Skip to main content

Multidrug resistant tuberculosis: risk factors and the application of innovative techniques for the rapid identification of resistances

Article Category

Article available in the folowing languages:

Rápida identificación de la tuberculosis multirresistente

Hasta no hace mucho, la tuberculosis se la recordaba en pasado, evocándose como un espantoso fantasma de la era preantibiótica. Desgraciadamente, hoy día no sólo ha dejado de retroceder la enfermedad, sino que se han observado cepas muy virulentas de la bacteria responsable y resistentes a múltiples fármacos. Visto que la tuberculosis a menudo afecta a pacientes ya infectados con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), el salto que ha dado la investigación dedicada a la tuberculosis cae por su propio peso. Un consorcio de laboratorios de biología ofrece un novedoso método, que consiste en un kit de diagnóstico para la detección automática de bacterias resistentes a los fármacos.

Salud

A mediados de los años ochenta se advertía un crecimiento de la tuberculosis en muchos países desarrollados. Se calcula que la tercera parte de la población mundial está infectada por la micobacteria tuberculosa. La mayoría de las personas afectadas mantiene un buen estado de salud, sin manifestarse la enfermedad, de declararse, hasta más tarde. La propagación de la enfermedad no viene originada por la infección latente, sino que se produce en las etapas activas posteriores. Además, la tuberculosis sirve hoy día como indicador de infección por VIH, ya que la mayoría de los pacientes con VIH desarrolla esta enfermedad mucho antes que cualquier otra infección de las llamadas oportunistas. Las terapias antibióticas actuales, basadas en fármacos como la isoniacida, estreptomicina o estambutol, obtienen buenos índices de disminución de la infección, por lo que un paciente suele recuperarse y es considerado como no infeccioso al término de un periodo medio de tratamiento de cuatro semanas. Ahora bien, corren malos vientos para el tratamiento; y es que se han registrado incidentes con múltiples mutaciones genéticas de las bacterias responsables hasta volverse éstas resistentes a varios fármacos. La tuberculosis multirresistente no sólo provoca enfermedades letales entre pacientes con VIH, sino que además es altamente infecciosa, habiéndose computado al menos 19 casos de infección entre trabajadores de la sanidad. El diagnóstico precoz de la presencia de mutaciones específicas resistentes a los fármacos es vital para el tratamiento de la enfermedad. La detección diagnóstica ha pasado hasta ahora por el cultivo de las bacterias responsables y la identificación de las mutaciones resistentes a fármacos. El lento crecimiento que presenta el bacilo de Koch entorpece y retrasa considerablemente la diagnosis. Para remediar esta situación y hacer una contribución sustancial a la lucha contra la enfermedad, varios laboratorios médicos y microbiológicos pertenecientes a distintas universidades europeas y acreditados institutos de investigación han aunado fuerzas para desarrollar un procedimiento de diagnóstico de rutina capaz de detectar mutaciones específicas resistentes en el plazo de dos días laborables, cuando ahora se tarda dos semanas. La técnica de detección necesita una máquina de reacción en cadena de la polimerasa y una cámara sencilla de electroforesis (minigel). Así, la resistencia a isoniacida puede diagnosticarse en 48 horas sin necesidad de hacer cultivos de micobacterias, esto es, sin que sea preciso solicitar autorizaciones especiales ni material avanzado. Asimismo, esta técnica puede ensamblarse y comercializarse en forma de kit de diagnóstico, lo cual confiere más comodidad a la más que imprescindible incorporación al mercado.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación