiere que el efecto negativo de las videoconferencias probablemente no disminuirá a medida que las personas se familiaricen más con programas como Zoom u obtengan más experiencia en la generación de ideas y el trabajo con sus equipos». La doctora Brucks afirmó en «Scientific American» que no esperaban que las reuniones virtuales dificultaran la resolución creativa de problemas. «A diferencia de otras formas de comunicación virtual, como las llamadas telefónicas o los correos electrónicos, las videoconferencias reproducen muy bien la experiencia en persona, por lo que me sorprendió encontrar diferencias significativas entre la interacción en persona y en vídeo para la generación de ideas». El trabajo híbrido ha llegado para quedarse. El trabajo ya no es un lugar, es un espacio. Ahora depende de nosotros decidir qué tareas laborales pueden ser más adecuadas que otras para la comunicación virtual.

Palabras clave

trabajo, creatividad, reunión virtual, videollamada, reunión, trabajador, empleado, videoconferencia, idea