Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

TENDENCIAS CIENTÍFICAS: La ciencia dice que cada vez será más difícil combatir el calor

Mientras Europa se abrasa, mantenerse fresco en un mundo cada vez más caliente supondrá un desafío.

Investigación fundamental

Una intensa ola de calor asoló Europa en julio. El calor abrasador provocó incendios en España, Francia y Portugal. El Reino Unido, cuyo termómetro superó los 40 °C, fue el centro de atención tras romper todos los récords de temperaturas. El calor matador casi paralizó el país. Desde 1880, la temperatura media global de la Tierra ha aumentado en al menos 1,1 °C. ¿El culpable? Evidentemente el cambio climático.

Más calentamiento, más rápido

Según los hallazgos publicados por la iniciativa World Weather Attribution (WWA), una colaboración internacional entre climatólogos y especialistas, las temperaturas récord habrían sido hasta 4 °C inferiores sin el cambio climático antropogénico. El día más caluroso de la historia (40,3 °C) en el Reino Unido se registró el 19 de julio. El análisis del WWA afirma asimismo que el cambio climático incrementó diez veces la probabilidad de que se produjera esta ola de calor. La doctora Friederike Otto, del Instituto Grantham — Cambio Climático y Medio Ambiente del Imperial College de Londres y que dirigió el proyecto WWA que llevó a cabo el análisis, comentó a la «CNN»: «En Europa y otras partes del mundo, estamos observando cada vez más olas de calor sin precedentes, que provocan temperaturas extremas que han aumentado con mayor rapidez que en la mayoría de modelos climáticos. Es un descubrimiento preocupante que sugiere que, si no se reducen con rapidez las emisiones de carbono, las consecuencias del cambio climático sobre el calor extremo en Europa, que ya es sumamente mortal, podrían ser incluso peores de lo que se pensaba». Otto sostiene que podríamos esperar estas temperaturas sin precedentes entre una vez cada 500 años y una vez cada 1 500 años La doctora Radhika Khosla de la Escuela Smith de Empresa y Medio Ambiente de la Universidad de Oxford aplaudió los esfuerzos del WWA: «Al llevar a cabo un análisis rápido basado en métodos establecidos y revisados por pares, el equipo del WWA pudo hacer públicos los resultados basados en pruebas cuando todavía estaban recientes los grandes perjuicios de la ola de calor extremo de la semana pasada. Este es el último de una serie de estudios con la misma conclusión: el cambio climático incrementa la probabilidad y la intensidad de las olas de calor».

Ha llegado la hora de la verdad

Los científicos combinaron observaciones de registros de temperatura a lo largo de los años y modelos climáticos, o simulaciones, para determinar el impacto antrópico sobre el calor extremo. «Dado que conocemos muy bien la cantidad de gases de efecto invernadero que hemos liberado a la atmósfera desde el inicio de la revolución industrial, podemos excluir estos factores del modelo y simular el mundo que podría haber sido sin el cambio climático — explicó Otto a la «BBC»—. Cada pequeño incremento del calentamiento aumenta la probabilidad de este tipo de fenómenos y su temperatura. Las olas de calor son mucho más mortíferas que otros fenómenos meteorológicos extremos como las inundaciones y el cambio climático es un factor determinante para las olas de calor». No necesitamos que la ciencia nos diga que las olas de calor son cada vez más frecuentes y que duran más en todo el mundo. Ni tampoco que nos diga quién puede revertir esta tendencia peligrosa.

Palabras clave

Calor, ola de calor, temperatura, termómetro, cambio climático, World Weather Attribution, clima, tiempo