Skip to main content

Multi Fuel Operated Integrated Clean Energy Process: Thermal Desorption Recycle-reduce-reuse Technology

Article Category

Article available in the folowing languages:

Energía ecológica del carbón

Los combustibles fósiles como el carbón y el lignito son los principales recursos de generación de energía en muchos países occidentales. En comparación con otras fuentes de energía, las reservas de carbón parecen ser las más abundantes. Sin embargo, debido a sus elevadas emisiones de sustancias tóxicas, y de azufre en particular, contribuyen notablemente a la contaminación ambiental. Un consorcio internacional explota una nueva tecnología para eliminar del carbón las sustancias no deseadas con objeto de producir una energía más ecológica.

Energía

Uno de los objetivos primordiales de la economía internacional consiste en la sostenibilidad de los recursos energéticos. El desarrollo industrial actual y futuro exige una gestión más global de los materiales que representan fuentes de energía. Las opciones son limitadas: los recursos de petróleo y gas natural son caros y disminuyen continuamente; la energía nuclear genera residuos tóxicos, difíciles y arriesgados de desechar, y las fuentes de energía alternativa como por ejemplo la solar y la eólica son de implantación difícil y cara a escala industrial. Durante los decenios pasados se han utilizado en gran medida los combustibles fósiles para la generación de electricidad. En comparación con otras formas de energía, los recursos carboníferos son más abundantes y menos caros. Sin embargo, su utilización provoca graves problemas ambientales porque emite sustancias contaminantes, por ejemplo azufre, mercurio y cloro, y la eliminación de estos elementos ya ha sido impuesta por las normas ecológicas e industriales. Una nueva tecnología, la Tecnología de Desorción Térmica Reciclar-Reducir-Reutilizar (TDT-3Rδ), aprovecha una técnica muy innovadora que procesa el elevado contenido de azufre orgánico en bruto existente en el carbón, con objeto de ofrecer una solución preventiva que permita la producción ecológica de energía. Consiste en un reactor de ciclo cerrado y funcionamiento continuo que elimina de modo eficiente más del 95 % del azufre orgánico del carbón antes de que éste se queme. Después, el carbón se carboniza en un entorno totalmente cerrado y reducido, en condiciones de vacío, mediante calentamiento indirecto. El azufre se recupera por separado. En comparación con otros métodos utilizados, el tratamiento previo del carbón reduce la contaminación de las emisiones y permite una planta de generación de energía ecológica y a largo plazo, que cumple al mismo tiempo los límites legales de emisión. Puesto que requiere una inversión y unos costes de mantenimiento reducidos, y además adquiere mejores propiedades de combustión, se trata de una solución rentable para purificar el carbón. El valor del carbón esencial puede aumentarse con residuos limpios combustibles, proporcionando otra opción susceptible de quemar. Otros productos finales, por ejemplo el yeso, son limpios y utilizables. El sistema es modular, fácil de ejecutar sin necesidad de añadidos o materiales complicados, y con una capacidad de rendimiento anual extremadamente elevada (hasta 650.000 t.p.a). Esta avanzada tecnología constituye una técnica muy segura, notablemente mejorada y eficaz para depurar el carbón con objeto de lograr una energía más limpia. Ha sido diseñada de forma que cumple todos los requisitos técnicos estipulados por las normas y los estándares industriales y ecológicos vigentes. Además, su diseño posee el potencial necesario para satisfacer las expectativas de futuro de nuestra sociedad ecológica internacional.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación