Skip to main content

Volcanic Forcing in Climate Model Projections: Towards a New Paradigm.

Article Category

Article available in the folowing languages:

El efecto refrigerador de los volcanes se ve afectado por el cambio climático

Una investigación revolucionaria ha mostrado que el cambio climático puede afectar a la capacidad del azufre volcánico presente en la atmósfera de enfriar la superficie de la Tierra, lo cual podría tener repercusiones importantes para la modelización del clima futuro.

Cambio climático y medio ambiente

Las erupciones volcánicas pueden ser espectaculares y mortales, e incluso pueden afectar al clima. La erupción del monte Pinatubo en 1991, por ejemplo, inyectó entre 10 y 20 millones de toneladas de azufre a 20-30 km de altura en la atmósfera, y enfrió el clima 0,5 °C durante un año. Si bien las erupciones del tamaño del monte Pinatubo tan solo se producen cada pocos decenios, cada año tienen lugar erupciones de menor tamaño. «En la estratosfera, el azufre se convierte en aerosoles de sulfato, gotitas minúsculas que contienen ácido sulfúrico y agua», explica Thomas Aubry del Departamento de Geografía de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y beneficiario de una beca de las Acciones Marie Skłodowska-Curie en el proyecto VOLCPRO. «Estas gotitas reflejan la luz solar al espacio, lo cual significa que menos luz atraviesa la atmósfera. Un efecto de este fenómeno es un enfriamiento de la superficie de la Tierra».

Mitigación del cambio climático

Un gran número de investigaciones se han centrado únicamente en el impacto de las erupciones volcánicas sobre la mitigación del cambio climático, es decir, la capacidad de estos aerosoles de sulfato de enfriar la Tierra. Este proyecto, que se emprendió con el apoyo de las Acciones Marie Skłodowska-Curie, fue la imagen especular de esto. «Me interesaba ver si el cambio climático podría ejercer algún efecto sobre los aerosoles volcánicos y si esto podría estar creando un bucle de retroalimentación», añade Aubry. Para lograr este objetivo, este científico empleó modelos climáticos que pueden simular el ciclo de vida de los gases volcánicos y tuvo en cuenta los cambios en los patrones meteorológicos, las temperaturas atmosféricas y la circulación del aire. El argumento de Aubry era que estas variables podrían afectar al ciclo de vida de los gases volcánicos en la estratosfera y, por lo tanto, su capacidad de influir en el clima. Para probar esta hipótesis, Aubry comparó simulaciones de modelos de erupciones que tuvieran lugar en un clima relativamente frío del siglo XX con simulaciones de las mismas erupciones que tuvieran lugar en un clima relativamente cálido del siglo XXI. Se examinó el efecto del cambio climático sobre grandes erupciones que tienen lugar una sola vez en una generación, así como sobre erupciones de menor tamaño.

Modelización del clima futuro

Los hallazgos de Aubry fueron complejos. «Nuestra modelización sugiere que, en un clima más cálido, el efecto de enfriamiento de las erupciones menores se verá reducido», declara. «En cambio, determinamos justamente un efecto opuesto en el caso de las grandes erupciones, como la del volcán Pinatubo de 1991 en Filipinas. Estos tipos de erupciones podrían llegar a enfriar de forma más eficaz». Cuanto menor es la erupción, menor es el efecto y, cuanto mayor es la erupción, mayor el efecto. Todavía tiene que determinarse cómo comprender qué efecto dominará, porque las erupciones menores son mucho más frecuentes. Aubry señala: «La gran pregunta que intentábamos responder era si, dentro de cincuenta años, podemos esperar un mayor o un menor enfriamiento derivado de las erupciones volcánicas. Y todavía no podemos responderla del todo. Sin embargo, este proyecto ha mostrado que el cambio climático puede afectar al proceso de los aerosoles de azufre, lo cual a su vez repercute en la capacidad de los volcanes de enfriar el clima». Aubry destaca asimismo que el potencial de mitigación del clima de las erupciones volcánicas tiene interés principalmente para los modelizadores climáticos, cuya función es predecir con precisión el cambio climático y ofrecer información a los responsables de las decisiones sobre cómo actuar. No cabe duda de que no es una solución para el propio cambio climático. «No contemos con que los volcanes nos salvarán», comenta. «Incluso si multiplicáramos o dividiéramos por dos la cantidad de azufre expulsada, esto no cambiaría drásticamente la situación. Depende de nosotros adoptar medidas para reducir rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero».

Palabras clave

VOLCPRO, clima, Tierra, volcánico, azufre, estratosfera, Pinatubo

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación