Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Los laboratorios vivientes fomentan el potencial de la agroecología

Superar los retos que plantean el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la degradación del suelo requiere nuevos métodos de cultivo, investigación e innovación. El equipo del proyecto ALL-Ready, financiado con fondos europeos, está demostrando cómo se pueden adaptar las prácticas agroecológicas a diferentes climas y hábitats europeos.

Alimentos y recursos naturales

El aumento de la población mundial ejerce una presión cada vez mayor sobre los recursos naturales y obliga a reflexionar sobre la forma en la que se desarrolla la agricultura. Esta circunstancia ha conllevado la aparición de la agroecología, que tiene en cuenta todas las interacciones ecológicas complejas que ocurren en la agricultura. Esto significa adoptar sistemas de producción de alimentos, incluida la agricultura ecológica, que ofrezcan altas tasas de reciclaje de nutrientes, menor uso de insumos sintéticos y niveles más bajos de emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, uno de los principales retos a los que se enfrenta la agroecología es que los ecosistemas agrícolas difieren entre regiones. A partir de este hecho, el objetivo del proyecto ALL-Ready (The European Agroecology Living Lab and Research Infrastructure Network: Preparation phase) es desarrollar métodos agroecológicos específicos para cada lugar. Para lograrlo, el equipo del proyecto se propone crear una red de laboratorios vivientes e infraestructuras de investigación destinados a aumentar la cooperación en toda Europa y alcanzar esta transición tan necesaria. Los laboratorios vivientes son mecanismos de innovación abierta «in situ» que implican la colaboración de múltiples agentes, y cuyas características básicas son su enfoque centrado en el usuario y la realización de pruebas en condiciones reales. En este sentido, uno de los principales objetivos es conseguir una distribución geográfica homogénea y tener en cuenta las diversas escalas de usuarios, niveles de madurez y ámbitos de actividad que existen en Europa. Después de un proceso de selección realizado entre junio y agosto de 2021, a finales de 2021, se puso en marcha la red piloto, que está formada por 15 miembros de Europa y Canadá. Un ejemplo es el laboratorio viviente ÖMKi On-Farm, de Hungría. Mediante el desarrollo conjunto y el diseño de prácticas, productos y tecnologías agroecológicas en cooperación con agricultores ecológicos, se han logrado una serie de éxitos, como, por ejemplo, comercializar en el mercado húngaro una harina ecológica producida con granos de las variedades autóctonas de la escaña y el farro cultivadas localmente. En una segunda fase, se crearán diferentes requisitos previos y se organizarán varias actividades para la futura red. Por último, el trabajo se comunicará de forma profusa por toda Europa a través de distintos mecanismos. Unos de los principales resultados del proyecto será un plan de prueba piloto para poner en práctica el marco validado de AgroEcoLLNet. De este modo, la red ALL-Ready funciona como un banco de pruebas para estos experimentos agroecológicos y aporta información sobre las herramientas y las recomendaciones desarrolladas en el proyecto. El objetivo último es fomentar la cooperación continua entre diferentes laboratorios vivientes e infraestructuras de investigación en el ámbito de la agroecología, así como impulsar la transición hacia unas prácticas agrícolas sostenibles.

Palabras clave

ALL-Ready, agroecología, laboratorios vivientes, biodiversidad, suelo, clima, agricultura, hábitats